miércoles, 28 de diciembre de 2011

Epifanía navideña



Tanto criticar la Navidad tuvo milagrosas consecuencias en mi vida. Recibí varias cartas en desacuerdo con mi opinión sobre la virginidad de la santísima María, llenas de tanta sabiduría que golpearon mi escepticismo religioso. Una grieta se abrió en mi duro corazón. Justo el 25 me encontré, sin haberlo planeado, con la procesión de la Virgen de la Concepción. Caminaba por las calles y me la topaba de frente, no me dejaba pasar, me acosaba. La santa, aparecía y desaparecía ante mí con su milagroso manto. Hasta un torito con cuetes y fuegos artificiales me persiguió durante la noche, tirando luces y chispas de fuego. Pero no me quemaban, no me hacían daño. En un momento sentí tanto calor en el pecho y en todo el cuerpo, que pensé que me desmayaría. En el instante vi todo negro, pero logré escuchar la canción “Plástico”, de Rubén Blades, sonando de fondo mientras que atrás de una luz cegadora vi la más hermosa imagen del universo y escuché una dulce voz que susurraba: “Mujer de poca fe, soy la virgen del Tiempo Principia en Xibalbá, vengo a darte un mensaje para los hombres y mujeres incrédulos. Diles que vendrán tiempos de mano dura y crisis pero deben confiar en las profecías del 2012 y en los cambios que anuncia el calendario maya, pero sin olvidar al antiguo Rey Herodes quien mandó a matar a los niños de Belén insitutuyendo el día de Los Santos Inocentes que como tú, creen en las epifanías religiosas”.
¡Feliz día, y hoy dése el gusto mentir inocentemente!

(Publicada el miércoles 28 de diciembre del 2011 en elPeriódico).

martes, 20 de diciembre de 2011

Tres veces bueno


Lo bueno

Me encanta viajar por Guate y reencontrarme con mis sitios sagrados. Generalmente, los encuentro cada vez más deteriorados y sucios pero esta vez fue la excepción. Estuve en el volcán y laguna de Chicabal una vez más y me llene de alegría. En todo el recorrido no me topé con una sola bolsa plástica ni basura. Estaba señalizado desde San Martín Sacatepéquez (antes Chile Verde) y el camino se encontraba en mejor estado que los años anteriores. La laguna es hermosa y mágica, cambia cada segundo con “los danzantes” esa neblina que baja, sube, esconde y baila sobre el espejo del agua. Chicabal es sagrado para la religión y espiritualidad mam pero igual lo visitan y se maravillan personas de todas las religiones.
De regreso de la excursión pasé visitando a una de las mujeres que más admiro, Antonina Sánchez, comadrona mam que me acompañó en mis dos partos en casa y que es motor fundamental de su comunidad, Concepción Chiquirichapa en donde hace años fundó el primer sanatorio del país especializado en partos naturales con temascal y laboratorio de medicina natural. La vi feliz, estrenando una ambulancia de lujo que les acababan de donar. Antonina parece una reina sabia y contenta. Verla me llena de paz y fe.

Por último, felicito a la 94 compañía de Bomberos Voluntarios de la Esperanza, Quetzaltenango por haber graduado a casi 80 niños y niñas que aprendieron de primeros auxilios, solidaridad y responsabilidad en un curso de vacaciones ameno y educativo. Y yo feliz de contar con dos bomberitos infantiles en casa.

¡Hoy,21 de diciembre, disfruten de la noche más larga del año!

miércoles, 14 de diciembre de 2011

¿Blanca Navidad?

Hay que tener mucha fuerza de voluntad y optimismo para sobrevivir la Navidad sin consecuencias graves. Cualquier crítica al espíritu navideño es mal vista. El síndrome Grinch es un derecho humano al que no estoy dispuesta a renunciar. Me encantan los regalos, el ponche y la familia pero eso no quiere decir que acepto calladita y de buen modo toda la demás parafernalia. Odio “tener” que ir al convivio, “tener” que comprar, “tener” que… Todo me parece falso en Navidad. Es falsa la fecha en que nació Jesús. Es un mito que lo haya parido la virgen. En Guatemala es falsa la blanca navidad (a menos que se atiborren de cocaína por la nariz). Es falsa la barba de Santa Claus, son falsas las ofertas de los comercios. Es falsa la sonrisa con que se compra el regalo del jefe o del suegro. Son falsas las fotos de familia perfecta y feliz. Es falso el árbol de navidad ( y si no es falso es culerada). Tanta falsedad me agobia. Todas las expectativas alrededor de una sola fecha son dañinas para la salud mental y económica de las personas. Muchos niños sufren porque sus papás no pueden atiborrarlos de regalos y comida como en los anuncios. Pienso en los güiros de la CA-1 desde Sololá hasta Nahualá, con sus cachetes rojos del frío moviendo sin parar las manos para obtener alguna “limosna o regalo” de los miles de vehículos que pasan por ahí. Como sociedad podríamos dosificar más tanta “paz y amor”, así talvez nos alcanzaría para todo el año. No se enojen, es solo un humilde deseo en esta blanca y fría Navidad. Usted pásela bien. Y ojalá que mi madre con su colección de nacimientos, belenes o pesebres, no se enoje conmigo.

martes, 6 de diciembre de 2011

De diablos


Me encanta el diablito de la lotería con su colita roja, sus cachos y su tridente a cuestas. Hay que ser bien inocente para tenerle miedo a un diablito así. A mí más bien me da ternura. Miedo me dan los que no parecen diablos pero llevan el mal en el corazón. De esos, abundan, salen en la televisión y cuando les conviene se toman fotos besuqueando niños. De chiquita siempre me gustaron las caricaturas en que al personaje le hablaba su lado angelical y su lado demoniaco. Me encantaba ver al protagonista con sus dos copias miniatura; uno vestido con traje blanco y aureola, y el otro rojito y con cachitos. Bien rápido entendí que no somos seres planos, que no se es o bueno o malo completamente sino que nos movemos en dimensiones más profundas. Quizá por eso me fui alejando de las religiones y de esos conceptos hipócritas que se fundamentan en dogmas y mandamientos tan literales que permiten lagunas legales o morales abominables. Pienso en la pedofilia que tanto ha abundado entre los clérigos y las sotanas. Y que ahora Ratzinger se atreve a defender diciendo que antes eso no era considerado tan malo. Los tiempos cambian, pero la maldad y la bondad son conceptos que se aprenden de chiquitos y que obedecen a una lógica y al sentido común. Hacer una fogata con la familia, quemar papeles viejos nunca va a ser tan grave como violentar a un niño o asesinar a un ser humano, por ejemplo. En este día del Diablo, haré mi propia reinterpretación de la tradición, me fijaré en mis demonios para darles un poco de amor, a ver si las llamas logran esterilizarlos.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Distancia


Sergio Ramírez estrena hoy durante el marco del XIV Festival Ícaro su ópera prima Distancia. El guion está basado en una experiencia real y narra el viaje de 2 días y 150 kilómetros de don Tomás Choc para reencontrase con su única hija, Lucía, a quien no ha visto en 20 años. El staff estuvo conformado por una docena de profesionales, quienes trabajaron durante 20 días en locaciones rurales de Huehuetenango y de Quiché, precisamente en las áreas más golpeadas por la guerra. Ellos cuentan que cuando les explicaban a los lugareños de qué se trataba la película, los comentarios no eran de sorpresa, sino todo lo contrario: “Eso mismo le sucedió a mi vecino”, “Yo conocí a la muchacha que vivió esa historia”, etcétera. Una de las características que diferencia esta película de otras es que los protagonistas no son actores profesionales ni se aprendieron de memoria un guión. Aunque el director, Sergio Ramírez, no habla ningún idioma maya, confió en sus protagonistas, que sí lo hablan, y en la fuerza de las imágenes que estaba viendo para narrar esta sencilla historia de encuentros.



El papel principal recayó sobre Carlos Escalante, de origen quiché, un personaje conocido en el medio artístico quetzalteco por su entrega en los temas culturales y espirituales. Durante la filmación grabó partes en castellano, q’eqchi’, k’iche’ e ixil. Estoy segura de que en esta película nos sorprenderemos con la fotografía y los alucinantes paisajes de Nebaj y sus alrededores. Hoy, a las 20:00 horas, en el Cine Lux.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

De cuentos y princesas



Desde el momento en que nacemos mujeres empezamos a sufrir una serie de violencias que van desde las psicológicas hasta las físicas. Nuestros padres son los primeros, cuando sin consultarnos, nos hacen nuestro primer “piercing” en las orejas, tradición que trae implícito el mandato la coquetería. Nos enfundan en el aburrido color rosado. E irónicamente nos llaman princesas y reinas, aunque muchas mujeres dedicarán su vida a servir a los otros ya sea como empleadas domésticas, amas de casas o esclavas de sus maridos, hermanos y padres. Muchas se volverán especialistas en limpiar la mierda ajena y en la mayoría de casos, gratuitamente. A la hora de ir a la escuela, se les dará prioridad a los hermanos hombres, a pocas de nosotras nos darán permiso de hacer deporte, de correr libremente, de salir de casa sin pedir permiso, de ser dueñas de nuestro propio destino. Al llegar la adolescencia, las mujeres vivimos una esquizofrenia social, una doble moral. Por una lado, nos invitan a ser sexys y guapas y y por el otro lado debemos guardar el recato, el “honor y la pureza”. Utilizan nuestro cuerpo como objeto sexual y de placer pero nos niegan el derecho a tomar las medidas que consideramos necesarias para protegernos. Podría seguir durante días sin acabar, pero lo cierto es que son tiempos de cambios. Las mujeres estamos rompiendo estereotipos y prejuicios. Ya no queremos ser princesas viviendo fantasías y cuentos, queremos hacer historia, como las mujeres que llenan las páginas de “Nosotras, las de la historia, Mujeres en Guatemala (Siglos XIX- XXI)”, un libro extraordinario para conmemorar el Día de la No Violencia contra la mujer.

martes, 15 de noviembre de 2011

Luz y sombra

Tengo en la cabeza sonando la canción de Bohemia Suburbana, “Del fin”. Ellos me quieren callar, no me dejan hablar. Pero no lo van a lograr. A raíz de mi denuncia contra algunos miembros de la Comisión de Seguridad de Panajachel por su participación en actos delictivos he recibido infinidad de felicitaciones de todas partes del mundo y también algunas críticas desde el anonimato. Encapuchados cibernéticos se han tomado la molestia de grabar el par de entrevistas que he dado y desmenuzarlas para encontrarle errores o metidas de pata. Es fácil criticar desde las tinieblas, escondidos como ratas. Es fácil señalar a quien sí da la cara y firma con su nombre. Podría verlo como una pelea injusta pues ellos sí saben quien soy yo, y yo no sé quienes son ellos. Sin embargo, creo en la libertad de expresión, que no es un regalo que nos dieron los militares, pero sí los poetas, los periodistas y por supuesto los filósofos que como Sócrates dieron su vida por defender lo que consideraban justo. Dicen las escrituras mayas que está terminando el período de sombra y oscuridad que ha dominado los últimos siglos, una nueva era se asoma donde la luz y la verdad van a reinar. El sol no puede taparse con un dedo, ni aunque este sea el de enmedio. Yo no tengo miedo de que me conozcan. Soy un libro abierto; es fácil leer en mí, mis virtudes tanto como mis vicios. Y entre estos últimos no se encuentra la cobardía del anonimato, ni el gusto por la violencia. A los que intentan desprestigiarme, les propongo que mejor vayan a hacerle el amor a su pareja. Ahí sí por favor, usen capucha (preservativo).

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Otro ciclo

¡Qué bueno que no vivimos en un mundo estático! ¡Qué aburrido sería acostumbrarnos a todo y no esperar ya sobresaltos ni cambios! Tenemos un nuevo Presidente, que no es un estadista ni mucho menos un hombre de paz. Llegó a donde se encuentra, prometiendo mano dura y recordándonos un pasado de guerra y violencia. Lo bueno es que el Presidente es solo un empleado público con un buen sueldo y con una misión clara de cumplir: velar por los intereses de todos los guatemaltecos. Con el dedo manchado de tinta o con las manos limpias a lo Poncio Pilatos, nuestro trabajo como ciudadanos apenas empieza. Antes de deprimirnos por lo que viene, debemos sacar fuerza de la flaqueza para reivindicar nuestros principios. Yo quiero paz, quiero libertad, quiero justicia, quiero un mundo más parejo; menos dispar, menos violento, más amigable. Por mucho que tengamos a un militar como cabeza de gobierno y Maná siga llenando estadios, ya no son los años ochenta. Ya no pueden seguir sucediendo masacres, ni linchamientos, ni saqueos a las arcas del Estado sin que hayan consecuencias para los que comenten estos actos. Como dice el documental: “La historia de las cosas": somos nosotros, la gente, la que ha creado este sistema en el que vivimos y por lo tanto, somos también quienes podemos cambiarlo. Yo voto por radicalizar nuestros actos y asumir la existencia que nos reclama una conducta digna y solidaria. Son tiempos de cambio y no podemos seguir con actitudes retrógradas. Por cada privilegio que perdemos, ganamos experiencias más enriquecedoras. No hay que temer al cambio.

domingo, 6 de noviembre de 2011

Carta para Ralón y compañia: (de un anónimo panajachelense)

(OJO: Esto no lo escribí yo Lucía, sino llegó a mi correo).
Hace tiempo que venimos viendo como la injusticia crece a pasos agigantados en este pueblo que alguna vez en lugar de sacar espantadas a las personas que llegaban aquí, se les recibía con una sonrisa, con una buena fiesta o sencillamente con una guitarra (incluso un libro). Experiencias que enmarcadas en este lugar no daban lugar a dudas sobre la magia de la vida y de la verdadera pluriculturalidad de nuestro planeta. Este lugar nos cambio la vida a muchos.
Para algunos de nosotros pobladores del lago, esto llego en la realización de que no deberían de existir las diferencias. No debería de existir la idea de que uno es blanco, de que el otro es indígena y aquel otro es mestizo, o chino o africano. Que si este es budista , católico, islamista o evangélico. Se dice que a un hombre se le debe juzgar por sus acciones.
Alguna vez me recuerdo cometí muchas injusticias. A cada paso, la culpa drenaba mi espíritu, mi conciencia siempre estaba intranquila. Le echaba la culpa a los demás por una vida miserable, por un mundo corrupto y decadente pero sobre todo por la pobreza de imaginación. Y como todos eran así pues entonces yo les saldría corregido y aumentado. Me tomo años darme cuenta de que yo era parte del problema. La decisión de cambiar la tuve aquí en Pana entre mucha fiesta y muchas drogas. Descubrí otras cosas y me embarque en una búsqueda de lo mejor de mi mismo. Encontré que uno gasta la misma energía en hacer cosas grandes y corruptas que en hacer cosas grandes y de beneficio para todos. Se gasta la misma energía en buscar un respeto honesto, que sembrar el miedo en la gente.
Han pasado muchos años ya, y me doy cuenta de que la búsqueda solo terminará el día que muera. El pasado no se puede cambiar, pero si es posible salir del infierno, y si es posible entender en una misma vida, que es la felicidad. La felicidad es servir. Especialmente para tipos como nosotros Juan Manuel. Yo puedo reconocer fácilmente en vos lo que fui alguna vez.
Supongo que te sorprendió mucho que en las pasadas elecciones recibieras tan poca atención a pesar de haber trabajado afanosamente en ganarte la confianza de la población. La explicación es sencilla: “hazte fama y échate a dormir “. Yo que no me encuentro cerca de tu sequito de ciegos, me he llegado a enterar de todas las estupideces en las que estas involucrado. No las voy a mencionar que están mas que enumeradas en todos los periódicos. Este es un pueblo pequeño, nadie mejor que vos para saberlo. En este pueblo vos no te vas a poder redimir, te conocemos demasiado bien y lamentablemente ya has tenido muchas oportunidades desaprovechadas. Aunque hallas cambiado y seas una persona nueva, tu pasado es lo suficientemente oscuro como para no merecer ser la persona que dirija los temas de seguridad en Pana.
Sr. Anleu y Sra. Coello, al principio ustedes dos pintaban para ser las personas que no iban a permitir que los abusos llegaran a suceder. Siempre he tenido la impresión de que al contrario de Juan Manuel, ustedes si buscaban una solución al problema de la seguridad. Aun me parece inconcebible de que ambos se hallan prestado a semejantes barbaridades y siendo personas que representaban la cultura de Panajachel me pareció aún mas ridículo que se prestaran a desprestigiar a Lucia Escobar, a pesar de saber que desde que llego al lago ha estado activa en el tema de comunicación y libre expresión, temas prioritarios en este país después de la guerra.
Usted señor Higueros, hace tiempo que nos tiene defraudados, mucha gente como yo, tenía toda la fe que usted de verdad iba a representar un cambio. Creo que aquí solo puedo aprovechar para incluir que usted es responsable de muchas cosas mas, pues su ineficiencia y sus negocios turbios han dejado a Panajachel en la zozobra. Espero ansiosamente que termine su periodo, y espero que el pueblo de Panajachel se una para demandarlo por la desaparicion de viviendas en el rio durante el Agatha, por los malos manejos de los cientos de millones que usted gasto en un muro para luego volverlo a tirar. Una vez mas nos demuestra que sus bajas pasiones lo dominan mucho mas que el amor a este pueblo.
Les recuerdo a todos ustedes que sobre sus hombros pesa la desaparición y posible muerte de un joven en la flor de su vida. Nunca es tarde para admitir que estaban equivocados, pero en lugar de eso ustedes se prestan a juegos nefastos e intrigas politiqueras concebidas por los intereses mas oscuros en Panajachel.
Tuvieron a su cargo el liderazgo de un grupo de gente cansada de los problemas de inseguridad. Pudieron hacer algo mas efectivo utilizando esa energía en exigir a las autoridades que hagan su trabajo. Pudieron tener el respaldo de los medios, pudieron sembrar el ejemplo en otras iniciativas similares, pero en lugar de eso se prestaron a convertir Panajachel en un pueblo abandonado por el turismo temeroso de abusos.
No quieran tapar el sol con un dedo. Narcos ha habido en Panajachel desde que tengo memoria y jamás sucedieron estos problemas. La drogadicción se previene en casa, en la escuela, incluso en la iglesia, pero si eso no funciona lo que hay que cuestionar es porque, y muy probablemente como yo se darán cuenta de que esa doble moral que se maneja no engaña a ningún adolescente en su sano juicio.
A ustedes señores que han salido encapuchados a patrullar, les pregunto ¿Se sienten bien sabiendo que han tomado el papel de Dios al poner vidas humanas en sus manos? ¿Les gusta esta gran intriga en la cual ustedes forman parte? ¿En que momento perdieron el rumbo? ¿Acaso no quieren un Panajachel esplendoroso donde el respeto al derecho ajeno sea el mayor tesoro que este lugar pueda ofrecer?
Queremos paz en este pueblo, por favor desistan, si de verdad quieren un Panajachel mas seguro únanse a pedir a las autoridades que hagan su trabajo. Que se investigue todo a fondo, el que nada debe nada teme. Dejen a los demás caminar con sus guitarras y libros en la mano, eso es precisamente lo que necesita este pueblo. Abran los ojos, este pueblo solo se puede arreglar con amor y el amor no divide, une a la gente.
Que Dios nos ilumine a todos.
Anonymous Atitlán

martes, 1 de noviembre de 2011

Justicia

Estoy consciente que apenas empieza un proceso largo para que regrese a Panajachel la paz, la seguridad y la ley. La detención de Juan Manuel Ralón y Víctor Anleu es sólo el comienzo para desentrañar un caso muy complejo con raíces muy profundas. (Ver película Toque de Queda). Me preocupa el miedo y el terror que se vive en estos momentos en Panajachel pues los chismes y la desinformación abundan. La gente tiene miedo de que estas detenciones provoquen una ola de violencia más grande, ya que con este golpe a la cabeza de la Comisión de Seguridad quedaría un vacío en la “supuesta seguridad” de población. Me alegro que Ralón y Anleu tengan derecho a un juicio justo y no sean “ajusticiados” de noche por una turba de hombres enardecidos. Nadie merece ser castigado sin haber sido escuchado y juzgado con un procedimiento limpio. Lo que me regresa al caso que desencadenó todo esto; la desaparición de Gilberto Sente Sente que aún no se ha esclarecido y la vulnerabilidad en que se encuentra su esposa, Lorena Caal, una mujer indígena y madre, increíblemente valiente y fuerte, que ahora también es amenazada de muerte y que no cuenta con todo el apoyo internacional y mediático que a mí me ha respaldado. Gustavo Girón, corresponsal de Prensa Libre también ha sido amenazado, al igual que muchas personas en Panajachel que defienden el Estado de Derecho y la ley en el país. Todos deben denunciar estos hechos ante juzgados, fiscalía y al 1555 de la PDH. No sé cómo irá a terminar todo esto ni cuándo pero es importantísimo que los guatemaltecos no quitemos los ojos de lo que sucede en Panajachel y que exijamos a las autoridades guatemaltecas que resuelvan de fondo y de frente el problema de la inseguridad en el área. La vida y la tranquilidad de los panajachelenses esta en juego y en riesgo. El miedo y el terror son contagiosos, pero también el amor, la esperanza y la fuerza. Todos queremos paz.

miércoles, 26 de octubre de 2011

Pana quiere paz

Entre las consecuencias que nos dejó la guerra en Guatemala, una grave es nuestra incapacidad para ponernos de acuerdo en los temas más elementales. Lo que ahora se vive en Panajachel es una muestra de un problema muy grande que se repite a lo largo y ancho del país. Es un lugar bellísimo pero abandonado por el gobierno central, sin leyes, sin consensos, sin autoridades confiables. Un pueblo cansado de la violencia cotidiana e institucional, un pueblo aburrido, sin trabajo, sin centros de estudio, sin lugares de recreación, sin puntos de encuentro. Una comunidad que ha ido perdiendo su autoestima por el desorden y la anarquía que ha reinado. Nadie niega que la inseguridad es un problema que hay que resolver. Sin embargo, ya deberíamos saber que la violencia engendra violencia, que el odio sólo trae más odio. Ningún ser humano con un poco de amor al prójimo puede estar de acuerdo con la limpieza social, porque eso es aceptar que no hemos evolucionado desde las cavernas, que nuestra capacidad de utilizar el cerebro y el entendimiento no funciona, que sólo aprendemos con golpes y violencia. Estoy segura que muchas de las personas que integran las Juntas de Seguridad en Panajachel, realmente están preocupadas por su familia, algunos tienen hijos drogadictos o parranderos y no saben cómo lidiar con eso. Quizá piensan que acabando con otros parecidos a sus propios hijos, les dan a los propios una lección. Pero como dice el dicho: de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno. Y a menudo, los justicieros se convierten en lo que más desprecian: en maleantes y asesinos. ¿Por qué no utilizar toda esa fuerza y trabajo comunitario para fortalecer las instituciones del Estado que tienen la harta obligación de hacer su trabajo y que además cuentan con el presupuesto para hacerlo? Aprovechemos la tecnología para fortalecer la seguridad. Por ejemplo, poniendo cámaras de video en las calles. Eso nos daría pruebas concretas contra las personas que cometen delitos y evitaría exponer sin razón a ciudadanos que no han recibido la capacitación adecuada para lidiar con delincuentes. Todos queremos paz y seguridad para nuestras familias, en esos estamos de acuerdo, empecemos con el ejemplo.

martes, 18 de octubre de 2011

De cuervos, ojos y demonios

Es increíble cómo en dos años puede cambiar tanto un lugar. En Panajachel caminábamos de madrugada por las calles sin más miedo que imaginar a una mara de perros callejeros ladrándote. Pero todo cambió el domingo 6 de diciembre del 2009 cuando en un ataque de estupidez humana, una turba, linchó a un hombre e intentó quemar vivas a tres mujeres frente a la mirada atónita de cientos de turistas. No hubo justicia, no hubo investigación, nadie habló de eso, se escondió el tema. Haber dejado ese crimen impune abrió las puertas para que el sentimiento de ingobernabilidad y anarquía creciera al punto de que hace un año nació una disque Comisión de Seguridad que patrulla de noche las calles, con las caras tapadas, con bates y palos. Se cumplió el dicho aquel de cría cuervos y te sacarán los ojos. Hasta el día de hoy existen más de 30 denuncias contra “los encapuchados” por distintos delitos como abuso de autoridad, tortura y secuestro. Eso no queda ahí, ahora también hablamos de asesinato, limpieza social y ejecución extrajudicial. Desde hace dos semanas, la cara de Luis Gilberto Tian Sente de 23 años, nos pide ayuda desde los postes donde un cartel nos cuenta de su desaparición. Pishica, como lo conocían, era padre de un niño de 4 años y de un bebé por nacer. Hay numerosos testigos que vieron cuando unos veinte encapuchados lo vapuleaban y arrastraban por las calles. Su ropa y zapatos llenos de sangre se encontraron en la orilla del río. Su cuerpo no aparece. Yo acuso a Juan Manuel Ralón, Victor Anleu, Teresa Cohello y a la Comisión de Seguridad de Panajachel por representar y defender a los encapuchados en más de una ocasión, también a Gerardo Higueros, alcalde de Panajachel, Elena Ujpan Yojcom, Gobernadora de Sololá y Carlos Menocal, Ministro de Gobernación porque su indiferencia y omisión los hace cómplices de asesinato y tortura. Si la próxima en descansar en el fondo del lago más lindo del mundo con piedras amarradas al cuerpo soy yo, ya sabrán a quién culpar.

miércoles, 12 de octubre de 2011

¿Día de?

Sin duda en la historia de nuestros “días de”, el 12 de octubre se lleva la medalla del más confuso. Ya no sabemos qué celebrar y qué no. En mi imaginario, lo más parecido que tuve de ser parte de un país y de una identidad colectiva eran los conciertos en que el arqueólogo Ernesto Arredondo, Neco para los rockeros, saltaba por el escenario blandiendo un incensario que nos trasportaba en un instante a Chichicastenango o a Todos Santos. Entre una canción y otra, percibíamos una Guatemala en guerra, un pasado aún por desenterrar, huesos que clamaban tumba y justicia, y una paz que prometía aparecer en cualquier momento sorpresiva y mágicamente. Esa guerra o genocidio que para muchos nunca tuvo sentido, en mí dejó la curiosidad y la gana de acercarme al mundo indígena que en la capital se reducía a platicar con “la muchacha”. Y no fue sino hasta que me fui a vivir a Xela y luego a Sololá cuando realmente abrí mi burbuja y comencé un diálogo con otros guatemaltecos que asumían su identidad indígena sin complejo ni resentimiento, sino al contrario, con mucho orgullo y amplitud. Esas relaciones “interculturales” me enseñaron que más que diferencias, lo que teníamos eran muchas cosas en común. No puedo decir que soy indígena, aunque coma tortilla los tres tiempos, use morral y machaque la pimienta con piedra de moler, pero en mi identidad “escogida” confío más en las manos de una comadrona mam que en el bisturí de un galeno ladino, me entregaría primero a un Consejo de Ancianos antes de que a un Juez de Paz. Me siento más identificada con los nahuales del Tzolkin que con los signos zodiacales. Disfruto muchísimo más una ceremonia maya que una misa o un culto; prefiero mil veces la gastronomía indígena que cualquier gringada; tendría antes un temascal que un jacuzzi; y si voy a gastar en ropa cara, es porque voy a comprar un güipil y nunca una blusa de marca. ¿Alguien se atreve a decirme que no tengo derecho?

miércoles, 5 de octubre de 2011

Me roban

Los robos que vivo a diario son muchos. Me roban centavos por todos lados. No solo a mí, quizá a usted también le sucede. Ejemplo: A las 2 p.m. compro Q.25 en triple saldo x 3 = Q.75 de tiempo de aire (literalmente aire). Dos horas después intento llamar y no tengo saldo. Reviso mis llamadas realizadas y fueron tres que duraron 2 minutos y medio cada una. ¿Me las cobraron al triple? Claro no solo me roba, además me acosa a todas horas con mensajitos promocionales estúpidos. Y Tigo actúa en forma similar, también me roba. Intentando ver qué plan de Internet me funciona mejor (o en cual me roban menos) he probado pagar por adelantado, diario, semanal o mensual. Pero Tigo caprichosamente o al azar quizá, deja de funcionar por horas o hasta días enteros. Cuando finalmente, el autómata de servicio al cliente logra solucionar el “problema” yo ya pasé muchas horas sin Internet. Y aunque insista, llame y vuelva a llamar exigiendo que me repongan el tiempo sin Tigo, mi petición se pierde en un laberinto sin salida entre los millones de reclamos similares que reciben a diario. La mayoría de los usuarios nos rendimos porque por unos cuantos centavos no vale la pena perder horas enteras en esos procesos.

También me roban en la gasolinera (Texaco), cuando siguiendo las recomendaciones de una nota de prensa: “cómo evitar que te roben en la gasolinera” en lugar de pedir 100 quetzales de super como habitualmente hago, pedí 3 galones. El total era Q.99.69 pero por supuesto Texaco no maneja centavos así que redondean la suma y pierde el cliente. En esa misma línea, la empresa que más me ha robado sistemáticamente, es la Despensa Familiar (de Panajachel en mi caso) cuando decidieron “eliminar los centavos” de sus cajas registradoras. En cada compra me quedan debiendo 5, 7 o 13 centavos. Y el día que me faltaron 33 centavos para pagar mi compra, por más que le recordé al cajero las decenas de veces que me ha quedado debiendo centavos, no me hizo ajuste, sino que tuve que quitar un producto.
Y así podría seguir y seguir y seguir y seguir contándoles cómo me roban.

martes, 27 de septiembre de 2011

#Vivasgt


Recientemente fue noticia el uso de las redes sociales para cometer fechorías en el caso de unas jóvenes asesinadas luego de haber sido contactadas por Internet. La manera con que fue tratada esa noticia y muchas relativas a los asesinatos de mujeres en poco ayudan a frenarlos, ya que a menudo sólo refuerzan estereotipos. En el siglo XIX todo lo malo que sucedía era culpa de la imprenta, en el siglo XX de la televisión y ahora en el siglo XXI dicen que nuestras monstruosidades se gestan en el Internet. La mayoría de los casos de femicidio que saltan a los medios, se pierden en detalles inútiles y ocultan el contexto tan importante para entender y frenar estos delitos. La mayor parte de las investigaciones se centran en la víctima, que si usaba mini falda, que si andaba de noche en la calle, que si era la esposa perfecta, que si su madre la descuidó por irse a trabajar, que si aceptaba desconocidos en Facebook. Es el colmo de la ceguera y la estupidez humana, culpar a la víctima y olvidar al criminal. Veamos al victimario ¿Cuáles son sus valores, qué religión profesa, quiénes son sus modelos a seguir? ¿Cómo podemos convivir con hombres que por X o Y circunstancias se consideran con el poder de tomar la vida de las mujeres y tratarlas como costilla de res?¿Cómo una sociedad permite la impunidad sistemática en el caso de niñas secuestradas, violadas, torturadas y descuartizadas? Según cifras escalofriantes del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF), en lo que va del 2011, 68 mujeres, en su mayoría entre los 13 y los 25 años, han sido desmembradas y descuartizadas en Guatemala. ¿Qué tipo de hombre hace eso y siente placer al hacerlo? El secuestro y tortura son medidas de control coercitivo que suelen aplicarse a quienes se consideran inferiores. ¿Y cuál es el sistema más antiguo de reproducción de estereotipos y de la creencia de la mujer como “complemento” o costilla del hombre? En mi opinión es la sociedad patriarcal, la iglesia y las religiones que siguen subordinando, disminuyendo y estereotipando la figura de la mujer buena y la mala. Este tema no termina aquí. #vivasgt

martes, 20 de septiembre de 2011

Ese cristal


Entre mis múltiples personalidades, las que más andan en lucha constante de ideales son la optimista y la pesimista. Se la pasan peleando por un vaso con agua, que si una tiene tanta sed que no le alcanza con tan poco, que si la otra opina que al menos hay algo de líquido vital para irla pasando. Y claro, llega el momento de sentarme a escribir la columna y ellas empiezan de nuevo con sus diatribas constantes: que si la gente necesita leer la realidad sin que le doren la píldora (nunca entendí el dicho pero…) que lo que Guate necesita es optimismo. Que si los budistas dicen que hay que tener la mente positiva, que si Sartre, que si la teoría cuántica, que si la ley de las atracciones. En fin, mi mente suele ser un caos de pensamiento, y mi existencia es sólo un vaivén, un subibaja constante de alegrías y tristezas, de estados de humor. Soy un poco como mi país; más patria que matria, llena de volcanes y valles, desiertos y selvas, con lagunas (mentales), cataratas y océanos. También con temblores, de vez en cuando terremotos y muchos y seguidos desastres naturales. Compararme con Guatemala me hace sentir bien pero también me hace sentir mal. Veo el potencial adentro pero también veo los vicios, los pecados, los defectos, lo que hace falta por arreglar, por componer.
Como sociedad y como país hemos tocado fondo, es difícil pensar en una situación más patética que tener de jefe máximo de Estado a un genocida o un loquito. Pero quizá ese llegar al fondo de nosotros mismos, esa crisis, ese caos, nos sirva para algo bueno, quizá nos dé el impulso necesario, la fuerza para levantarnos y sacudirnos la modorra cívica que nos impide ser el gran país que podríamos llegar a ser.
Todo depende del cristal con que se ve. Ahí están, el microscopio para vernos como gérmenes o el telescopio para expandirnos como estrellas.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Las guatemaltecas en la política


Este artículo se enmarca dentro del proyecto América Latina en perspectiva de género II, que se realiza con el apoyo del C3, la unidad regional de análisis de la comunicación para América Latina de la Fundación Friedrich Ebert Stiftung (FES) de Colombia, en asociación con el área de género de la FES GENERO y la Asociación Civil Artemisa Comunicación en Argentina.

Las elecciones del próximo domingo 11 de septiembre en Guatemala tienen la mayor participación de mujeres en puestos altos en toda la historia del país. Pero la lucha por la igualdad de derechos ante la ley, aún tiene un camino largo por recorrer.

Alguna vez, de pequeña, soñé con ser presidenta, esto fue mucho antes de que el periodismo me ganara las ganas. En la historia de Guatemala nunca hemos tenido una presidenta dirigiendo el país, y eso que hemos probado de todo; nos han dirigido empresarios, abogados, pastores evangélicos pero sobre todo militares. Cuarenta y siete hombres en 190 años de vida democrática se han sentado en la silla presidencial intentando dirigir este país. Ni una sola mujer.

Las mujeres guatemaltecas fuimos consideradas ciudadanas con derecho al voto hasta el año de 1945 si sabíamos leer y escribir. En 1965 se extendió este derecho a las mujeres analfabetas. Así que la historia de nuestra injerencia política es relativamente nueva. Al constituir la mitad de la población guatemalteca, hemos construido hombro con hombro este país, aunque eso no se refleja en que tengamos igualdad de condiciones y oportunidades.

Para ejemplificar esto, basta con dar a conocer algunas cifras; las niñas indígenas en Guatemala son las últimas en la fila de los más pobres y más excluidos. La deserción escolar en niñas es de un 52% en el área urbana y un 81% en las comunidades rurales. De 100 niñas que entran a la escuela, sólo 17 completan la educación primaria y en las zonas rurales 66 niñas de 100, dejan de estudiar antes de terminar tercer grado primaria.

Su destino no tiene lugar a dudas: les toca el trabajo de casa, ayudar en las labores domésticas, cuidar a los hermanitos, hacer las tortillas, ir a traer leña, hacer el fuego y casarse a muy corta edad. Y en el peor o mejor de los casos, integrar el ejército de empleadas domésticas, casi esclavas, que al día de hoy se encuentran fuera del código de trabajo y de los beneficios que esto conlleva.

Somos las guatemaltecas, quienes además tenemos la tasa más alta de embarazos en adolescentes en toda Latinoamérica y además nos matan como a moscas. 98 de cada 100 asesinatos de mujeres quedan en la impunidad. ¿Será esta una razón para votar por más mujeres en la política?

2011: ¡El año de las mujeres en las urnas!

Las elecciones del próximo 11 de septiembre pasarán a la historia política guatemalteca por ser las candidatas quienes acapararon las noticias. Nunca antes en la historia política del país tantas mujeres optaron al puesto de presidenta y vicepresidenta. Tenemos además un dato curioso: por primera vez, el padrón electoral guatemalteco es mayoritariamente femenino: 51% son mujeres y 49% son hombres.

Todo el mundo esperaría que esta mayoría de mujeres se viera reflejada a la hora de ejercer los votos, y que por primera vez en la historia del país, tuviéramos muchas mujeres en puestos políticos. Sin embargo, el 85.5% del total de candidaturas está conformado por hombres, mientras que sólo 14.5% está conformado por mujeres.

Pero quiénes son estas mujeres y ¿qué representan en el imaginario colectivo? Comencemos con una de las diputadas que más ha trabajado por los derechos de las féminas, ella es Zury Ríos, con 15 años en el Congreso y el karma de ser hija de Efraín Ríos Montt, acusado de genocida en Guatemala.

Sin embargo, a pesar de ese pasado genético que pesa sobre su trabajo ha sido la responsable de: la Iniciativa que dispone aprobar la Ley Contra el Femicidio y Otras Formas de Violencia Contra la Mujer, la Ley contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas y la Ley para la Maternidad Saludable entre otras, además de ser defensora e impulsora de la Ley de Desarrollo Social, por medio de la cual se establece por primera vez en la historia del país, la educación para la salud, planificación familiar y atención especial a grupos vulnerables, enfatizando la lucha contra la mortalidad materno-infantil.

A pesar de ese brillante curriculum y de ser una mujer sumamente inteligente y audaz en la política, no ha podido con el peso de su padre sobre sus espaldas. Y en estas elecciones, optó por no continuar en la Legislatura para el próximo período, algo incomprensible, ya que es una mujer que ha destacado como diputada.

Nineth Montenegro, es otra de las diputadas con mayor credibilidad en el país y quien seguramente podría ser una candidata ideal para el puesto de presidenta. Sin embargo, ella ha optado por seguir su trabajo en el legislativo y dejar a un hombre (el pastor evángelico Harold Caballeros), en el puesto para presidente.

Bruja, vieja y fea


Pero todo este boom de mujeres candidatas a presidentas nació cuando la ex primera dama Sandra Torres, en ese tiempo esposa del presidente Álvaro Colom del partido oficial Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), intentó inscribirse como candidata a la presidencia, aun cuando la legislación guatemalteca lo prohíbe. Su movida política fue optar al divorcio, lo que le valió la animadversión de los guatemaltecos.

Nunca antes una mujer ha sido tan odiada y repudiada en los medios de comunicación guatemaltecos; ha sido insultada y de ella se ha dicho que es bruja, vieja y fea. Poco se habló de los desvíos de fondos o nepotismo en su gestión al frente de los Programas Sociales. La discusión se quedó en lo que ella representa en el imaginario colectivo guatemalteco; una mujer dura y fuerte que domina a su marido.

Con el ánimo de hacer un contrapeso a Sandra Torres, el alcalde capitalino y expresidente de Guatemala, Álvaro Arzú Irigoyen, decidió enviar a su esposa a las elecciones, lanzando a Patricia de Arzú como candidata por el partido Unionista. Esta mujer representa mejor que nadie el lado opuesto de Sandra; es la esposa sumisa por excelencia, una mujer sin independencia que se niega a dar entrevistas si no es acompañada de su esposo, y cuya su mayor virtud es hacer alarde del apoyo divino de Dios. De Arzú ha manifestado en púbico que los homosexuales son aberraciones y que sólo la familia unida puede salvar al país.

A pesar de esos pensamientos retrógrados, en las últimas encuestas tiene casi 3 puntos porcentuales de intención de voto más que Rigoberta Menchú, la ganadora más joven del Premio Nobel de la Paz (1992), una mujer indígena con 22 doctorados honoris causa, un Premio Príncipe de Asturias y embajadora de buena voluntad de la ONU. Ella se presenta por el Frente Amplio, único partido de izquierda que compite en estas elecciones. Sin embargo, sus posibilidades de llegar a la presidencia son nulas.

Los chistes racistas alrededor de Rigoberta Menchú son tantos y tan abusivos que en el año 2005 logró la primera condena judicial por discriminación racial en Guatemala.

En ese ánimo de lanzar candidatas mujeres al puesto de presidenta, se encuentra Adela de Torrebiarte con el partido ADN, conocida por su trabajo al frente de la organización Madres Angustiada y por su trabajo como Ministra de Gobernación en el gobierno de Oscar Berger. Sin embargo, tampoco es una mujer que genere simpatías entre la población.

Para los puestos de vicepresidenta se encuentran en orden de popularidad, Roxana Baldetti por el Partido Patriota (de derecha) quien acompaña a Otto Pérez Molina acusado de genocidio; Raquel Blandón, ex primera dama (1988-1991) al lado de Manuel Baldizón, con presuntos nexos con el narcotráfico y quien hace alarde de que instaurará la pena de muerte en Guatemala; y la abogada indígena Petrona Reyes, vicepresidenciable por el partido CREO y de quien el mismo candidato a presidente, Eduardo Suger, ha manifestado que sus amigos lo molestan de que ya consiguió cocinera, por ser ella indígena y portar traje típico, a pesar de ser académica y catedrática de una universidad.

Así que a pesar de que tantas mujeres optan por cargos importantes en la política nacional, la participación de las mujeres en políticia sigue siendo dramática y más si hablamos de los gobiernos locales, ya que en Guatemala, ocupamos el último lugar de la región con tan sólo 2.7% de participación de mujeres al puesto de alcaldesas.

Ya podemos ir pensando que es justo desear más mujeres en la política. Para lo cual es indispensable y necesario reformar el Artículo 212 de la Ley Electoral y de Partidos Políticos, donde se establecen las cuotas de participación para las mujeres, y así lograr mayores niveles de incidencia política en los planes, estrategias y en la toma de decisiones de los y las guatemaltecas.

Otra cuestión a trabajar es la formación y conciencia de género de las mujeres, para que no sean 'puestas' por sus maridos o compañeros del partido y ocupen lugares reproduciendo modelos masculinos.

Es posible que el machismo en Guatemala, mantenga lejos la posibilidad de que tengamos una mujer presidenta, pero al menos en el imaginario colectivo, ya podríamos empezar a soñar con que esto sea posible.

Más información:

• Revista feminista La Cuerda, con análisis coyunturales con enfoque de género.

• Mirador electoral: 'Más mujeres, mejor política'.

• Evolución política de la mujer en Guatemala, artículo de análisis.

*Este artículo se enmarca dentro del proyecto América Latina en perspectiva de género II, que se realiza con el apoyo del C3, la unidad regional de análisis de la comunicación para América Latina de la Fundación Friedrich Ebert Stiftung (FES) de Colombia, en asociación con el área de género de la FES GENERO y la Asociación Civil Artemisa Comunicación en Argentina.

