martes, 7 de julio de 2015

Protestas en la finca

Protestas en la finca El pasado 16 de mayo, los guatemaltecos salimos a expresarnos a las plazas centrales de varios departamentos del país. Los mensajes tan diversos plasmados en cartulinas y cartones nos dan luces de las preocupaciones más inmediatas del pueblo. Por primera vez en mucho tiempo, las ideologías y credos no fueron motivo de división. A pesar de nuestras grandes diferencias y abismos tenemos algo en común: ya no queremos ladrones en el gobierno. Nos hacen demasiado daño. En esta gran fincota que es Guatemala, hemos caído en la trampa contratando a corruptos como administradores. Es casi una tradición votar por el más macho, el más duro, el más violento. Después de años con el mismo modelo, vemos las consecuencias de escoger a los más brutos. “Nos han hecho creer que somos un país pobre pero en realidad somos un país saqueado” leí en un cartelito durante la marcha pacífica. Urge juicio y castigo para los ladrones del Estado y aplicar la Ley de Extinción de Dominio. Con todo lo que han robado al país alcanzaría para eliminar la desnutrición; para tener mejores carreteras, para invertir en salud, ciencia, arte, educación y tecnología; para tener seguridad y un poco más de igualdad social. Alcanzaría para incentivar “la inversión privada”, para proteger los recursos naturales y hasta para resarcimientos justos. Es urgente evitar que los dinosaurios y ladrones de siempre asuman puestos públicos. Aún estamos a tiempo para exigir reglas claras, transparencia y honorabilidad en los candidatos. En manos de todos los ciudadanos está que no toleremos más ladrones como empleados públicos. Nos están robando el futuro. (Lucha Libre publicada el 20 de mayo del 2015)

No hay comentarios: