miércoles, 31 de diciembre de 2008

PArZú


Se cumplieron 12 años de la firma de paz en Guatemala. La artista Rosa Chavéz y yo nos fuimos al centro a participar en una feria en honor de dicho evento. Nos armamos de literatura ajena y algo de nuestras propias reflexiones de paz.

Además, llevamos unos yesos y ganas de parir textos sobre el asfalto urbano de la capi.

Los escenarios ideales: la Plaza Barrios (frente al museo del Ferrocarril), la Corte Suprema de Justicia (lástima que es un desierto en diciembre), el Parque Central y el ahora llamado parque Gómez Carillo.

Queríamos hacer una especie de scrabble gigante, jugar a la escritura automática, llenar de ideas la piel gris del corazón de nuestro no país. Y por supuesto invitar al público y a los curiosos a tomar los yesos para expresarse mientras el sol de medio día actuaba de severo juez.

Los niños y niñas fueron los primeros en unirse. Sin complejo se pusieron a pintar palomas, corazones volando, banderas al viento, y no faltó el pequeñín que con expresión seria escribió su opinión tajante: La paz no existe. Curiosos se detenían a leer y otros ajenos al alfabeto preguntaban lo que significaban esas rayas en el suelo.

La experiencia en general fue linda: compartir con la gente de a pie nuestras palabras y pensamientos. Y verlos reaccionar. Como al guardián del parque Gómez Carrillo, quién decidió reprocharnos la acción y expulsarnos del lugar. “Este lugar es privado y ustedes no pueden rayar el piso sin permiso del dueño”. Y quién es el dueño, pregunté. “Arzú”, respondió el burócrata de Tu Muni.

De nada sirvió tratar de explicarle la actividad ni enseñarle el recorte de prensa que nos anunciaba. Ni modo: patrón, es patrón. Como estábamos en pleno ejercicio de paz, decidimos no pelear.

Nos fuimos tirando monedas de a quetzal al aire. Y hasta una estatua del parque dejó su movilidad... y nos siguió.

PArZú.

(Lucha Libre del 31 de diciembre del 2008 publicada en el periódico)

domingo, 28 de diciembre de 2008

Jesuseando

Llámelo el primer hippie de la historia, el revolucionario más publicitado de todos los tiempos o el mismísimo hijo de Dios. No existe nadie a quien realmente le conste si fue o no fue. Las vicisitudes de su vida son conocidas en todo el planeta Tierra y utilizadas por las religiones para cualquier cosa. En nombre de Él se han cometido las peores injusticias del mundo (Guerra Santa, Inquisición, lapidación de mujeres) y se han saqueado, matado y torturado pueblos enteros.

Todo el mundo se siente con el derecho de saber quién fue Jesús, qué decía y qué no hacía. Hablar, por ejemplo, de su posible vida sexual puede crear caos social y levantar odios insospechados. Pienso en la película la Última Tentación de Cristo y en la novela El Código Da Vinci.

A pesar de que la imagen que nos han trasmitido de Jesús ha sido siempre la de un tipo desenfadado, que tiene pelo largo, barba descuidada, que anda en caites abrazando niños y rodeado de putas y ladrones, muchas personas prefieren imaginarlo envuelto en mantas finas, oro y regalos. Y sólo nos basta con dar una vuelta en estos días en los centros comerciales para entender el espíritu de Jesús que la mayoría de gente prefiere imaginar. Hay gente capaz de matar por obtener un parqueo cerca de las gradas eléctricas (en gringolandia, dos padres se mataron a balazos por un Elmo) o por llegar primero a la caja registradora.

No logro entender, ¿cómo se explica que de Cantinflas existen derivaciones como cantinflesco, cantinflear, etcétera y de Jesús no existe nada parecido? Sería lindo decir: “esta Navidad me dedicaré a jesusear en las áreas pobres del país” o “no iré al convivio esta noche pues estoy jesuseando en la terminal”.

Pero nada de eso existe, y no faltará quien diga que ya estoy cantinfleando.

(La Lucha Libre publicada en el periódico el 24 de diciembre del 2008)

Envueltito

El regalo de Navidad que más me gusta es el tamal.
En ese pequeño paquetito de sabor se encuentra la esencia de esta fiesta creada para compartir. El tamal, sea negro o colorado, trae adentro los mejores ingredientes que la cocinera puede dar, condensando en un solo plato, amor, sabiduría y paciencia. Me encanta la forma en que viene envuelto, cuidadosamente doblado y hasta con moñita.
Además, aunque un tamal siempre es un tamal, también es una sorpresa porque son diferentes los que hace Doña Tina, con los de Doña Coni, por ejemplo. Unos traen pasas, almendras, ciruelas y otros garbanzos o aceitunas.
El tamal no sólo es un regalo completamente útil, sino que es comestible y también ecológico, ya que sus restos se extinguen en uno o dos días, contra el plástico que puede tardar 200 años en desvanecerse del planeta.
Así es que me pongo triste cuando pienso que el tamal puede desaparecer, que quizá dentro de diez años, cuando todas las sabias viejitas y pacientes cocineras se hayan muerto, el plato típico de la Navidad será el pavo enlatado (ya ni se llamará chompipe, pues a muchos le suena shumo).
Volviendo a los regalos, cuando veo a la gente abarrotando los centros comerciales, a veces tristes de no poder gastar más dinero en regalos, pienso que hemos perdido el rumbo, que creemos que lo material es más importante que lo espiritual y lo que se hace con amor.
En estos tiempos de crisis, podríamos tratar de volver a regalar galletas hechas en casa, pasteles de Navidad, trenzas de jamón y queso, jaleas caceras, fotografías, discos de música seleccionada, juguetes tradicionales o artesanías hechas a mano.
Es mejor comprar a un pequeño productor, a la vecina que intenta ganar algo de dinero extra o a la cooperativa del pueblo aquel, en lugar de darle al que más tiene, al dueño del gran supermercado, al monopolio o al que siempre nos roba.
Así que con suerte, el otro año aprendo a hacer tamales y si consigo ayuda de amigos, hijos y pareja para prepararlos, quizá hasta los invite a ustedes a probar cómo me quedaron.
¡Feliz Navidad!

(Lucha Diaria publicada el 23 de diciembre del 2008 en elQuetzalteco)

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Becas para Santa Clara Chajul

(Julio Peréz Raymundo tiene 18 años estudió 3 básico en el Instituto Santiago en Ixcán éste año, gracias a un padrino que lo ayudó con los gastos).


Hace tres años conocí las Comunidades de Población en Resistencia de la Sierra (CPR), visité sus casas en la montaña, vi sus paneles solares, su camino de tierra, sus necesidades y la gana de aprender en los ojos de los niños.

Me frustré ante la ineptitud del Ministerio de Educación y del gobierno para dar prioridad a estas comunidades en la lucha por una vida digna. Para obtener una precaria y pobre telesecundaria pasaron seis años haciendo trámites burocráticos ante la indiferencia institucional. Como son gente acostumbrada a luchar, no se resignaron fácilmente si no que me involucraron a mí, y a más voluntarios a intentar resolver lo que al Gobierno siempre le ha pelado. Para muestra, este año el Estado dejó de ejecutar Q750 millones de quetzales presupuestados en atención a menores.

Mientras tanto, estudiantes la Región Ixil de lugares como Santa Clara Chajul, Nueva y Antigua Amachel, Uspantán y otras comunidades que ni siquiera se encuentran en el mapa del país, buscan ayuda para continuar sus estudios, pues deben pagar pasaje diario a sus lugares de aprendizaje, útiles y otros desembolsos imposibles de cubrir con los sueldos de sus padres. Desde hace dos años, amigos y personas que no conozco han confiado en este no proyecto, y han depositado lo que han podido para ayudar. Con el dinero, más de 80 niños y niñas han estudiado y se logró pagar incluso el sueldo de una maestra. Este año, también soñamos con contratar a un maestro de mecanografía y ayudar a más y más alumnos.
Esta Navidad, dé un regalo especial, cambie una vida, ayude a una persona a terminar sus estudios. Deposite en Banrural, a nombre de ADIM, Beca Estudiantes 3-200-01076-2 o pida más información a becasantaclarachajul@gmail.com o wuachalalcuyuch@gmail.com o llame al 5-191-3163 con Gregorio Cuyuch.

(Lucha Libre del 17 diciembre del 2008 en el Periódico)

lunes, 15 de diciembre de 2008

Se fué Chepe Zarco


José Eduardo Zarco se ha ido ya. Lo dirán los periódicos de hoy, los noticiarios de ayer. Intento retener las imágenes que tengo de él, y siento como una sonrisa se cuela en mi rostro. No era un tipo convencional pero si tenía algo excepcional.
Recuerdo que lo leía en su columna T-MAS. Una vez le escribí una carta indignadísima. Recién, Chepe había comenzando una campaña para promover un calendario bajo el lema: “Guatemala no solo exporta paisajes y ruinas, también mujeres hermosas”. Su intención era halagar y promover la belleza femenina de la chapinas (una de sus debilidades), demostrando al mundo que podíamos competir en hermosura con las grandes modelos universales. Por supuesto, las fotos eran todas de chavas con rasgos occidentales disfrazas con trajes típicos. Algo que en mi opinión era patético y machista. No recuerdo que me contestó Chepe pero ahí comenzamos una comunicación, gracias a la cuál hoy usted me lee en el Quetzalteco.
Quiero resaltar también dos campañas, que Chepe impulsó. Una fue aquella de “No sea Coche” que intentaba crear conciencia en la gente para que no tirará la basura en la calle. La otra fue Libertad de Expresión Ya! un proyecto que marco mi vida. Se realizó un concierto de rock que duró doce horas y que fue grabado para luego sacar un disco, y hasta un video. Firmamos un documento y demostramos que queríamos entrar a los noventas con libertad para expresarnos. Ese fue el comienzo de una buena era.
No sé qué paso después, no entiendo por qué Chepe no siguió trabajando en sus proyectos locos. Supongo que fue desilusionándose de la vida, dejando de creer en su fuerza para cambiar el mundo, y resignándose a su papel de pobre niño rico.
Me lo topé de nuevo cuando estuvo a cargo de renovar el Quetzalteco, siempre me trato bien y respeto mi trabajo. A veces nos peleábamos por temas de género. Yo lo molestaba de machista y él a mí, de feminista radical.
Luego supe de él por la revista Y Qué? Con la cual siguió promoviendo la libertad de expresión, esa misma que será censurada cuando usted lea las causas de su muerte en los medios de comunicación. Así de irónica es la vida.
¡Adiós Chepe!

PD: También existe un proyecto de serie televisiva que se iba a llamar El Cuarto Poder pueden ver el piloto en youtube, nunca lo logró sacar al aire.

(Lucha Diaria publicada en el Quetzalteco el martes 16 de diciembre del 2008)

miércoles, 10 de diciembre de 2008

La corte de Guadalupe

Fin de año en Guatemala, poblado de personajes dignos de la mejor antología surrealista. El primer lugar se lo lleva sin duda, el gordito de la Coca Cola; barba de Quijote, moda a lo Caperucita Roja, panza como trofeo al exceso, homenaje a la gula y al consumismo voraz. Su hogar son los centros comerciales, en donde hace de silla a niños y niñas, que esperaron en calma cola, por su dosis de engaño. De fantasía, diría el genio Walt.
Gorros rojos en los semáforos, en las tiendas de lencería fina, en las protuberancias de las edecanes, en el pastel del convivio.
La Guadalupe no es una virgen, sino el comienzo de un viaje embriagador y difuso hacía el alcoholismo. La maldición gitana se espera como el maná del cielo. A los niños se les hace bigote y a las niñas chapas rojas. Que linda se ve la virgen con su güipil. Que hermoso José con su morral. Precioso el niño Jesús en el pesebre pobre.
Ositos de peluche para adornar el templo, caldo de huevo para la goma, regalos para quedar bien, aguinaldo para pagar las deudas, alka seltzer para el exceso, tamales para el patrón, canasta de plástico para la muchacha, fetiche para mi amor. Hay que acabarse el presupuesto de la nación. Compra, nena, compra.
Los niños de la CA-1 ensayan para decir adiós, siempre hay un alma buena que tira dulces desde el automóvil. La prensa otra vez olvidó que Scooby Doo ganó el segundo lugar en el Convite de Chichicastenango. He-man muestra celos, Rambo será el próximo año, la Hello Kity está cansada de ensayar también para el baile del torito.
Un villancico taladra mi cabeza, escucho las campanitas sacudirse la nieve del Polo Norte sobre un pinabete en extinción. Nadie me invita a una posada. Muero por el ponche y el sonido de las tortugas.
¿Qué se sentirá ser canchifín?

(La Lucha Libre publicada el miércoles 10 de diciembre en el Periodico)

martes, 9 de diciembre de 2008

La Garra Chapina


Que alegría compartir con mis hijos parte de mi vida y de lo que soy. El rock nacional, los conciertos de Viernes Verde, La tona, Bohemia, Fábulas Aticas, y la tribu de los nahuarimos llenaron mi adolescencia de música, mis días de emoción y amigos. ¡Felicidades a los Viernes que han trabajado tanto sin descansar en la aventura músical! ¡Gracias por recordarnos que se puede llevar una vida acorde con los sueños! ¡Que viva la garra chapina!!

Querido Santa:

Tendría que empezar con decirte que soy una escéptica. Dudo de la veracidad de tus barbas blancas y de tu desinteresada intención de filántropo para niños y niñas. Dudo de tu panza bonachona y de tu risa fácil. Seguramente es culpa de mis padres (como todo). Fui una niña a la que nunca engañaron, en la que no sembraron la semillita de la fantasía ni de la mentira. Tuve siempre a la mano muchos libros, ahí leí todo lo permitido y también lo prohibido. Y en ninguno de esos libros encontré ni rastro de tu historia, ni una foto, ni una cita verdadera de tu vida.
Pero ha pasado al tiempo, el mundo ha dado muchas vueltas. Y yo he caído varias veces en esos interines. Se han derrumbado mis creencias, he edificado nuevos dioses, los he vuelto a despedir. Y a veces, cuando en el Olimpo de mi alma no encuentro nada, pienso en ti y en tu capacidad de seducción mundial. Ahí estás, logrando acaparrar la atención en cada rincón del planeta donde alguien toma una Coca Cola.
Eso me ha llevado a reflexionar en tu poder. Y bueno, ya que los presidentes no hacen milagros, ya que el Congreso es incapaz de cambiar la más mínima realidad, ya que los dioses andan creando nuevos mundos, pues talvez Santa pueda hacer milagros.
Y aquí estoy yo, desde la humildad de mi existencia, mandándote una carta al Polo Norte para pedirte unos humildes regalitos para algunas personalidades de Guatemala que me ponen nerviosa y de mal humor. A los congresistas del país, me gustaría que les dieras una dosis de dietilamida de ácido lisérgico con el fin de alterarles la conciencia y llevarlos a un estado místico de meditación y reencuentro con su ser. Quizá así se den cuenta del papel que tienen en la historia nacional y de la forma en que podrían cambiar el rumbo del país en un mejor sentido si tan sólo tuvieran la intención de hacer el bien y no el mal. Un encuentro con su conciencia y su ser en medio del universo, les caería de maravilla. Al ex presidente Portillo, a Reyes y a su corte de malandros, regálale un viaje sólo de ida a Pavón. A los ministros del país, un poco de ética, moral y unas pilas recargables con energía limpia.
Esto para empezar, dependiendo del resultado…te pido más…

(Lucha Diaria publicada en el Quetzalteco el martes 9 de diciembre del 2008)

jueves, 4 de diciembre de 2008

Justicia Maya

El Estado Guatemalteco se ha fundado en teorías, leyes, formas de gobierno importadas del planeta entero. Y ha dado la espalda (por no decir otra cosa) al indígena guatemalteco. Hoy vemos que no somos nada, que el sistema no funciona. A Portillo sólo le faltó entrar en un burro y los saludos con palmas. Se vislumbra con sólo ojear los periódicos que en las próximas elecciones lo veremos acarreando muertos. También al dueño de Xetulul se le ven las ganas de montarse al show.

Pan y circo, ¡no más de eso por favor! Lástima que Panchorizo no va para presidente.

Pero volviendo a las espaldas del Estado, yo veo un país que arde. Y del otro lado, un pueblo que sigue trabajando a pesar de los malditos congresistas y sus huesos, sus mafias, sus traiciones, sus tratos turbios, sus presupuestos, sus manifestaciones.

Yo quiero algo radical. Ya no quiero más votos secretos en urnas. Urnas para los muertos. El pueblo sigue vivo, camina, avanza, va hacia adelante. La justicia maya es un hecho. No se trata de opinar si es correcto, si es ilegal, si es paralelo. Existe como el aborto, aunque se firmen mil libros de vida y mil leyes que lo vuelvan ilegal.

En Todos Santos Cuchumatán, han puesto un ejemplo, han mandado a la mierda a la Cervecería Centroamericana. La Licorera Nacional es un recuerdo del ayer. No importa cuántos abogados manden, ni si Malacates llega a cantar por una gallo más.

La ley de pueblo sí se cumple.

Y así, en cada montaña, aldea o caserío, las leyes propias van ganando espacio. Ya nadie quiere saber del Estado. No somos un país. Guatemala no existe.

A mí que me juzguen los mayas. Prefiero un par de chicotazos con palo de membrillo, que mi cabeza cortada en la portada de Nuestro Diario.

(Lucha Libre publicada en el Periodico el miercoles 3 de diciembre, se puso bueno ahí el debate)

martes, 2 de diciembre de 2008

¿En qué cree el diablo?

La prensa dominical nos trae a veces sorpresas noticiosas. Una encuesta para medir nuestra mágica concepción de la realidad. Un bosquejo de la mente mística de los guatemaltecos. Un juego para medir con porcentajes la capacidad de asombro del chapín ante los fenómenos sobrenaturales. Incoherentes cifras del realismo mágico en la Eterna Primavera.
Ochenta por ciento, francamente nos son supersticiosos. Cincuenta por ciento creen en el diablo. Eso nos da un treinta por ciento de escépticos que creen en Satanás. ¡Que milagroso pensamiento científico mágico! Faltó preguntar cuántos ya escribieron su carta a Santa Claus, cuántos creen que Portillo terminará en la cárcel y cuántos están a favor de la virginidad de María. Seguramente las respuestas nos llenarían de gozo carismático.
Con razón en Guatemala son mínimas las denuncias de violencia intrafamiliar. Eso explica el porqué los vecinos no testifican en los juzgados cuando son testigos de golpes y maltratos a las mujeres.
Es que seguramente fue La Llorona. No era los gritos, ni los llantos de la Juanita pidiendo ayuda ante el salvaje que la deja moreteada sin compasión. Sólo era una leyenda basada en la vida de una mala mujer.
Como el borracho idiota que sube al carro cerrando un ojo para poder ver, calculando para meter la llave en el agujero de arranque y no en su nariz. Ese es de los que cuida El Cadejo, luego de romper las bolsas de basura. No importa si en el trayecto a casa, en su máquina de muerte se pasa llevando a un par de cristianos.
Talvez no se encomendaron a Dios, quizá fue la voluntad del Santísimo. No hay que cuestionar los designios del Señor. Por eso los convivios son sagrados. Nadie olvida la opera prima de Jesús, en cuestión de milagros: el vino es más alegre que el agua.
Diciembre es el mes más místico del año, nos da tiempo para demostrar nuestra fe. Por supuesto, después de quemar al Diablo. Mejor si vivo para que sufra mucho. No ven lo malo que es el condenado. Si, que sufra mucho. Fuego para quien vive en el fuego.

Cien por ciento de los encuestados creen que es un buen castigo.

(Lucha Diaria publicada el martes 2 de diciembre del 2008 en el Quetzalteco)

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Fémina violenta


La violencia contra las mujeres puede ser tan sutil como un perfume. Cosificarse en fetiche. Evaporarse con el batido de unas alas nocturnas, morder cuellos con pólvora y metal.

La publicidad es uno de los verdugos más crueles del ego femenino. No somos más que consumidoras bobas tras la felicidad, adictas al orgasmo que da la tarjeta de crédito.

No hay moral cuando se trata de vender una adicción, de aprovecharse de una debilidad, de lucrar con la celulitis y las arrugas.

Las religiones más poderosas del mundo construyeron sus imperios jugando con prohibiciones, pecados y castigos eternos hechos a la medida del cuerpo femenino. Todos los miedos ante la profundidad de una mujer, convertidos en opresión.

La castidad de una virgen y la entrega de una madre, trampa mortal para la libertad. El sacrificio cosido en cruceta bajo el corsé de una iglesia.

La buena mujer calla, y aguanta, perdona y espera, suplica y llora, ama y confía. El amor es un anzuelo que no perdona, que no soporta egos. Y en nombre de él, se han cometido las más grandes injusticias, se han construido las peores prisiones. Ella de él. Eterna hija de, esposa de, amante de, vida de prótesis sin alas propias.

Una persona sin autoestima acepta golpes, maltratos, insultos. Cree que se lo merece. La cosificación del ser humano no es patrimonio de una clase social, de un país, de una religión, de un partido político. Una mujer no debería ser una propiedad que se compromete, se vende, se transa, se negocia. No debería verse como una mercancía.

Las mujeres no son objeto de decoración, trofeos de caza, estampitas coleccionables o intercambiables. Para evitar la violencia contra las mujeres, no sólo hacen falta campañas. Empiece en su casa, no críe un macho, no críe una hembra.

Críe seres humanos, son más felices y más plenos.


(La Lucha Libre 26 de noviembre publicada en el Periódico de Guatemala)
Foto: Grafitti en Kalmar Suecia, octubre 2008)

martes, 25 de noviembre de 2008

Friíto del Norte


Los dedos están fríos, las orejas insensibles, la piel seca, las nalgas como un congelador. El viento del norte me escupe en la cara el aliento de focas y pingüinos. Frazadas para los pobres, suéteres para los necesitados, limosnas para calentar la conciencia, ponche para Navidad. En el cielo vuela un barrilete, un niño se ciega los ojos con el sol, otro llora, acaba de conocer el verde y ácido color de la envidia.

Noviembre es el mes en que el cielo se viste de gala, saca sus rosados, fucsias y morados, sale a conectar a los pocos cursis que aún ven los cielos en busca de sueños y no de aviones. También es el mes para pensar en los muertos, para limpiarles la tumba, invitarlos al fiambre, cambiarle las flores, decirles: te extraño, te recuerdo, te pienso. Al cielo, a lo alto, se alzan los mensajes que van al más allá. Más Alá.

Se llenan las plazas de festivales, se agota el presupuesto, se lucen las bufandas, los gorros y los guantes. Nos vemos en las salas de cine, desnudos de ideas, llenos de malas palabras, gasolina audiovisual para la autoestima chapina. Las señoras de ayer, de hoy, de mañana juntan los lenes, vitrinean, compran regalos que luego envuelven en papeles no reciclables. Alguien añora sorprenderse con un tamal, envuelto en hoja de plátano.

Algunos niños escriben cartas para un panzón de rojo que vive en el polo norte. Se portan bien y ven para todos lados, no sea que un chismoso le bloquee el regalo tanto tiempo esperado. El empleado espera que su aguinaldo se multiplique y no desaparezca en las necesidades diarias. Los convivios seducen a los bolos, un trago más, sólo uno más, hasta el cansancio, hasta el vómito inerte, apestoso, patético.

Y los hombres y mujeres solos sienten el frío calando en el alma, en los huesos que tiritan de ganas de abrazos, calorcito rico del que calienta el mundo, del que hace que se muevan las montañas, que exploten los corazones, que la rueda gire y gire, que se reproduzcan los sueños.

Noviembre es así, es un mes loco, es un mes frío, que trae ráfagas frescas de ilusiones, que limpia el cielo para que las estrellas se vean brillantes allá arriba.


(Lucha Diaria publicada en elQuetzalteco el 25 de noviembre del 2008)

domingo, 23 de noviembre de 2008

Guatemaltecos en Barcelona

El Juanka e Ivan


París ha pasado de moda. La capital mundial de la cultura se ha corrido al sur en busca de sol. Barcelona seduce cada día a más artistas que llegan a ella en busca de un sueño. Los chapines también se hacen presentes.
Lucía Escobar, especial para Siglo 21

Seis de la tarde en Barcelona. Niños, ancianos y jóvenes de distintas nacionalidades se arremolinan frente al Banco de España, a po-cos metros de la Plaza de Cataluña. La famosa Rambla con sus artistas callejeros comienza en ese punto. Intento hacerme un lugar entre el público para ver de dónde sale ese sonido tan jugoso. Un grupo de siete músicos hace bailar a la concurrencia. El cantante destaca ante mis ojos por sus pantalones típicos de Sololá. Salta como un desquiciado por la acera, corre de un lado a otro, mientras el hombre del staff lo persigue agazapado para desenredarle el micrófono. Algunos bailan relajados, otros sólo ven y escuchan, pero la mayoría sigue el ritmo con los pies o la cabeza, unos menos corean las canciones y una madre intenta jalar a su hijo en vano. “Hasta que termine el concierto”, sentencia rotundamente el pequeño.El chinito que vende los discos compactos no descansa, se los compran como pan caliente. “Guatemaya, quema copal…”, canta el líder de Barrio Candela. En su intervención, Juan Manuel Martínez, nombre oficial del Dr. Sativo, oriundo de Quetzaltenango con raíces cubanas, incita a los asistentes a moverse para dar espacio al nuevo público que se acerca. En una especie de spanglish con algo de catalán, les recuerda que los músicos viven del dinero dejado en la funda abierta de la guitarra y de los discos vendidos.

La cantidad que me da luego el Dr. Sativo cuando nos sentamos a platicar es de 10 mil copias vendidas de Se quema, su segundo dis-co. Esto sólo durante el verano. Quizá hubiera desconfiado de la cifra, pero lo vi con mis propios ojos: venden un promedio de 100 discos por hora tocada, libres de impuestos. El Dr. Sativo se ha secado ya el sudor, ha tomado agua, y tiene algo de energía para contarme que nunca antes ha vivido tan bien de la música como desde que reside en Barcelona, hace tres veranos ya. “Este año conseguimos un permiso municipal para tocar 2 horas diarias, 5 días a la semana. Como ves nosotros hacemos una presentación muy profesional con equipo de amplificación, staff y todo lo necesario, somos 7: 2 guatemaltecos, 2 chilenos, 2 paraguayos y 1 mexicano”. Esto no sólo le permite vivir dignamente de lo que le gusta hacer sino que también es una plataforma para darse a conocer. “No olvidemos que músicos como Manu Chau, Ojos de Brujo, Che Sudaka, Muchachito Bombo Infierno y Made in Barcelona, se foguearon aquí”. La cantidad de gente que camina diariamente por La Rambla la convierte en un escenario perfecto para la exposición pública. De ahí que Sativo sea también parte de la Asociación de Artistas Callejeros de Barcelona. En esas presentaciones de calle, Barrio Candela ha hecho los contactos para giras, conciertos en fes-tivales y fiestas privadas en Francia, Holanda y Alemania.


A estos mismos países y también a Suecia, Noruega e Irlanda ha llevado su ritmo otro guatemalteco: José Roberto Pérez. Conocido en el ambiente como el Pérez o Rigo Pex, se radicó en Barcelona hace cinco años, “movido por una sed de ver cosas y de experimentar una soledad creativa”. Hoy, junto con el español Raúl Berrueco, forma Meneo, un proyecto audiovisual de música electropical realizado con un par de Gameboys. “Creo que cualquier inmigrante debe pasar por 3 años para empezar a realizarse. Desde conocer el sentido común de los conceptos sociales hasta tener cierta estabilidad económica que te permita seguir tus intereses”. Lo dice Pérez, quien ha trabajado desde repartidor de volantes hasta editor de revistas para ganarse el pan diario. Aparte de su proyecto Meneo, que lo llevará en diciembre a Irlanda y Nueva York, este músico guatemalteco, que fue coproductor del Festival Tripiarte hace ocho años en Correos, ahora trabaja como gestor cultural del Kültur Buró Barcelona. Con esta entidad, Pérez logró recrear Tripiarte, pero en la ciudad españo-la, también en un antiguo edificio de Correos. “Me he encontrado creativamente, ya que aquí hay ciertas garantías y comportamientos sociales que hacen que toda la sociedad se la quiera pasar bien, y, por lo tanto, el grado y velocidad de comunicación son geniales. Acá cada uno hace lo que quiere y punto; eso sí, sin dañar a nadie”.


Próxima estación: también es musical

Bajando por la Rambla es imposible no parar a ver el abanico de estatuas vivientes, futbolistas, acróbatas, solistas, magos, actores y artistas en general que muestran su trabajo a cambio de algunas monedas. Según me cuentan, entre ellos hay también guatemaltecos. Pero mi próxima cita ya no es con artistas de la calle. En La Boqueria, ese mercado impresionante con sabores, olores y productos de todo el mundo, me esperan Juan Carlos Barrios e Iván Lorenzana, mientras descansan un rato de su trabajo creando la banda sonora del largometraje El regreso de Lencho, del novel cineasta guatemalteco Mario Rosales.“En Guatemala soy Juanka, el de Bohemia Suburbana. Aquí soy primero Juanka el inmigrante que debe regularizar su situación, bus-car trabajo, sobrevivir”. Barrios tiene el proyecto Radio Zumbido, con el cual ha sacado ya dos discos compactos. No para de trabajar produciendo, copilando y componiendo música. “Me gusta la realidad que me estoy creando aquí; me nutro con la diversidad. No digo que sea mejor o peor que en Guatemala, sólo que a esta edad (35 años) necesito estar con gente de todos lados que piense variado. Todo eso repercute en tu arte. Aquí la gente tiene técnica y en Guate tenemos calle”.

El día que Juanka fue a inscribirse como músico al consulado guatemalteco en Barcelona, le dieron el contacto de Iván Lorenzana, colega en el sueño musical, quien recientemente había dejado sus datos allí. Se llamaron y comenzaron una buena relación que no se ve afectada por los distintos géneros y estilos que cada uno practica.

Lorenzana es un músico clásico que salió de Guatemala hace ocho años, buscando un espacio. Al principio tocaba en la calle y lue-go repartió currículos por toda Barcelona. Sabía que no podría trabajar en nada más que no fuera hacer música, ni siquiera vendién-dola —duró dos días trabajando en una venta de discos—. Ahora da clases en un par de escuelas, tiene un contrato de trabajo, un seguro, un currículo que va creciendo y, además, la intención de dar a conocer el talento de sus colegas guatemaltecos en Barcelo-na. “Con la finalidad de tener una plataforma para presentar proyectos de chapines, fundamos CREARTE, en 2006, junto con Virgi-nia Samayoa. Nuestra primera actividad fue montar una orquesta de cámara local que interpretara música barroca guatemalteca. Luego, con la incorporación de Lucía Morán y Ximena Chapero, empezó lo del festival de cine (lea Sin subtítulos en Catalán)”. Para Lorenzana, estos éxitos se ven empañados por la nostalgia del terruño guatemalteco. “Estar aquí, lejos de Guatemala, a veces me hace sentir como en un no lugar”.

Ese sentimiento de comunidad, de familia que se vive más en Latinoamérica es lo que ahora añora Leo Carro, argentino de nacimiento que después de casi 15 años en Guatemala se siente tan chapín como cualquiera. Me lo encontré ayudando a montar el sonido en el ciclo de cine guatemalteco, en el Museo Barrier Mueller de Arte Precolombino. “Acá todo es 100% negocios. En Guate tenemos miles de amigos y fans ayudando, gente tratando de que suenes en la radio. Sin un centavo de por medio. Es por la necesidad de agruparse, de pertenecer a algo. Aquí la movida es más individualista. En ese sentido extraño Guate”. Leo Carro también colaboró con la música para el Audiovisual de Creacine 08, sacando tiempo del proyecto que lo llevó a Barcelona. “Vine con Estefani Brolo, cantante guatemal-teca y coautora de nuestro grupo, Tripsounder. Buscaba un lugar que me pudiera dar nuevas influencias, y que me ayudara a encontrar lo que musicalmente estoy buscando”.


Las chapinas superpoderosas

Luego de dar vueltas en círculos y de perderme en las calles del Barrio Gótico, llegué a la presentación de la película Las Cruces Po-blado Próximo, de Rafael Rosal, en el Real Círculo de Artistas de Barcelona. En el proceso me encontré con tres guatemaltecas bajo la lluvia fina, acarreando monitores, pantalla, equipo de sonido, fichas técnicas, pósteres y demás. Virginia Samayoa, Lucía Morán y Ximena Chapero se han sudado toda la producción de este ciclo de cine. Claro, han tenido ayuda de varios voluntarios afines a Gua-temala, que han puesto su granito de arena. También la Asociación Share, formada por guatemaltecos que ayudan a guatemaltecos, ha colaborado con ellas. Lograron una buena convocatoria y las actividades se han llenado. En dos proyecciones se quedó gente afue-ra.Las 3 guatemaltecas llegaron a Barcelona con el afán de ampliar sus conocimientos. Morán se encuentra estudiando un Máster en gestión cultural y comparte un taller de pintura con 6 artistas de otras partes del mundo. Samayoa, que lleva 4 años viviendo en Bar-celona, se dedica a la producción de teatro pedagógico y a la creación de proyectos culturales para la asociación cultural CREARTE.

Chapero llegó en 2006 a estudiar un Máster en Dirección y Diseño de Proyectos Expositivos, en la Elisava (Escuela Superior de Di-seño), y asiste a un programa de dos años de estudios independientes del MACBA (Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona). Actualmente, combina estas dos actividades con los proyectos que están poniendo en marcha desde CREARTE.“En mi opinión —dice Samayoa— creo que todos los guatemaltecos vinculados con el mundo del arte han escogido esta ciudad como destino, primero, por la facilidad del idioma y porque Barcelona, en la última década, se ha dado a conocer al mundo como una capital cultural donde existen plataformas que dan cabida a propuestas artísticas, al diálogo intercultural y a la experimenta-ción. Ese diálogo intercultural se manifestó en los foros de las presentaciones de las películas guatemaltecas.

A las proyecciones llegaron tanto chapines radicados en el exterior, como gente afín a Centroamérica”. Según Samayoa, en Barcelona conviven per-sonas de 130 nacionalidades diferentes, volviéndola una ciudad cosmopolita que parece no temer a los inmigrantes. Esta es quizá una ventaja en un mundo que teme cada vez más a lo diferente y lo manifiesta mucha veces con discriminación. Un problema que ninguno de los artistas consultados sacó a flote.


Y más y más gente

“Tu cara me suena conocida”, le dije a quien luego identifiqué como Ethel Barahona Pohl, una salvadoreña que fundó, con su so-cio y esposo, el arquitecto guatemalteco César Reyes Nájera, la editorial dpr_barcelona, que hace énfasis en el trabajo de arqui-tectos emergentes y sus proyectos innovadores. “En nuestro primer libro, piel.skin, publicamos la Biblioteca Villa de los Niños, ubi-cada en la zona 6, diseñada por los arquitectos Solís Colomer. Este libro está únicamente online (http://skinarchitecture.com) y po-see enlaces con Google Maps, para ver cada uno de los emplazamientos de los proyectos publicados. De alguna forma, por me-dio del libro, gente que tiene poco o ningún conocimiento de Guatemala, puede llegar a ella”.Y así como encontré guatemaltecos haciendo cosas, también platiqué con los que apenas están llegando a absorber y aprender.

Entre ellos se encuentra Pablo Valladares, quien luego de estudiar cine en Casa Comal, ahorró para continuar sus estudios en Barcelona. Mientras tanto, ha comenzado a colaborar con Leo Carro en iluminación y asistencia de producción. Tantos guatemaltecos trabajando en Barcelona y dando a conocer su talento, y yo sin fotógrafo.

¿Quién guardará la memoria visual de esos encuentros? Ahora la veo: Sandra Sebastián está estudiando por dos años antropología visual en tierra catalana. “Yo no entro en la categoría de artista”, se atreve a decir quien es capaz de hacer una hermosa foto en medio de la violencia cotidiana de Guatemala. Por su sensibilidad visual como fotorreportera es que ahora se encuentra gozando de una beca Ford en Barcelona, ha logrado mostrar sus fotos en una exposición itinerante internacional y participó en un libro. “Para mí, que soy empírica, esta es una gran oportunidad. Siento la responsabilidad de fijar con mi cámara los cambios que suceden en la sociedad. Por eso también co-mencé a tomar fotos de los guatemaltecos que trabajan y viven aquí”.Si todo va como lo sueña, quizá el año que viene Juan Carlos Barrios tenga listo el café que aspira poner en Barcelona. “Sería un lugar como el Café Oro, un punto de encuentro para los guatemaltecos, el lugar al que a mí me gustaría ir y es que somos la primera cama-da de chapines aquí, somos una fruta exótica, y eso hay que aprovecharlo”. Tal vez ese café tenga las características que Lucía Morán busca para exponer sus próximos cuadros. Ojalá suceda antes del próximo verano.


SIN SUBTÍTULOS EN CATALÁN

Con la idea de dar a conocer el cine Guatemalteco en Barcelona, CREARTE organizó un ciclo de audiovisuales que incluía dos pases de cortometrajes y la proyección de las películas Donde Acaban los Caminos, Las Estrellas de la Línea, El Pájaro Sobreviviente, Lo que Soñó Sebastián, Los Civilizadores Alemanes en Guatemala, Las Cruces Poblado Próximo, VIP La Otra Casa y Qak’aslemal. To-das las actividades se realizaron en diferentes lugares, como el Instituto Goethe, El Real Círculo de Artistas de Barcelona, Casa Amé-rica de Cataluña, Mau mau, Centro Cultural La Valentina, Museo Barbier Mueller de Arte Precolombino y la Sociedad General de Au-tores y Editores (SGAE).Además, las organizadoras, Ximena Chapero, Lucía Morán y Virginia Samayoa, lograron que la agenda se diera a conocer en la ra-dio, la prensa escrita, la televisión y medios electrónicos, llegando no sólo a los guatemaltecos radicados en España, sino también a gente con nexos con Guatemala. Algunos asistentes habían viajado alguna vez a Centroamérica, por motivos laborales o por placer, y sentían una gran curiosidad por conocer el trabajo de los cineastas chapines. La convocatoria dio resultados, con más de 750 partici-pantes en las actividades. Pero sobre todo lograron lo que nunca había conseguido el Cónsul de Guatemala en Barcelona: juntar a tantos guatemaltecos radicados allí en un solo evento. Cabe mencionar que las organizadoras de esta actividad únicamente contaron con el apoyo de voluntarios y 500 euros, donación de la Asociación Share.El ciclo de cine contribuyó a dar un vistazo de lo que es Guatemala, ya que después de cada presentación se llevaba a cabo un foro o conversatorio. Los temas que se tocaron fueron: La discriminación ladina-indígena, las cárceles, las pandillas, el conflicto armado en Guatemala, la prostitución, los prejuicios y la explotación de los recursos naturales. El público se notaba ansioso de saber más, de conocer la situación del país y también se sorprendió con la calidad de la producción audiovisual en Guatemala.

sábado, 22 de noviembre de 2008

el Patíbulo


Me duelen los huevos que no tengo
me pela la verga que no me cuelga
me cago en la madre de los idiotas
y que putas!!!!

miércoles, 19 de noviembre de 2008

De inframundos

Acabo de terminar de leer el documento "Los demonios del Estado de visita en casa: crónica de un allanamiento", escrito por José Rubén Zamora, presidente y fundador de elPeriódico. Estoy estupefacta. Me he quedado sin palabras, sin razonamientos, sin nada qué decir. Me siento como una niña que acaba de toparse de frente con el abismo.

Es cierto, mucho de lo que dice ahí es harto conocido por todos. No vivimos en Suecia. Estamos en un país en guerra solapada. No sabemos aún quién es el enemigo. O peor aún, el enemigo ha copado al Estado. Se encuentra en todas las instituciones como agente invisible, silencioso, mortal. Lo hemos dejado entrar y allanar sin escrúpulos en cada rincón de nuestro país. Le pagamos para que nos maltrate, para que nos humille para que nos robe. Somos ciudadanos inertes, continuamente anestesiados por cualquier sedante que nos den: el fútbol, la onda de Peña, las promiscuidades de Paris, el divorcio de Madonna.

Somos completamente indiferentes al dolor ajeno. Mientras no toquen a nuestra familia, a nuestro banco, a nuestra tierra, no actuamos, no nos solidarizamos.

Pero he visto una esperanza, una pequeña rama de olivo en el pico de un ave. Hay hombres y mujeres que luchan toda la vida, que no bajan la mirada, que prefieren morir torturados en manos del enemigo, antes que vivir como zombis sin corazón, sin sueño, sin ilusiones. Zamora es uno de ellos. Lo digo sin mamonerías, mi sueldo, mi espacio no dependen de lambisconeadas.

Y existen también muchas personas más, pienso en Gregorio, luchando en Chajul; en Nineth en la cueva de Alí Babá; en Claudia en su juzgado de Mixco; en los H.I.J.O.S con su protesta; en cada hombre y mujer de este país que no baja la cabeza, que tiene la dignidad y el coraje suficiente para no irse corriendo de aquí, para soñar y trabajar por un país mejor.

A todos ellos, mis respetos y también mi lucha.

(La Lucha Libre publicada el miércoles 19 de noviembre del 2008 en el Periódico)

martes, 18 de noviembre de 2008

La edad de Cristo

(Aqui en mis treinta hace tres años ya... con el Mik Peraza de fondo cantando el happy b-day)

Estoy convencida que la edad es relativa, se lleva en el corazón como un reloj que corre muy deprisa o que va muy despacio.
He cumplido ya 33 años de vida en este planeta Tierra. Soy una vieja para mis sobrinos, una niña para mis padres. Aún no he expulsado a los mercaderes del templo, no me han crucificado, apenas un par de milagros multiplicando el vino.
Estoy convencida que la edad es relativa, se lleva en el corazón como un reloj que corre muy deprisa o que va muy despacio. Hay días que me siento agotada como una ancianita que ha vivido mucho, pero hay noches que tengo la energía y la fuerza de una adolescente dispuesta a tragarse la noche y escupir vida en cada segundo. También hay momentos en que no soy ni joven ni vieja, no tengo edad, el tiempo deja de ser un concepto para barajar.
Para ser sincera, nunca he creído que la edad sea importante. No me molesto en ocultar cuántos años tengo, no me avergüenzo de mis canas (aunque al Tavo claro que le desagradan) , ni estoy ahorrando para el Botox, ni para la liposucción.
Si, hubo un tiempo en que me sumaba años pero más bien era una treta para poder entrar a las discotecas que me llamaban como el lobo a Caperucita Roja. Y el día que empiece a quitarme años seguramente será para copiarle al Alzehimer su lucha por arrebatarme los recuerdos. Mientras tanto procuro disfrutar de la vida, sin etiquetarme mucho, pues luego pesan los cartelitos que te obligan a ser o pensar de determinada manera.
Con 33 años no puedo asegurar que estoy a la mitad de mi vida, porque creo firmemente en las sorpresas que nos depara el destino, y sé que sólo la muerte es segura. Puede que suceda mañana y que todos mis sueños e ilusiones quepan entonces en la caja donde vaya mi cuerpo tieso también. Así que ahora procuro disfrutar cada momento como si fuese el último. Ya no soy aquella adolescente que pasaba días enteros encerrada en su cuarto, tratando de sacarle la verdad al espejito, espejito. Hoy, soy una hija agradecida, una madre culpable de todo anticipadamente y trato de ser una buena mujer y una excelente amiga.
Cuando muera, cuando mi cumpleaños sea un término obsoleto, entonces sí, este cuento se habrá acabado.
Y al lado de mi nombre, habrá dos fechas.

La Lucha Diaria publicada en el Quetzalteco el martes 18 de noviembre del 2008)

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Distopía Universal


(Expo de J. G. Ballard en el Maccba de Barcelona, alucinada y super bien montada)

Vivimos momentos extremos, emocionantes y perversos. La máquina que busca el tiempo ha comenzado a funcionar. El Gran Colisionador de Hadrones comprueba en cualquier momento si el Big Bang es cierto o pura fantasía, va buscando la partícula de Dios rezando por no encontrar sólo un agujero negro. J.G Ballard truena los dedos en algún lugar. Se escucha el Crash. El Papá negro se sienta cómodo en el trono mediático, el calendario maya camina inexorable hacia un 2012, banalmente publicitado.


Los polos se derriten, gritan histéricas las focas frente a las cámaras imperturbables de CNN. Las fronteras se cierran para los humanos y se abren de piernas al mercado. Piensa en inglés. Come en mandarín. Ningún ser humano es ilegal. Dame tu dinero y no te doy ni las gracias, parece ser la única ley que nos gobierna. Tanta información nos está matando. No dejamos tiempo para perder. La esquizofrenia social presiona mi cabeza como un embudo gigante sobre mí. Trabaja, gasta, compra, paga, luce.


Me cuesta digerir, entre tantos tontos datos, me pierdo en el Aleph. Infinito multiplicado dólar, dividido euro es igual a ni un quetzal. Le tengo miedo al microondas. Quisiera que los extraterrestres vinieran ya, que vinieran bailando el chachachá.


Mi casa es la mejor metáfora de mi vida. Las cosas útiles y esenciales se pierden entre el exceso de baratijas. El desorden rige sobre el orden. El rey caos me arrastra a su cama, hacemos el amor en la Vía Láctea. Tendría que aprender a reciclar. Ni una compra más. A la tumba no me llevaré ni una foto descolorida.




(La Lucha Libre publicada en elPeriódico el miércoles 12 de noviembre del 2008)

martes, 11 de noviembre de 2008

Risa de crisis

(Grafitti de Stockolm en octubre 2008, cerca de Christiania, el bastión jipi)

La crisis de la que hablan los periódicos del planeta Tierra me parece tan surrealista, como el gusto del llamado primer mundo por los príncipes y las princesas. Surrealista pero no poético. Los dadaístas hipotecan, inyectan y quiebran mundos con más elegancia que los corredores de Bolsa. La especulación es un poema sin palabras. La crisis es una histeria colectiva que nunca termina de llegar del todo, es como el mañana.Y por mucho que los medios de comunicación hablen de recesiones y vacas flacas, las tiendas de ropa fina y joyas siguen abarrotadas en la Unión Europea. Muchos encuentran en el consumismo la panacea para su vacío interior. Vaya que les dará miedo quedarse desnudos de marcas y encontrar que bajo tantos trapos caros, no existe un corazón cálido. Hay crisis, alegan quienes antes de vender el Porsche o quitarse el anillo de oro, prefieren despedir a algunos peones o evadir más impuestos. ¿Qué es más patético? ¿Un pueblo desordenado, sucio pero cálido, o una ciudad ordenada y limpia, pero tan fría que sus jóvenes se suicidan en la misma proporción que los niños latinoamericanos se mueren de hambre? Yo no lo sé.En estos tiempos, llamados críticos, agradezco no tener nada que perder, no me verán saltando de un penthouse, no me cortaré las venas en una bañera de I. No dejaré de comer salmón, ni queso camembert con tristeza absoluta. Seguiré comprando ropa de paca, regateando en el mercado y disfrutando las tortillas con frijoles. Viajar continuará siendo una sorpresa linda que me regala la vida, que por supuesto anhelo, pero no me quita el sueño.Y la crisis, cuando venga de verdad, la confrontaré con risa.

(La Lucha Libre publicada el 5 de noviembre del 2008 en el periódico de Guatemala)

Adelantos comerciales

Es en la época de vacaciones y Navidad cuando suben las cifras de accidentes automovilísticos.
Aún tenemos atascado el fiambre en la memoria, cuando ya el plan policial Navidad Segura nos va poniendo en el contexto verde y rojo. Y eso que rehuimos los centros comerciales. A veces me siento como un contenedor al que suben y bajan de los trenes sin anunciar tan solo cuál es la próxima estación, que nunca es esperanza.
En un fin de semana de operar, los policías de tránsito han multado a más de cien unidades de transporte extraurbano que operan sin licencia, sin los requisitos mínimos de seguridad para los usuarios y sin seguros contra accidentes.
¿Por qué seguimos arriesgándonos a morir en la próxima curva? ¿Cómo podemos aceptar ese trato de animales? Se preguntarán quienes, desde su carro, ven desvariar a los pilotos en el asfalto. Pero qué otra cosa nos queda si queremos desplazarnos de un pueblo a la ciudad, de la ciudad al pueblo, y no contamos con nuestra propia máquina de la muerte.
Es en la época de vacaciones y Navidad cuando suben las cifras de accidentes automovilísticos. Si al desenfreno de fin de año le sumamos copas y copas de alegres convivios, noches de desvelo y cervezas sin fin, veremos que la combinación es fatal. Me pregunto si las unidades de transporte multadas seguirán como si nada estos días, si en algo sirve ese despliegue de policías regañones que no parecen solucionar en absoluto la crisis del transporte en Guatemala. Y siento que los meses pasan, los años siguen su camino hacia el infinito, y los problemas siguen siendo los mismos en el país. Puedo abrir un periódico de hace 50 años y encontrar la misma noticia, la chatarra humana fundiéndose con los hierros, con la carne, con los sueños, con la indiferencia de las autoridades. Subsidiar el transporte público en Guatemala es como subsidiar al narcotraficante más sangriento.
La mafia y la corrupción son las cartas de presentación de los pilotos y los dueños de los buses que transitan las arterias cansadas de este país. Este fin de año, ojalá nos llenemos de prudencia, que nos salgan ojos en las manos, frenos en las ansias y que la responsabilidad se sientan en los caminos. Que las autoridades actúen con lógica y sentido común.

(Lucha libre publicada el martes 11 de noviembre del 2008)

miércoles, 22 de octubre de 2008

Discodemo



Hay muchas maneras de probar si un país es democrático o no. Se puede acudir a las estadísticas, a las cifras de ingresos, producción y consumo, o se puede ir a bailar. Yo me apunto a lo segundo, es en la pista de baile, además del transporte público y los parques, donde es más fácil percibir si un país es democrático de verdad o de mentirita. Ubiquémonos en una discoteca en Guatemala. Ahí estoy con mis jeans viejos y mis pelos negros alborotados. No uso minifalda, no parezco una Barbie, no me pinto los labios color vin rouge, no estoy en la lista de invitados y no tengo un sex appeal arrollador. Los gorilas de la puerta ni me ven, podría morir de hipotermia y jamás entrar a la discoteca. No olvidamos el caso del Tarro Dorado cuando Irma Alicia Velásquez con su hermoso güipil no pudo tomarse una cerveza ahí. A nadie le sorprendió.

Ahora vayamos a una discoteca cualquiera en Estocolmo. Ahí está la abuelita con su nuevo marido, a su lado pasa una pareja gay demostrando sin complejos su amor en público, un obrero marroquí observa todo desde la barra, y un punk baila solo en la pista donde un Dj mexicano hace el ridículo. La niña Barbie también se encuentra ahí, posiblemente esta noche conozca un jipi colombiano que le enseñe a mover las caderas a lo Shakira. El sueco de los anteojitos con su look nerd sale al balcón a fumar un cigarrito, una morena despampanante le pide fuego y le apacha un ojo.

Aquí no es imposible que a personas de distintos estratos sociales las separe sólo el sonido de la música. Luego es fácil que exista la movilidad social. Por eso hasta puede suceder que un “príncipe azul” se enamore de una periodista plebeya, o una rockera termine de esposa de un presidente francés.

Todo por el gusto de bailar un poquito.

(La Lucha Libre publicada el miércoles 21 de octubre del 2008 en el periódico)

martes, 14 de octubre de 2008

Síndrome de Estocolmo (o esto es el colmo)

(Ahora que los japones inventaron la cámara para tomar fotos a los sueños, me pueden ver recibiendo el Nobel de Literatura)

Me cuesta tanto imaginar cómo sería mi vida de haber nacido, por ejemplo, en Suecia. Me veo con mis medias coloridas de lana, y mis dos trenzas largas y negras (o quizá rubias) a lo Pippi Långstrump llegando a la biblioteca de Kalmar a buscar qué leer. Ahí estoy, confusa pero feliz entre millones de textos y películas traídas de todo el mundo para éxtasis de los de los más pequeños.
No puedo aburrirme, no necesito hacer travesuras pues todo está hecho e incluso escrito. No me expulsan de un colegio tras otro, no me escapo a fumar marihuana con mis amigos, no me rebelo ante la autoridad, no me meto a estudiar periodismo.
Y es que no me imagino pues cubriendo, el operativo que ayer presencié (un milagro en este mundo civilizado), un robo soso, sin sirenas, sin persecuciones, ni patadas, sin sangre, ni violencia, con policías que parecen Kents. Un robo tan civilizado, que da pena ajena. Imaginan ustedes un tipo que entra a la libreria y roba un libro? En mi patria, más que cárcel, se le felicitaría, es un ladrón intelectual.
Y es que no soy sueca, sino guatemalteca. El periodismo para mí, es una adicción, es la adrenalina que me hace despertar cada día con las ganas de cambiar el mundo. Es amar al patrón maldito que me da patadas en el culo, me paga mal y al que sin embargo, soy tan fiel como la más sumisa de todas las mujeres.
Siento un placer casi morboso en mi profesión. Y no sé si algún día podré dejar este vicio para dedicarme a escribir cuentos sobre sirenitas o niñas felices que sacan gaseosas de los árboles. Y tal vez también por eso, el Nobel de Literatura es un sueño lejano, de mujeres con habitación propia y una pensión en coronas suecas. A mí me espera algo menos noble: el trabajo de albañil de la palabra, construyendo democracias en repúblicas bananeras.

(Lucha Libre publicada el miercoles 15 de octubre del 2008 en el periodico)

lunes, 13 de octubre de 2008

Papa sin sal


Ahí está la plaza, el corazón del universo kalmariano. Y este día azul de octubre me he topado de frente con el mercadito de frutas y verduras.
A simple vista podríamos decir que una papa cruda es igual en Suecia que en Cuba o en Africa. Varía quizá el precio, su color, la textura, el tamaño, el amor o las ganas con que fue cultivad, pero su esencia debería ser la misma. Olvidemos que vivimos tiempos de modificaciones genéticas.
Esa papa que descansa en la canasta esperando ser comprada en coronas y no en quetzales, es una papa sin sal, idéntica en su genoma molecular a aquella cultivada cerca de mi casa, en otro continente donde el sol es más generoso y la luna descansa acostada, relajada y no parada como si estuviese a punto de salir presurosa al trabajo.
Volviendo a la papa, pienso que su sabor depende de muchas cosas. No es lo mismo pues bañarse en vinagre para que la piel absorba un sabor agrio, a ser suavemente untada con mayonesa. Como tampoco dará el mismo resultado si la papa se funde en un abrazo apasionado con un vaso de leche o de crema.
No es sólo de decir: dime con quién andas y te diré quién eres. No es lo mismo ser machucada por unas manos indígenas con un molinillo de piedra, que ser fríamente degollada por el filo macabro de un cuchillo suizo de acero inoxidable, o quedar completa imperturbable, con la piel pegada al cuerpo y ser apenas ligeramente horneada en papel aluminio. Aquí también el tiempo juega un papel importante, ese mismo que hace estragos o milagros, que suaviza la piel o endurece los senos. Tiempo que combinado con el calor dará el toque final a esa papa que he comenzado a desear tener entre mis labios.
Mis receptores sensoriales, me exigen que me deje de cuentos y que procure un acercamiento carnal con la papa sueca. Busco un restaurante que me saque de dudas. Me conduzco pues con mis 10 mil papilas gustativas, aunque para ser sincera, debería restar las que han sido asesinadas por la nicotina, hacia un inmenso plato de papas fritas.
Ansiosa, tomo una papa con mi mano, la acerco a mi nariz, absorbo su aroma y de una mordida la devoro. Las papas tiene sal, mucha sal.
Y saben tan buenas como las piernas de Fredrik Ljungberg.


(Lucha Diaria escrita en Kalmar, Suecia en el curso de periodismo y democracia de Fojo, un ejercicio donde supuestamente que "alabar" con el sentido del gusto. Publicada en elQuetzalteco el martes 14 de octubre del 2008,)

miércoles, 8 de octubre de 2008

La Seño Pome

(La reinita de la escuela)

Flaca, ágil e inquieta, todos la conocen como la Seño Pome y es la directora de la Escuelita Capulín en Panajachel. Nunca está quieta, no para de trabajar, planear y soñar. Como si no le bastara el trabajal que tiene para convertir los escasos recursos económicos con los que cuenta en buena educación para los niños y niñas del lago de Atitlán. Ahí está haciendo milagros; nunca pierda la esperanza, ni la sonrisa; tampoco es de las que toma decisiones a su antojo. Me gusta cómo acostumbra reunir a los padres de familia para plantearles los problemas. El año pasado fue por la huelga; nos preguntó qué pensábamos de los cambios que habría en el Ministerio; se tomó el tiempo de escucharnos a todos y explicarnos los pros y los contras.

Esta vez la reunión fue por otro tema, un nuevo acuerdo gubernativo que prohibe cualquier tipo de cobro a los padres de familia. No sabe cómo hará para que le alcancen los Q40 anuales que le darán por niño; con ello deberá comprar útiles escolares para todos. Da cólera pensar que en los presos, el Gobierno se gasta Q29 diarios.

Los padres no podremos aportar los Q25 mensuales que este año sirvieron para pagar los sueldos de una niñera, un jardinero, la extracción de basura y otros gastos que el Gobierno olvida que existen. Ella podría terminar en la cárcel de aceptar esa ayuda que, en la reunión de padres de familia, todos estuvimos de acuerdo en seguir dando. 

Veo la escuela, estoy contenta de que mis hijos estudien ahí. Me enorgullece ser parte de este proyecto. El Capulín es la primera escuela de 19, en el municipio, que se unen al reciclaje en el lago.

Entre maestras y colaboradores estamos construyendo una tiendita para que los niños jueguen. Lo increíble es que está hecha con basura. Los eco ladrillos los aportamos entre todos. Los niños crecen y son partícipes de la magia del reciclaje; ven con sus propios ojos cómo lo que otros tiran a nosotros  nos sirve para construir; participan en la limpieza del lago y además se divierten.

(Lucha libre publicada en el periodico el miercoles 8 de octubre)

martes, 7 de octubre de 2008

El arma que me gusta

No nos matan por preguntar. No nos cobran por saber. La curiosidad talvez no mate al gato. Eso ya es una ley. Fue aprobada la semana pasada por el Congreso de la República: La Ley de Acceso a la Información Pública.
Fue casi como un milagro que pasara esta iniciativa de ley, pues estuvo 10 años en debate y al final le hicieron 60 enmiendas a los 70 artículos que contenía. (Con ello no sé si queda un chirmol o un guacamol). Los diputranzas, igual lograron dejar algunos meses de lapso para que entre en vigor, justo el tiempo en que algunos logran robar un poquito más o hacerse de una buena cuartada.
Pero queda la ley, la posibilidad, siempre feliz, de poder corresponder un poquito, fiscalizar, indagar, exigir. Es nuestro derecho que ese dinero vaya a las escuelas, saber cuánto gasta en papel el Tribunal Supremo Electoral, conocer el nombre de los asesores que más ganan en el Congreso, exigir el listado completo de regalos navideños que manda la Presidencia de la República, y también conocer los mapas más actuales de nuestro país.
Debemos saber que esta ley, no sólo favorece a los periodistas que realizan su labor y que a menudo deben pasar semanas y meses esperando información que debiera ser pública, sino puede ser usada por todo tipo de personas en distintas situaciones, y es fundamental para la transparencia de los fondos públicos. Es un paso adelante para evitar tanta corrupción y también para que se agilicen las investigaciones sobre hechos criminales o sobre el saqueo a los bienes del Estado.
Algunas personas consideran que no sirve de nada hacer más leyes, si ni siquiera se cumplen. Pero yo pienso diferente, es nuestra responsabilidad, como ciudadanos, exigir y trabajar para cimentar las bases de una democracia. Si no lo hacemos nosotros ¿quién?
Posdata: Somos los ciudadanos los que hacemos que las leyes se conviertan de letra muerta en instrumentos que nos permitan vivir un mundo más potable. Del uso que le demos a ese tipo de armas intelectuales depende, en parte, el futuro del país.

(Lucha Diaria publicada en el Quetzalteco el martes 6 de octubre del 2008)

martes, 30 de septiembre de 2008

Un fósforo por favor...


(Ilustración bajada del facebook de Julio Hernández sin permiso previo.)

Aún no he visto la película "Gasolina" con la que Julio Hernández Cordón sorprendió a los asistentes del 56 Festival de Cine de San Sebastián y ganó el premio Horizontes Lejanos, que reconoce con 35 mil euros a la mejor cinta latinoamericana. Pero desde que me enteré que la cinta filmada en Guatemala, participaría por segunda vez en este prestigioso festival, me sentí orgullosa de ser testigo de cómo cualquier sueño puede cumplirse cuando hay amor, mucho trabajo y cuando la gente alrededor también confía en ti.
Porque este premio, no es sólo de Julio, sino de un equipo muy grande de profesionales y entusiastas, que al saber de este proyecto no dudaron en donar desde obras de arte, hasta tiempo, contactos y mucho trabajo para lograr el milagro, no sólo de hacer cine en este país, sino de conseguir un acabado tan bueno y profesional que pudo codearse sin pena, y salir triunfador ante otras películas que contaron con más recursos financieros.
Sonidistas, camarógrafos, actores, luminotécnicos, carga chivas, productores, maquillistas, artistas de todas las ramas y un sin fin de gente corriente participan en la industria del cine, que en Guatemala, apenas está naciendo pero que ya da sus frutos.
En el horizonte vienen nuevas películas como Fe, de Alejo Crisóstomo (Premiado en el Festival Internacional de Locarno), Mario Rosales pronto estrenará Lencho su primer largometraje y la Casa Comal no se duerme en sus laureles. Sé también del trabajo que Mendel Samayoa, Misha Prince, Uli Stelzner y muchos otros realizan para filmar en este país en condiciones poco recomendables.
Ojalá que los congresistas guatemaltecos, vean las implicaciones de este premio (más importante que el Latin American Idol) y se apresuren a aprobar la Ley al fomento cinematográfico.
La gasolina ya está, sólo hace falta el fosforazo.

(Lucha libre publicada el 1 de octubre del 2008 en el Periódico)

Presente y futuro


Mañana se celebra en Guatemala el Día del Niño y, por supuesto, de la niña. Los medios de comunicación han estado, los últimos días, informándonos con estadísticas crudas lo que vive la mayoría de la población de nuestro país. Para nadie es un secreto que somos un país joven por excelencia y que el grueso de nuestra sangre son personas menores de 25 años.

Son millones de guatemaltecos los que aún no han cumplido la mayoría de edad, y sin embargo tienen vidas más complicadas que las de un adulto. Muchos trabajan desde pequeños, no sólo en las tareas del hogar, como cargar leña, cuidar al hermanito o atender la tienda, sino que muchas veces ponen en riesgo sus vidas, cuando trabajan haciendo juegos pirotécnicos o los que rompen piedra. También hay muchos niños y niñas que son carne de cañón par la delincuencia y están expuestos a morir en medio de un tiroteo cada día. El secuestro y la trata de niños y niñas para prostitución o adopciones ilegales es un problema que se vive en todo el mundo.

En Guatemala todavía se mantiene la mentalidad que considera a los niños y niñas como sujetos de menor categoría. Ellos son los que no tienen derecho a sentarse en la camioneta, los primeros que se quedan sin comer y sin medicinas, los que no pueden opinar ni expresarse libremente.

Esto sucede en todo el mundo, sólo en Estados Unidos, cuatro niños mueren al día a consecuencia de maltrato. En Guatemala ni siquiera tenemos datos al respecto, por que la indiferencia nos gana. A menudo vemos a niños maltratados por sus padres, vemos a las madres descargar la ira sobre las caras de los pequeños. Sabemos de casos que llegan al hospital, gravemente heridos por sus propios familiares, y aún así callamos, vemos para otro lado, como si no quisiéramos contaminarnos con la miseria de nuestros vecinos.

Pero todos somos responsables, todos y todas debemos velar porque los niños de nuestra comunidad, de nuestra cuadra, y de nuestra familia sean felices y puedan tener una vida digna.

Para eso, no hace falta un día al año, es un compromiso diario porque ellos son el presente y futuro de nuestro país.


(Lucha Diaria publicada el martes 30 de septiembre del 2008 en el Quetzalteco)

sábado, 27 de septiembre de 2008

Orgullo Chapín


Ahora sí, se me infla el pecho de orgullo nacional.
¡Que monja blanca ni que ocho cuartos!
Los nuevos símbolos patrios de Guatemala,
se están haciendo en formato audiovisual.
La película Gasolina de Julio Hernández Cordón
obtuvo el Premio Horizontes al Cine latino en San Sebastián.!!!!!!!!!!!!!
¡Bien por Julio y por supuesto por todo el equipo entusiasta y dedicado atrás de esa película!
Los chapines tenemos mucho que decir al mundo...

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Faldas y polícias

Y vuelvo...