Con él, buscamos producir y difundir notas de autor(a), con enfoque de género, de 15 países de América Latina. Para eso contactaremos a 15 periodistas de distintos países del continente para que relaten con personalidad y sensibilidad un aspecto de lo que sucede en sus países.

martes, 13 de septiembre de 2011

Crónica de un día circense

Cuando hay circo en el pueblo no me lo pierdo. Así que el domingo recién pasado me bañé, me puse mi mejor güipil y me acicalé como es debido. Llegué retro con cédula en mano, lista y dispuesta para ejercitarme cínicamente. Nadie me ofreció acarrearme ni comprar mi voto. Lástima, hubiera aceptado aunque sea unas chelas pues sé que el voto es secreto e íntimo y que los mañosos que intentan estos trucos, se merecen que los timen.
La Escuela Central de Panajachel estaba llenísima. Aguanté tres horas de cola sin alegar y me arrepentí de no haber llevado algún libro de Monteforte Toledo para celebrar su siglo. Me entretuve platicando con los vecinos y escuchando los éxitos de Roberto Carlos que sonaban distorsionados por el exceso de volumen. Hubiera preferido una marimba para enaltecer el espíritu cívico pero nadie me preguntó.
En el centro de votación estaban todos los rostros que de noche me espantan bajo sus capuchas y que de día me sonríen desde los postes. ¡Qué feos se miraban sin Photoshop los del circo político local!
Confieso que frente a las cinco papeletas me angustié un poco, pero puse a trabajar mi corazón y mi razón para marcar cada una con lo que consideré correcto. Seguí los consejos de JPDardón e intenté votar cruzada (con tequila y quezalteca). A tres mujeres les di mi voto de confianza. Ejercité mi sagrado derecho a la libertad de expresión, dejando una pequeña dedicatoria para la mara (nunca mejor usada dicha palabra) del Parlacen. Cualquiera que me hubiera visto, se habría sorprendido de mi seriedad, como si de verdad sirviera de algo mi entusiasmo y responsabilidad.
Lo único que lamento es que la señorita del TSE no haya querido pintarme con su tinta invisible (aunque ella aseguraba que era indeleble) el dedo medio de la mano, que fue el que yo le sugerí.
Ni modo, la democracia y sus asuntos de forma.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

La vida después del 11–S

Vamos de lo más campantes hacia una catástrofe anunciada disfrazada de fiesta cívica. Somos los indignados pasivos.

Contamos los días para salir de la terrible incertidumbre de si el próximo presidente será un derechista radical o un derechista extremo. ¿Irá a fomentar la limpieza social o la pena de muerte? ¿Robará descaradamente o solo desviará fondos del Estado? ¿Regalará los tesoros que nos quedan o solo los dará en concesión? ¿Seguirá usando morral en actos públicos, el candidato electo? Estas y otras preguntas desaparecerán pronto cuando todos volvamos a los temas de siempre. Terminando las elecciones del 11 de septiembre nos imbuiremos de nuevo en nuestra cotidianidad, la Navidad nos caerá encima con su cuenta regresiva y estaremos de nuevo en nuestro papel de eternos consumidores. ¿Cuál de los siniestros personajes que hoy nos prometen el cielo y las estrellas seguirá recorriendo los pueblos del país?

¿Qué partido político recogerá su basura y la reciclará o reusará? ¿Cuántas casas para desalojados podrían haberse construido con el dinero que se gastó imprimiendo rostros feos en mantas vinílicas? Seremos muchos los que agradeceremos dejar atrás el tema de los políticos corruptos y sus triquiñuelas para ganar adeptos. Me aburre tanto bla-bla-bla. Estoy cansada de hablar, analizar y pensar el tema de las elecciones y nuestro futuro próximo. Tanta platicadera no me ha dado respuestas, solo alimenta mis dudas. Dudas sanas que intento mantener activas para no dejar que algún fundamentalismo anide en mí y me impida razonar con cordura. El presidente, el vice, los alcaldes y los diputados son importantes para el país, pero no son los únicos que pueden hacer algo. Ustedes saben bien de qué hablo. ¡Sí, ustedes!

miércoles, 31 de agosto de 2011

Dios pisto


Algún día deberíamos de reconocer que el único Dios de este país es el pisto. No seamos hipócritas, es el dinero lo que mueve esta sociedad. La justicia es una utopía a la que no están invitados los pobres. Me tiene conmovida el caso de Iris Marikey Cifuentes, estudiante de cuarto año de magisterio en Retalhuleu. A sus 22 años fue detenida cuando en un picop transportaba productos de contrabando (huevos y arroz), valorados en Q6 mil 86. Como era la segunda vez que lo hacía, un juez la condenó a 9 años de prisión inconmutables. ¿Cuánto es el impuesto por Q6 mil? ¿Cuánto dinero le va a costar al Gobierno mantener en la cárcel a esta mujer durante casi una década? ¿No es un autogol el que se está metiendo el Estado con una sentencia así de incoherente? El mismo día que leí esa noticia, un tribunal de sentencia condenó a 6 años de cárcel al empresario Jorge Alejandro Fischer Torres por defraudación de impuestos por más de Q108 millones (con derecho a pagar una multa). ¿Es esto la justicia? ¿Les parece lógico este tipo de sentencias? A mí me dan ganas de llorar, me dan ganas de protestar, de quemar camionetas y estaciones de policía. Por supuesto, del dicho al hecho hay un gran trecho. No se preocupen, aún no me he radicalizado tanto. Además, inmediatamente lo pienso y me avergüenzo, no sea que piensen que soy de la mara de Joviel Acevedo, al que por cierto podríamos intentar cambiarlo por la chilena Camila Vallejo. ¡Qué manera tan diferente de liderar un movimiento estudiantil!

Volviendo al Dios dinero, yo me pregunto cuándo nos vamos a dar cuenta de que el dinero no se come. Un día de estos va a tronar todo el sistema económico y quienes no sepan sembrar, ni cosechar, no tendrán qué comer. Este sistema social que antepone el dinero a la felicidad humana va a fracasar. Y nosotros nos vamos a quedar sin agua limpia, sin valles, sin montañas, sin naturaleza, sin tierra para sembrar. Y todo ¿por qué? Porque le hemos vendido el alma de este país a Montana Exploradora, a la mina Marlin, a Tomza o al ingenio Chawil Utz’aj. ¡Adoremos pues, a los nuevos becerros de oro!

martes, 23 de agosto de 2011

De culpas, madres y delitos


En ese oscuro engranaje que ha formado la sociedad actual, la figura de la madre termina siendo la que purga todas las culpas. Desde el burdo y popular insulto de “hijo de puta” para referirse a los peores especímenes de la humanidad, pasando por ser las responsables de la proliferación de mareros por la “necedad” de salir a trabajar y dejar al niño abandonado hasta disque ser las que transmiten y reproducen el machismo en nuestra sociedad.
¡Tremendo tanate de culpas el que las madres vamos heredando! Todo por aquella abuela perversa que quiso probar del fruto prohibido, el fruto del conocimiento. Leyenda disfrazada de verdad que entre metáfora y metáfora nos va enseñando que más nos habría servido quedarnos tontitas por toda la eternidad. Monstruosidad que nos transmiten y machacan las iglesias, el patriarcado y la sociedad en general. Mujer que trabaja descuida su hogar, y sus hijos se vuelven delincuentes. Como si un hijo se pudiera procrear únicamente por la madre, como si no se necesitara un padre o un espermatozoide para fecundar el óvulo.
Todo esto sale a propósito del Caso Siekavizza donde de repente, la suegra se volvió la culpable número # 1 de todo el caso. Incluso una lectora (ver carta de lectores en elPeriódico del martes 16/08/2011) dice: “El precio que pagó por sus logros académicos es la falta de valores de su hijo.” Nadie parece recordar al suegro que en todo caso es más ejemplo para el hijo, o al padre de la víctima o la sociedad machista en su totalidad que aplaude que una mujer deje su profesión, sus amigas y su vida entera por intentar ser la “madre ejemplar, mujer ideal, abnegada y fiel” que en silencio y de buen modo debe cumplir su papel de trapo en la sociedad. Aquí todos somos culpables. Hombres y mujeres permitimos y perpetuamos una sociedad machista en la que nosotras siempre salimos perdiendo. Y en éste caso, lo que se perdió fue una vida.

(Columna Lucha Libre publicada el miércoles 23 de agosto en elPeriódico)

lunes, 22 de agosto de 2011

El otro sistema


En estos tiempos de elecciones con nuestra colección bizarra de candidatos a puestos públicos me ha dado por pensar en la Asociación de Alcaldes Comunales de los 48 Cantones de Totonicapán. Me parece un modelo muy eficiente de administración local y comunitaria, digno de imitar y promover. Quizá les parezca sospechoso imitar algo que no viene de Estados Unidos o de otro lugar. ¿Cómo es? ¿Más civilizado? ¿Más avanzado? Pero los nietos de Atanasio Tzul, un pueblo en que el 97.2 por ciento se considera indígena k’iche’, tienen mucho que enseñarnos de la forma en que desde hace siglos administran su territorio que incluye 22 mil hectáreas boscosas de pino blanco y colorado, encino y el casi extinto pinabete, gracias a lo cual se mantienen activos los mil 200 nacimientos de agua que enriquecen el afluente hídrico de los ríos Chixoy, Motagua, Samalá y Nahualate y alimentan toda la cuenca del lago Atitlán.

Un promedio de mil personas al año asumen en sus comunidades distintos puestos en una red que cubre, mejor que el mismo Estado, las necesidades de la población y que, además, actúa sin presupuesto de este. Lo más increíble de estas elecciones es que el proselitismo dura solo 3 minutos, lo necesario para decir el nombre, de qué familia proviene el candidato y los servicios que ha hecho por la comunidad. Debe haber consenso en la votación. Las personas electas trabajan voluntariamente durante un año para resolver desde casos sencillos de violencia intrafamiliar o robos hasta concretar proyectos de salud y de educación. Y, además, son responsables de que Totonicapán sea el único departamento de Guatemala donde el agua es negocio comunitario, ya que es entubada y distribuida por ellos mismos y les asegura un abastecimiento de líquido vital limpio para al menos 50 mil familias en la región. Un caso único de descentralización y autonomía local que admiro mucho.

martes, 9 de agosto de 2011

Voto por ella




En vista de que es imposible que cancelemos las elecciones y en su lugar hagamos un mega rave o un super festival, tendré que tomar una decisión electoral. Difícil no remitirme a la canción aquella de: “Yo tenía diez perritos… y no me queda más que uno, uno, uno, uno, uno.” Lástima que la vida real no sea una ronda infantil donde todos nos tomemos de las manos y juguemos a ser felices. Todo lo contrario. Se están rifando el futuro del país. Ahí en las vallas que inundan la ciudad, vemos los rostros de aquellos capaces de vender su alma y empeñar la nuestra al mismísimo demonio. Millones de quetzales que podrían acabar con el hambre en Guatemala convertidos en basura electoral. No creemos en filántropos generosos. Son inversiones que el próximo presidente deberá retribuir con todo y sus respectivos intereses e inflaciones. La moneda es variada: contratos, extensiones, leyes, favores, viajes, embajadas, ministerios, etc. ¡Están empeñando nuestra fe! Somos tan tristes en la desesperanza que olvidamos cómo divertirnos sanamente. ¿Qué tipo de alegría convierte la celebración en destrucción? Es cierto que nos fomentan el resentimiento, la desconfianza hacia el otro, la rabia y el rencor. Somos un pueblo de soldados pobres, que vive por y para la guerra. Nadie nos ofrece cambiar pistolas por libros, cuchillos por cuadernos, represión por trabajo, la bota en la cara por una mano amiga, los centros comerciales por academias, escuelas, etcétera. Somos un país con mayoría joven. Esto debería verse como una oportunidad y no como un problema. Más que la política partidaria, me interesan los compromisos de la juventud para vivir en armonía y democracia. Sé que a través del arte puede lograrse un país mejor. Lo tengo claro. ¡Yo voto por la paz!

