martes, 9 de agosto de 2011

Voto por ella




En vista de que es imposible que cancelemos las elecciones y en su lugar hagamos un mega rave o un super festival, tendré que tomar una decisión electoral. Difícil no remitirme a la canción aquella de: “Yo tenía diez perritos… y no me queda más que uno, uno, uno, uno, uno.” Lástima que la vida real no sea una ronda infantil donde todos nos tomemos de las manos y juguemos a ser felices. Todo lo contrario. Se están rifando el futuro del país. Ahí en las vallas que inundan la ciudad, vemos los rostros de aquellos capaces de vender su alma y empeñar la nuestra al mismísimo demonio. Millones de quetzales que podrían acabar con el hambre en Guatemala convertidos en basura electoral. No creemos en filántropos generosos. Son inversiones que el próximo presidente deberá retribuir con todo y sus respectivos intereses e inflaciones. La moneda es variada: contratos, extensiones, leyes, favores, viajes, embajadas, ministerios, etc. ¡Están empeñando nuestra fe! Somos tan tristes en la desesperanza que olvidamos cómo divertirnos sanamente. ¿Qué tipo de alegría convierte la celebración en destrucción? Es cierto que nos fomentan el resentimiento, la desconfianza hacia el otro, la rabia y el rencor. Somos un pueblo de soldados pobres, que vive por y para la guerra. Nadie nos ofrece cambiar pistolas por libros, cuchillos por cuadernos, represión por trabajo, la bota en la cara por una mano amiga, los centros comerciales por academias, escuelas, etcétera. Somos un país con mayoría joven. Esto debería verse como una oportunidad y no como un problema. Más que la política partidaria, me interesan los compromisos de la juventud para vivir en armonía y democracia. Sé que a través del arte puede lograrse un país mejor. Lo tengo claro. ¡Yo voto por la paz!

Vea más en: http://yovotoporlapaz.com/

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Lucía por dar a conocer este esfuerzo.

Anónimo dijo...

Lo importante es votar, sino no aleguemos nada. Yo voy a votar porque voy con Guate.

Lucha dijo...

¿y qué opinas del voto en blanco?

Anónimo dijo...

Yo no voy a votar, porque con mi voto estaría legitimando un sistema que debe ser reemplazado con urgencia.

Si amas a Guatemala, vota nulo!