Vea más en: http://yovotoporlapaz.com/

lunes, 8 de agosto de 2011

Del micro al macro



No puedo seguir haciéndome la loca con el tema de las elecciones. El público pide sangre. Tendremos que emitir sufragio con nuestra sandrofobia a cuestas, y aceptar que este país tendrá como presidente a un genocida o un narcotraficante. De los candidatos a alcalde, tampoco se salva ni uno. Y con el tema de los diputados, dan ganas de salir corriendo. Nepotismo, corrupción y crimen organizado. Todo mal en el panorama electoral. Más suerte tendríamos jugando a la lotería o al zapatito cochinito. Menos mal, que de política no vivimos, ni construimos nuestros sueños.
Afuera del basural de las elecciones, todos tenemos una vida que vamos llevando con lo que podemos o tenemos. Ya sean recursos económicos, intelectuales, sociales o académicos. Nos vamos haciendo la vida, alejándonos o acercándonos a lo que siempre quisimos ser. Y en ese camino, no hay presidente que nos tienda una mano ni diputado que nos allane el camino. Lo mejor que podemos hacer es intentar no reproducir en nuestro territorio íntimo, toda la corrupción y barbarie de esta sociedad. Con eso ya tenemos suficiente trabajo para mantenernos ocupados unos cuatro años más.
La única forma real que tenemos de modificar nuestro entorno y este país es cambiando nosotros de adentro para afuera, de lo íntimo a lo público. ¿Cuánto de lo que odiamos en los candidatos reproducimos en nuestra familia, trabajo o con los amigos? ¡Hagan la cuenta! ¡Asusta! Yo, mientras tanto, seguiré tratando de hacer bien lo que me gusta. ¡Quien quita y un día reencarno en un poema de Bukoswki o en una película de Woody Allen!

jueves, 28 de julio de 2011

Librotón y más



Me toca regresar a la vida real, a mi hamaca, a mi perrita, a mis hijos que han empezado a llamarme abuela en lugar de mami, al lago, a los retumbos en la montaña, a los encapuchados y su cacería de brujas. Y dejo atrás los diez días intensos en la FILGUA. Aún no he terminado de digerir toda la información y el cariño recibido por tanta gente que se dio una vuelta en la feria y pasó regalándonos, libros, café, pizza, refacciones, vino, buenas conversaciones o compañía. En el recuento de los éxitos, nos topamos con más de un centenar de entrevistas que aún debemos ordenar, etiquetar y quizá editar. Aunque también son chileras así espontáneas, con la libertad de la gente que al saber que en RadioAti no había patrocinadores, ni publicidad, por lo tanto tampoco censura, pues se descosían hablando. Memorables fueron las visitas de El Tecolote, Ramírez Amaya, de Fratta y Magda Angélica, el Flako de la Bacteria Sound Sistem, Panchorizo y el Primo, Ranferí Aguilar y Pájaro Jaguar, Yolanda Colom, Ana Cofiño y Emma Chirix, José Barnoya, Alejandra Hidalgo, el Bolo Flores, en fin son tantos esos buenos momentos que no caben aquí. Lindo pasar horas hablando de libros, de poesía, de ideas. Y más impactante fue decir que logramos recopilar mil seiscientos libros para seis bibliotecas (incorporamos la de San Pedro La Laguna) y aún tenemos algunos ofrecimientos de más libros que tendrían que ser llevados a la Fundación Paiz (11 Avenida 33-32 Zona 5) con Itziar Sagone, socia y motor de la Librotón. Además recibimos diez discos de músicos para la programación dentro de RadioAti. Y algunos, muy pocos poemas en audio para las bibliotecas de ciegos. Todavía tendré a la venta los “guardapoemas” realizados por estudiantes de la URL pero me falta sede donde ponerlos. Me voy de regreso a mi Lago (Ati), feliz y contenta de poder ir a compartir con los niños del área rural el regalo inmenso que viene en las páginas de los libros. ¡Salud!

jueves, 21 de julio de 2011

Libro en feria



La idea de pasar diez horas diarias durante diez días en un stand de tres por tres metros podría volver loca a la más cuerda. A menos que como yo, sea adicta al mundo de la palabra y la feria sea precisamente la FILGUA. Durante la última semana he platicado con gente tan interesante que me siento privilegiada, como princesa en su propio castillo de Disneylandia. En un país analfabeta, violento, terriblemente estúpido, es un gran honor disfrutar este espacio de las ideas, los libros y la palabra. La gremial de libreros y los organizadores hacen un increíble esfuerzo por mantener viva la FILGUA. Como en todo, siempre existen puntos criticables (como el olvido al centenario del nacimiento de Mario Monteforte Toledo o el mal sonido en muchas de las presentaciones) pero sobre todo es para felicitar, agradecer y apoyar. Hablar de literatura, compartir libros, discernir sobre ideas, fomentar la lectura, contar cuentos, escuchar poesía, conocer quijotes del mundo editorial, gente íntegra con sus convicciones, personas estudiosas que se preocupan por crecer intelectualmente y aprender, ha sido como una inyección de optimismo y alegría para mi ánimo. Estoy convencida que invertir el Bono 14 en libros es mucho más beneficioso para el propio intelecto, la familia y la comunidad que alimentar al ropero o comprar una plasma. Y si no hay presupuesto, igual entrar a las conferencias, los talleres, las presentaciones de libros, al cine o conocer de cerca a los escritores, valen cualquier esfuerzo y los Q.5 de entrada. Por la feria han desfilado todo tipo de personas. El entusiasmo por los libros no es patrimonio de algún grupo social o de alguna generación específica, mucho menos de intelectuales o nerds. Si no que lo diga Francisco José Velásquez, de 10 años quien me regaló este poema: “No es ir al parque lo que quiero y tampoco es ver televisión… yo sé que es la lectura, los libros y el arte lo que me abren el corazón”.

martes, 5 de julio de 2011

Resistencia

Nacemos libres y desnudos. De ahí en adelante todo es un proceso en el que vamos perdiendo libertades y acumulando objetos. Nos llenan de etiquetas. Nos visten de prejuicios, de buenas y malas costumbres. Nos dan una lista de pecados, un rosario de virtudes. Nos alimentan de dogmas, pretenden universalizar nuestros saberes y placeres. Nos enseñan nuestro rol en la pirámide social. Nos sitúan en un lugar en el mundo. Nos domestican, nos aburren. Pocas personas logran mantener en el fondo de su ser, la chispa de rebeldía, la resistencia necesaria para moverse en la Tierra sin perder la cordura y la alegría. Me encanta toparme con la inocencia maligna de un niño que no se reprime al cuestionar a su entorno. Me anima ver a una viejita inquieta moviéndose en la red o en la vida con más soltura que sus nietas. Detesto el sistema educativo represor y la sociedad que se esmera en robotizar o uniformar a todas las personas. La rebeldía natural de un ser humano suele ser mal vista, es rechazada, parece un problema para su adaptabilidad. Pero esa rebeldía es motor de la resistencia, y es la razón por la cual aún creo en la humanidad. Nada me parece más triste que un rebaño de seres humanos domesticados, ellas todas planchadas, ellos todos trajeados. La diversidad es una chispa de energía limpia. El asombro, la curiosidad, lo inusual nos vuelve más inteligentes, más humanos, más sensibles. Ser revolucionario o rebelde no tiene nada que ver con usar barbita o boina del Ché o rechazar las reglas ortográficas. Para mí, la creatividad, la sorpresa es una medicina contra la mediocridad de la vida cotidiana. No sé qué haría si no pudiera convertir la maldición gitana en una bendición, cambiar este miércoles por un sábado, convertir el lunes en domingo o viceversa. Qué haría si la bilis no me dejara invitar a mis deudores a tomar un café o si no pudiera leerme un libro de un tirón para rebelarme contra la estupidez humana. Si me conformara con la inservible educación de la academia y las universidades. Si no me ensuciara de vez en cuando, no chorreara, ni quebrara cosas, si no me diera curiosidad tomar agua de lluvia. Si no soñara con sembrar árboles, arbustos y hierbajos entre la tierra fértil y la piedra dura. Si no leyera poesía, si no liberara libros, si no soñara con criar gallinas, tener un huerto y cambiar el mundo, ¡no sé qué haría!

martes, 28 de junio de 2011

Prohibido pegar


(Estuve a punto de poner una foto de mano dura pero ¿muy feo?)




No hay nada tan aburrido como un foro de políticos. Están tan acostumbrados a mentir y quedar bien que no sorprenden, no emocionan, no entusiasman. Otra cosa sería si en lugar de entrevistar a los candidatos a puestos públicos, se entrevistaran a sus hijos o nietos. Por sus frutos te conocerán, dice el dicho. Así que no hay nada como hablar con los más chiquitos de la familia para saber qué piensan los más grandes.
Esas criaturas que vienen al mundo como hojas en blanco, son fuentes de sabiduría innata. Por eso me parece super triste cuando conozco a un niño que en realidad es un clon de sus padres, fotocopias reproductoras de estereotipos y prejuicios, pequeños juniors que no saben pensar, ni desafiar sus propios genes. Estoy convencida de que son los hijos quienes educan a los padres. Y nosotros los mayores debemos dejarnos contagiar por las ideas frescas y nuevas de los más pequeños y evitar en lo posible contaminarlos con nuestras frustraciones. Por eso pienso que el mejor regalo que puede dársele a un pequeño es quitarle la televisión. Aun cuando esta sea la niñera más eficiente del mundo. Quizá al principio sentirá que su vida es un caos pero luego poco a poco irá recuperando su imaginación, su creatividad y el uso de su cerebro para discernir y pensar. Con tal de que mis hijos se entretengan leyendo y le encuentren el gusto a los libros, los he mandado a buscar malas palabras en el diccionario. Ver sus ojitos brillando de pícara emoción es la mejor gasolina que tengo para navegar en este mundo.
Me encanta saber que ninguno de mis hijos sabe para qué sirven los políticos, ni los alcaldes, ni los presidentes. No sirven para nada, dice Joaquín de pura intuición. Y el más chiquito Nicolás, es tan inocente que cuando vio el símbolo de mano dura con la X encima me dijo: ¡Mami, ya viste que ese dice prohibido pegar!

martes, 21 de junio de 2011

El país de los Cromagnones y pedófilos


Que compitan diez candidatas al puesto de Presidente o Vicepresidente en Guatemala no parece ser un motivo para sentirnos alentadas. Poco ha cambiado desde la época de las cavernas en este país donde las mujeres aún somos consideradas inferiores. Dos columnas de opinión me han dejado estos días con la boca abierta y no precisamente llena de caramelos. Una es la del señor Jacques Seidner quien en apología del delito de feminicidio fomenta la Violencia contra la Mujer de una manera tan machista que ha de tener a su madre y demás familiares mujeres retorciéndose de cólera. Llegué al Periódico para escuchar opiniones de las colegas y la respuesta fue: “perdé la esperanza de que lo saquen, ese señor paga tu sueldo”. Más rápido podría salir yo volando de estas páginas que él. Como dicen, nadie sabe para quién trabaja.
La otra columna de opinión que me dejó escandalizada fue la de Gustavo Berganza quien contó con lujo de detalles el caso del diputado Paul Estuardo Gómez Cristiani agarrado infraganti intentando violar a una adolescente. Este desgraciado a quien nosotros le pagamos el sueldo busca la reelección por la UCN y en el tiempo en que sucedió esto, era del Partido Patriota. Según las investigaciones, sus cómplices son Ald Hans Soto Quintanilla y la proxeneta Melany Marín Estrada Valenzuela. Hasta el momento, aunque usted no lo crea, ese diputado sigue impune y se da el lujo de tener un perfil en Facebook, donde hasta hace poco ponía entre sus intereses; mujeres sexys. (Nada de leyes o ayudar al prójimo). Meter al señor a la cárcel no es algo que podamos hacer nosotros, pero si podríamos hacer una campaña social de ley del hielo. Les propongo a quienes me leen y usan Facebook que busquen a Paul Estuardo Gómez Cristiani y a los cómplices, se sorprenderán de la cantidad de amigos en común que tienen. Péguele la columna de opinión de Berganza en su muro y agréguele que tiene entre sus amistades a un pedófilo. Eso es algo vergonzoso. Estoy segura que todos podemos hacer algo para ir modificando las conductas delictivas. Sólo hay que tener valor y luchar por lo que consideramos justo. Las próximas pueden ser sus hijas, hermanas o amigas. ¡Los machistas que se vayan a picar piedras!

martes, 14 de junio de 2011

Sin huecadas pues

Dos de los grandes temas que evaden con mucha elegancia los políticos y las reinas de belleza, son los relacionados con los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres (entiéndase aborto) y el del matrimonio entre homosexuales. Al igual que una “miss” que jamás va a mostrar su verdadero lado, o a decir lo que realmente piensa, los políticos son expertos en verdades a medias, en salidas fáciles. Al preguntarle vía Twitter a Roberto Alejos (presidente del Congreso) sobre el matrimonio y las adopciones de gays, él opina que: “no quiere adelantar criterio sobre un tema al que no le ha revisado todas las aristas” Yo me pregunto entonces: ¿Qué es lo que habría que evaluar o estudiar en relación al tema del matrimonio gay?
Parece que en Guatemala estamos en la prehistoria de la era democrática si aún tenemos que debatir sobre si son humanos los homosexuales. Y claro, no creo que nadie en su sano juicio piense lo contrario. Por cierto, vale aquí el dato de que el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, sacó de su lista de enfermedades la homosexualidad e incluyó la homofobia.
Los homosexuales, bisexuales o lesbianas son tan humanos como cualquier heterosexual por lo tanto tienen los mismos derechos que los demás: a la salud mental y física, a que su familia se resguarde, a heredar a quienes aman, etc. ¿Qué esperamos para hacer reales esos derechos jurídicamente? Dudo que sea suficiente con exiliar para siempre de nuestro vocabulario la palabra hueco y sustituirla por gay como van a hacerse valer esos derechos.
Entonces como dice mi estimado amigo Luis Aceituno; la verdadera pregunta, es ¿quién está dispuesto a pelear por y a defender los valores democráticos en este país? ¿Lo haría el presidente del Congreso, por ejemplo? ¿O el candidato a quien le dará su voto de confianza? ¿Lo haría usted? Piénselo.

martes, 7 de junio de 2011

Un buen cambalache


San Marcos la Laguna es uno de los pueblos más sincréticos del lago. Ahí conviven un sinnúmero de proyectos new age junto con una población Kaqchikel desencantada del turismo.
Camino entre los callejones, voy subiendo entre el sendero que lleva a la montaña. Tomo la VíaMultikultiWay. Antes de llegar a mi destino, algunas de las piedras decoradas (no políticas) con dibujos infantiles anuncian que me acerco a la Cambalacha, escuela libre de arte y danza, fundada hace casi diez años por la bailarina Gabriela Cordón.
El gran jocotal da sombra a un patio donde unos 20 niños y niñas practican acrobacia, circo y gimnasia, se ven felices. Este experimento cultural que ya dio a sus primeros graduados, funciona con el aporte de voluntarios extranjeros, talleristas que pagan hospedaje y comida en ese pequeño paraíso entre la montaña, al lado del río y frente a un lago. De ese dinero sale para el mantenimiento, la comida y lo más importante, para becar a niños y niñas indígenas. Ellos van a la escuela convencional en la mañana o en la tarde y en su tiempo libre, en lugar de acarrear leña o agua, aprenden a pintar, cantar, bailar y escribir.
Para Gabriela no ha sido nada fácil llevar esa escuela alternativa. Al principio algunos padres indígenas tenían recelos. Niñas que dejan su corte y güipil por unas horas para usar un pants e intentar hacer vueltegatos no era muy común. Hoy, la primera generación de esos jóvenes que se atrevieron a romper el convencionalismo de su pueblo, trabajan en proyectos relacionados con el arte; algunos están en Caja Lúdica, en el proyecto de Payasidas (de educación sexual) o como asistentes en La Cambalacha.
Esta es una invitación para que se acerquen a este proyecto. Hay muchas formas de colaborar, desde donar un frío cheque hasta comprometerse a dar un taller. Para información, no duden en escribir a contacto@lacambalacha.org o www.lacambalacha.org

martes, 24 de mayo de 2011

¡Tz’ikin presidente!

Horas frente a la pantalla vacía/blanco el cerebro ¿Qué escribir en este espacio? Me debato entre un tema cotidiano o una noticia de relevancia mundial. Sin salir ni a la puerta, podría generar mil historias de este pueblo loco a la orilla de un lago bellísimo, siempre al borde de alguna catástrofe natural o inducida. Escribiría tanto de los pájaros como del viento. Pero no, este es un mundo lleno de noticias horripilantes, de realidades más importantes que la lucha del zanate por comerse una botoneta pintada en un descolorido empaque metálico. La realidad me impone su dureza. No sale de mi cabeza ese niño de nueve años, al que le arrebataron a un padre y le devolvieron un cuerpo descuartizado. ¡En Cobán, uno de los lugares más hermosos del mundo! ¡Qué contradicción! Mis divagaciones de colibrí se detienen en la política nacional. Asco. No es difícil intuir que la cantidad de publicidad electoral es directamente proporcional al nexo del candidato con el narcotráfico u otras mafias transnacionales. Y aún así, lucen sus sonrisas hipócritas, se hincan ante sus falsos dioses, saludan con la mano y la frente en alto. Hablan de valores. Se vuelven presidentes, ministros, alcaldes y diputados. Regresan los favores con favores. Pienso en Tomza como una tarántula de hierro maligna con sus bolas de gas licuado amenazando a los tapires y jaguares. Quetzales desapareciendo. Me despido mentalmente de Punta de Manabique. Las codicia ajena exprimiendo nuestra riqueza. No muy lejos de ahí, matones del ingenio Chabil Utz’aj (propiedad de familiares de Wendy de Berger) derraman sangre campesina con total impunidad sobre el Valle del Polochic. Mientras que en las oficinas del gobierno de la solidaridad, un socialdemócrata tararea una canción de Silvio y planea sus próximas vacaciones en Cuba. Abre elPeriódico en busca de alguna oferta. Su vista se detiene en un titular imposible: ¡Tz’ikin presidente!

martes, 17 de mayo de 2011

Una masacre más

Una vez más Guatemala vuelve a ser escenario de la maldad más espeluznante. Veintisiete campesinos fueron decapitados en Petén. La mitad de los asesinados en la masacre de Piedras Blancas en Quiché, sucedida hoy hace 29 años. Abro la página 171 del libro Masacres en la Selva, de Ricardo Falla y retrocedo en el tiempo a 1982. Aproximadamente 100 soldados entraron a la pequeña comunidad donde vivían cerca de 12 familias. Una niña de trece años sobrevivió para contar que las mujeres se escondieron en el Chuj (temascal) y ahí fueron quemadas vivas. También las casas de las 12 familias del pueblo. Al final fueron contabilizados 65 cuerpos de los cuales sólo 13 eran de hombres. Ellos murieron por hachazos en la nuca. Tres mujeres embarazadas estaban entre los cadáveres calcinados. Los bebés se veían entre la piel vuelta carbón. ¿Horrible verdad? ¿Cuántos responsables están presos? Ninguno. Todo lo contrario. El comisionado militar del Quiché en 1982 se encuentra en el primer lugar de las encuestas para presidente en Guatemala. Su experiencia en masacres puede verse en Youtube en el documental Titular de Hoy del finlándes Mikael Wahlforss (si no es que lo censuraron ya).
La memoria no parece ser una cualidad de los guatemaltecos. Anteayer en Washington se realizó una protesta contra la visita del señor caradura a Estados Unidos, manifestación que los medios de comunicación guatemaltecos no le dieron la debida importancia. Los editorialistas de Prensa Libre muestran su total desconocimiento de la historia al decir que la masacre de Petén es “la monstruosidad más abyecta que ha sido escenificada en el territorio guatemalteco” y que es un problema del cual los guatemaltecos no tienen responsabilidad alguna. ¿? Además PL se atreve a pedir la militarización en el país y que se penalice a los consumidores de drogas. Con eos líderes de opinión, dan ganas de llorar. Pienso en la frase del colega Sergio de León: “cría Kaibiles y engendrarás Zetas”. ¡Ánimo Guatezeta!

martes, 10 de mayo de 2011

Pollo campante y yo también



Parece que el caso Portillo tiene conmocionada moralmente a la opinión pública. ¿Qué es lo extraño? ¿No vivimos acaso en un estado fallido? Portillo es uno entre los cientos o miles de ladrones y asesinos que campean en Guatemala. Y pertenece al gremio de los que tienen dinero suficiente y las influencias necesarias para salir libre. No es Juan Pérez robando una gallina. No es un don nadie sin recursos para defenderse. Es por si lo olvidaron, el asesino confeso y convicto que fue elegido por los guatemaltecos para ser presidente de este país. Y por lo visto, su habilidad para escapar de la justicia sigue intacta. Ya quisiera yo verlo encerrado y que devolviera el dinero. Pero también me gustaría ver a los otros en la cárcel, a los de todos los gobiernos y partidos políticos, a alcaldes, ministros, secretarias, asesores, a todos los que han hecho de Guate su alcancía. Pero aquí no pasa nada. Va también para afuera Giammattei con sus muertos a cuestas, embajador de las ejecuciones extrajudiciales en el mundo ¡Predecible y triste fauna política! Para mí no hay diferencia entre Portillo y Arzú, entre Colom y Berger. Los políticos en Guate me recuerdan al concurso de Miss Universo, un montón de cerebros siliconeados que sólo quieren ganar popularidad.
Así que ya tengo clara mi posición en las próximas elecciones. Yo no voy a votar, ni siquiera nulo. Mientras no exista cárcel por no hacerlo, no me moveré de mi casa ese día. Y si salgo es a comerme un helado o a trabajar. No me creo el cuento de que otros decidirán por mí y que entonces pierdo el derecho a reclamar. He votado desde el día que pude. He votado pensado y variado. Y no hay diferencia, todos los candidatos son perversos. Me da igual, si queda Sandra, Caballero, Súger o cabeza dura. Me da igual si Portillo se tira de vicepresidente de Zury o si lo postulan por el Barca, el Madrid o Los Rojos. Mi vida en el pueblo sigue igual. Desde mi trinchera y mi hamaca tengo que vivir con este sistema y cambiarlo desde mi perspectiva, con mi trabajo diario, con mi voz y mi palabra, con mis ideas. No me creo el juego de la democracia de cartón. Mi lucha va por otro lado.

(Columna Lucha Libre publicada en elPeriódico el miércoles 11 de mayo del 2011).

martes, 3 de mayo de 2011

Desmadre de chance


Siempre me ha parecido irónico que el día del trabajo se celebre con un feriado. Es tan ridículo como eso de quemar al diablo en su día. ¡Vaya contradicciones del mundo moderno! Pero lo más increíble son las organizaciones no gubernamentales, formadas con la finalidad de realizar acciones concretas por el bienestar de los pueblos aunque en la práctica resulta que son las primeras en incumplir los derechos que juran defender. En la mayoría de ONGs los empleados dan factura y no son parte de la planilla, así trabajen un año o dos ahí, no tienen derechos laborales, ni feriados, ni permisos por maternidad. Conozco más de una de estas ONGs donde mujeres que han luchado por los derechos de los niños, tienen que renunciar a los de sus propios bebés para seguir trabajando y cumpliendo con el contrato. Esto sucede hasta en las universidades que se las llevan de religiosas o jesuitas. Ahí las maestras no tienen derecho a maternidad, ni a sus días de lactancia. ¡Increíble! ¿Cuándo vamos a empezar a predicar con el ejemplo?
Pasó el día del trabajo y se acerca peligrosamente el día de la madre que en mi opinión tienen mucho paralelismo. Ya que la maternidad es el trabajo más importante y pesado que tienen muchas mujeres, y es el único que no es remunerado económicamente y encima de eso es ninguneado y desacreditado. Hoy en día, muchas mujeres que se dedican todo el día al cuidado de sus hijos son vistas como pinches amas de casa. Como si en otros momentos no nos llenáramos la boca con frases como “la familia es la base de la sociedad”. ¿Y quién ve por la familia pues?
Si quiere agasajar a alguna madrecita no le regale electrodomésticos, ni limpiadores. No llegue a almorzar a su casa (¿a quién le tocará limpiar el desmadre?, no le dé feriado a sus hijos (¿quién los tendrá que cuidar mientras tanto?), etc. Y a las madres en su día, yo les pido que repiensen su rol. Ser madre en el sentido sufrido y sacrificado del asunto, no debería ser para toda la vida, ni algo digno de orgullo. Mírele el tamaño a su hijote y por favor no le recoja los calzoncillos del suelo, que ya es hora de que lo haga él. Le aseguro, que le haría un favor.

(Columna Lucha Libre a publicarse en elPeriódico el miércoles 4 de mayo del 2011).

sábado, 30 de abril de 2011

Al final del túnel.


Hoy es un Sábato triste. Aunque siempre podamos recurrir a sus libros, usados, viejitos, eternos.

martes, 26 de abril de 2011

De lunas, días y semanas



Los cálculos de Dionisio el Exiguo, matemático de los lejanos años 500, no contaban con el cambio climático como factor sorpresa. Así que este año, los que no somos católicos, y celebramos la Semana Santa como feriado y vacaciones y no como festividad religiosa, nos vimos con dificultades de logística del tipo ¿va la calzoneta con las botas de lluvia? Ni modo, así es la vida, muchos niños regresaron a clases sin el prometido bronceado pero con un improvisado resfriado. ¿O será culpa de la luna llena que es religiosa en lo lunática?
Gracias también a las insuficiencias del tal Dionisio, este año el Día del Libro quedó ahogado en la gloria del sábado, y pasó como dicen sin pena ni gloria por la vida de los guatemaltecos, que de por sí, ignoran, en su mayoría, el regalo inmenso que viene envuelto en las hojas de un libro.
Los libros que como los humanos, viven y sufren, andan en luto maternal, pues las noticias internacionales cuentan que la última fábrica de máquinas de escribir, la compañía Godrej and Boyce de Bombay, cerró sus puertas para siempre. Con esto (aunque algunos aseguren que es con la muerte de Liz Taylor) termina definitivamente el siglo veinte. Enterramos una época en que escribir tenía que ver con un ritmo que venía pegadito al sonido que producía el golpe seco de las teclitas sobre el papel. La armonía y consonancia que salía de teclear, hacía del ejercicio de escribir, una experiencia orgánica que incluso nos daba el tiempo necesario para pensar antes de escribir, algo que ahora a muchos nos cuesta hacer.
No tardarán en clausurar la última academia de mecanografía. Pero antes de que cierren las puertas del lugar más solitario del mundo, me gustaría volver a escuchar el sonido ensordecedor de un montón de estas maquinitas, tecleando todas al mismo tiempo un mantra que diga: Adiós, Dionisio, el exiguo. Me voy de vacaciones a un lugar con sol.

(Lucha Libre publicada el miércoles 27 de abril en Periódico).

miércoles, 20 de abril de 2011

Ajá



Cuadro cortesía de: Alberto Famadas

Lo que usted tiene que hacer es darnos ánimos. Para salir adelante hay que ser propositivo. Guate necesita gente optimista que resalte las cosas lindas que suceden aquí y no más pesimistas que sólo ven el vaso medio lleno. Lo malo ya todos lo sabemos, no necesitamos que lo vuelvan a señalar ¿Por qué no escribe una columna de opinión invitando a sus lectores a Atitlán? Deje de resaltar las dificultades, concéntrese en lo hermoso, lo lindo, lo único. Vea los logros y no los desaciertos. Coménteles de todas las actividades recreativas que se estarán realizando, de las ofertas en hospedaje, de los vuelos en parapente, de los nuevos parqueos en donde podrán dejar sus carros.
Aquí en Panajachel, los turistas son bienvenidos, claro que los queremos pero no de esos mochileros que no consumen, ni compran nada. Queremos el tipo de turista que va a Antigua: el que gasta dinero, el que compra artesanía y ropa. Ese es el bienvenido, el que consume y se va, no el que se enamora del lugar y se queda a vivir. No queremos que compren nuestras tierras y traigan sus costumbres de droga y perdición.
Y es que ustedes los periodistas tienen la culpa de las cosas malas que suceden, ya vió con la crisis de la cianobacteria, ¿qué necesidad había de hacer eso tan grande? Este año ni apareció. Sólo exageraciones son ustedes. Habría que limitarles lo que dicen.
Por otro lado, deje de referirse a las juntas de seguridad como “encapuchados”, no ve que son gente honrada, humilde, preocupada por su pueblo. Mientras usted duerme tranquila, ellos la cuidan. Ellos atacan solo a los malos. Como dice el dicho; nada teme el que nada debe. Los casos de gente apaleada, golpeada o tirada al Río San Francisco, no son para tanto. Todos se lo merecían, todos eran gente que había tomado más de la cuenta, borrachitos que deberían estar dormidos a esa hora y no deambulando por las calles. Si de verdad fuera ilegal o algo malo, no tendríamos a la policía de nuestra parte, no actuaríamos con tanta tranquilidad.
Así que usted invítelos, aquí van a estar seguros, no les va a pasar nada malo. Eso sí, mejor si no beben, ni ríen fuerte, ni salen de noche.
Lucha libre publicada en elPeriódico el miércoles 20 de abril del 2011.

martes, 12 de abril de 2011

Para no enamorarme



Aquello de pan y circo para el pueblo tiene su versión tropical con el guaro y el fútbol. No deja de ser curioso que una de las frases más famosas de nuestro único Nobel de Literatura, tiene que ver con la borrachera. Somos famosos por la calidad de nuestra cerveza (fíjense en el “nuestra”) y lo sofisticado del ron zacapaneco. Y pronto por la Quezalteca con rosa de jamaica, de la que me declaro adicta en potencia. ¿Razones para chupar? Miles. Como dice la canción; tomo para no enamorarme, me enamoro para no tomar. En ese círculo, generaciones enteras crecen anestesiadas y convencidas de que la única manera posible de celebrar o enterrar una derrota es en un océano etílico. Pocos cuestionan la terrible dimensión de ser un pueblo embrutecido por el único producto que llega democráticamente a todos los hogares, incluso donde aún no tienen electricidad, ni asfalto, ni letrinas.
Agradezco las bendiciones de una copa de vino diario, una cervecita fría que refresque, la cuba que nos nivela y hasta un tequilita astronauta (café, azúcar y limón) para curar la gripe. El elixir de los dioses es bendición del libre mercado y del libre albedrío pero también maldición para almas ansiosas.
Vean los efectos del guaro en la universidad pública que un día fue un hervidero de ingenio, intelecto, chispa, rebeldía y crítica. Hoy, el abuso etílico convirtió la famosa huelga en un chupadero cualquiera, micrófono abierto para escatología burda, violenta, machista y bastante aburrida. Universitarios de ojos vidriosos, pasos tambaleantes y chela en mano, embrutecidos por la misma oligarquía que tanto critican, trabajan para poder chupar, chupan para aguantar el trabajo.
Abundan las ofertas para beber pero nadie nos enseñan a parar antes de que nos alcance la goma.
Por cierto, tengo algo de taquicardia, los dejo, me voy a tomar un traguito.

martes, 5 de abril de 2011

Nota roja para La Señora Violencia



Nueve personas mueren a causa de la violencia (sic).
La Violencia como todos los días en este año electoral arremetió contra los guatemaltecos principalmente del área urbana. A pesar de las súplicas, oraciones, lamentos, diezmos y ayunos que la comunidad religiosa ofrendó, no fue posible evitar que La Violencia cobrara su dosis diaria de sangre. Según quejas de algunos vecinos, Dios parece hacer oídos sordos a la situación agonizante del país. Por tal razón, varias iglesias tomaron medidas de hecho. A partir de ayer, y hasta que pare de llorar sangre, en todos los cultos subirán cada día un poco más los decibeles de sus bocinas con el sencillo afán de hacerse escuchar a las buenas o a las malas por el señor que vive en las alturas. Los católicos por su parte han prometido detener el tránsito en las calles, avenidas y carreteras de todo el país, llevando en andas a influyentes y milagrosos personajes del santoral. Otro grupo asegura que asistirá a vigilias en las playas en busca de meditación y auto iluminación ya que aseguran que Dios sabe lo que hace, y que contra sus poderosos designios no hay nada que hacer (más que pasarla bien).
En colonias, barrios y aldeas se abastecen de pistolas, machetes, palos, bates, fusiles, manoplas y ametralladoras para hacerle frente a La Violencia que los tiene de rodillas. Varias universidades abrieron licenciaturas y postgrados para estudiar y entender La Violencia. Los legisladores calcan la ley antitabaco (aprendiendo de lo exitoso) para aprobar, lo antes posible, un acuerdo legislativo que le prohíba por fin a La Violencia cualquier tipo de manifestación pública. Fuentes con miedo a represalias, aseguran que La Violencia tiene cómplices entre muchos guatemaltecos, que la esconden dentro de sus casas o la exhiben hasta en las redes sociales con su amiga La Impunidad.
Si se topa con La Violencia por ahí, póngale la mano a La Conciencia y apele a la señora Humanidad.