Mucho hay que comentar al respecto del nombramiento de Marlen Raquel Blanco al frente de la corrupta y cuestionable Policía Nacional Civil. Empezando con el trato que los medios dan al hecho de que sea mujer. ¿Cuál es la importancia del número de hijos de la directora? No recuerdo haber leído alguna nota sobre Sperisen donde se mencionara cómo conoció a su esposa. Así que es claro que el sexo influye en nuestra percepción de la autoridad. Largos son los estudios al respecto. Pero más allá de eso, es atinada la decisión de darle la oportunidad a una mujer para intentar enderezar el rumbo de la PNC. No será nada fácil porque el machismo en Guatemala es crónico, y entre los policías no es la excepción.Los numerosos escándalos que han empañado la Academia donde se forjan los futuros agentes, incluyen acoso sexual, violaciones, abortos en los baños del lugar y ningún despido, ni asomo de justicia para las aspirantes a policía que pasan por ese pequeño infierno. Lo peor es que cuando se gradúan y salen de allí, llegan a las comisarías a sufrir los mismos acosos de colegas y jefes.Así que Marlen Blanco no la tiene nada fácil. Aunque supongo que 22 años sobreviviendo de mujer policía, la habrán vuelto fuerte. Eso no la salva de tener que demostrar el doble que un hombre, que tiene la formula perfecta -llámela sensibilidad o agallas- para poner en su lugar a los poli machos. Sólo con los trapos sucios de la PNC tiene suficiente. Pero si los limpia con ganas, y si cuenta con todo el apoyo de las demás engranajes de la maquinaria de justicia, estoy segura que su trabajo repercutirá en el desempeño de los agentes afuera, hacia la sociedad. Y eso lo agradeceríamos todos...

(Lucha Libre del miércoles 22 de septiembre publicada en elPeriodico)

martes, 23 de septiembre de 2008

Trabajando con un niño en la cabeza



Esta foto es una prueba, de que cuando digo que trabajo con un niño saltandome sobre la cabeza, es cierto.

Nada de metáforas, aquí no hay literatura.

Esto fué en San Juan La Laguna durante la presentación de "Voces del Lago", un coro formado a partir del deseo de Ricardo (Julajuj) de tener una guitarra como la de otro Ricardo (Arjona).

Eso fue hace 3 años en Santiago Atitlán, trás la devastación del Huracán Stan y ante la llegada del músico guatemaltco en chooper (eso Yaz...). El Ricardo niño que no se aguanto las ganas de exteriorizar su sueño, con sólo pedir un deseo, modificó, no sólo su realidad, si no la de 45 niños más de su comunidad, que hoy van de gira por el Lago de Atitlán, cantando, bailando y haciendo música.

Todo mientras esta periodista, los persigue de pueblo en pueblo, con un niño saltando sobres su cabeza, mientras toma fotos con una mano, pregunta con la boca, apunta con la otra mano, graba el audio con el pie, y con el cuello carga al niño.

lunes, 22 de septiembre de 2008

Las faldas de la policía

(Foto cortesía Joaquín Ruano Cofiño para la Revista Ati de septiembre).
Por primera vez en la historia de este país machista que habitamos ha sido nombrada una mujer para dirigir la Policía Nacional Civil (PNC). Marlene Raquel Blanco cuenta con 22 años de experiencia en la institución mas cuestionada del país y ahora tendrá una oportunidad para demostrar su capacidad de depurar y dirigir a un rumbo menos corrupto dicha entidad. El trabajo que le espera es difícil y seguramente su condición de mujer, no la ayudará mucho.
En Guatemala, hay hombres que se niegan rotundamente a ser dirigidos por alguien del sexo opuesto cómo si eso fuera un signo de debilidad o algo pecaminoso. La PNC no ha sido famosa precisamente por su enfoque de género y su apego a las teorías feministas, sino todo lo contrario. A nadie se le olvida los escandalosos casos de acoso sexual (77% de las mujeres policías lo han vivido) e intentos de violación que han sucedido en la misma Academia de la PNC. Es un secreto a voces que en las Comisarías, en las Estaciones de la Policía y en el trabajo diario de campo, las policías de sexo femenino deben soportar de parte de sus propios compañeros de trabajo o jefes, insinuaciones, bromas y todo tipo de toqueteos y juegos sexuales que pueden llegar incluso a violaciones o a destituciones de quiénes no accedan a las calenturas de sus colegas.
Así que sobre todo, el nombramiento de Marlene Raquel Blanco, es importante por que desde ese puesto, ella tiene la oportunidad única de impulsar y fomentar una política de respeto hacia la mujer dentro de la institución y aprovechar para ascender a aquellas policías que han trabajado bien y que han sido invisibilizadas y ninguneadas hasta entonces.
Para muchos especialistas en tema de seguridad, una posible “feminización” en instituciones corruptas es beneficiosa ya que esta comprobado que las mujeres son menos violentas que los hombres, y menos corrompibles. Una mujer cuida más su trabajo, porque generalmente es ella quién esta a cargo de los críos y sabe lo difícil que es mantenerlos y conseguir un nuevo trabajo.
¡Ojala que la nueva Directora de la Policía Nacional Civil demuestre por qué las mujeres somos el verdadero sexo fuerte!

(Lucha Diaria del 22 de septiembre del 2008 publicada en el quetzalteco).

miércoles, 17 de septiembre de 2008

A propósito de trios

Va un chiste:
Un amigo a otro: - Pepe, ¿En el sexo, te gusta eso de hacer tríos?
- Pues si, todo es probar
- Pues corre para tu casa, que ya solo faltas tu

Regalos patrios

Son cientos, miles… ¿podrían ser millones? Los vi casi todo el mes: jóvenes, niños y niñas, deseosos de servir a la patria, de agasajarla, de quererla y demostrar que son capaces de grandes esfuerzos físicos por ella.
Bajo la lluvia y el Sol, estudiantes de colegios e institutos marcharon una y otra vez, corrieron con antorchas, recitaron de memoria himnos, poemas y discursos al terruño. Todo este agasajo patriótico fue financiado por padres y sobre todo, madres de familia, quienes hicieron milagros para estirar el dinero que permitiera a la nena estrenar su traje brillante de batonista, sus botas negras y su sombrerito de terciopelo. O que el niño pudiera llevar un redoblante nuevo y su faja bien puesta.
Pero el resultado fue lamentable, por no decir patético, en casi todas las marchas. No puede ser que meses y meses de ensayo lleven a un resultado tan pobre. Las bandas –por lo menos las que vi en Panajachel–, tocaban desafinado, se machucaban entre sí, o eran completamente aburridas, barrocas y angustiantes. ¿Será la desnutrición?
En Quetzaltenango, los jóvenes de dos colegios llegaron a los golpes, en pleno grito de independencia. En las carreteras, algunos estudiantes, se dedicaban a tirar bolsas de agua a los conductores, exponiéndolos y exponiéndose a accidentes automovilísticos. Qué desperdicio de esfuerzo, qué derroche de entusiasmo en actividades estériles. ¡Y no hablemos de los bolos!
Me enferma que los adultos y catedráticos sean incapaces de guiar toda esa fuerza y entusiasmo en algo concreto, bonito y amable para la patria. ¿Por qué no motivar otro tipo de excusiones? Hacer caminatas para conocer Guatemala, brigadas de siembra de árboles o de limpieza de ríos, lagos y playas.
Darle un lindo regalo a la patria, no sólo vergüenzas.

(Lucha libre publicada en elPeriodico el miércoles 17 de septiembre del 2008)

martes, 16 de septiembre de 2008

MMIM

Mundo Maya International Mall es desde antes de su construcción un símbolo claro del deterioro moral de los gobernantes de Guatemala, del descaro con que se vende y corrompe el país.
Tampoco es el primero, recordemos el Centro Comercial Tikal Futura, construido sobre la antigua ciudad de Kaminal Juyú. Ahí fueron miles de piezas pre hispánicas las que desaparecieron en manos de coleccionistas privados. Esa parte de la historia del país fue destruida y saqueada en nombre de la modernidad. Sólo en Guatemala Tikal es Kaminal Juyú y el Gran Jaguar Xetulul.
Ahora la historia se repite pero aumentada en sus horrores. Aquí el caso, involucra la triangulación de un terreno municipal de 7 mil doscientos metros cuadrados a la orilla del Lago Petén Itzá. Gracias a las marufias del diputado Baldizón fue “comprado” en 14 mil quetzales y albergará un centro comercial que costará 47 millones de dólares.Pero esos disparates en los precios de las cosas, no son nada, comparado con el robo de dos mil seiscientos metros de espacio al Lago Petén Itzá, realizado por medio de un inmenso relleno sin previa autorización ambiental y que modificará para siempre la geografía del corazón del mundo maya.
Ya Yuri Melini, del Centro de Acción Legal Ambiental y Social, CALAS, había denunciado que la construcción de esa obra, afectaría el ecosistema del área y la estética del lago. Días después, este ambientalista sufrió un atentado que lo mantiene entre la vida y la muerte.
Lo cierto es que las anomalías encontradas en la construcción de este centro comercial, evidencian una vez más, cómo los “padres de la patria” sólo están en el Congreso para robar y saquear todo lo que puedan. No tienen un poquito de amor para su país, no piensan en hacer ni siquiera una pequeña obra que si beneficie a la gente que representan.Cada día estoy más convencida que es urgente un cambio fundamental en Guatemala. Un terremoto social que sacuda la mente de la gente, y aleje el egoísmo de la obra pública, el descaro de empleados del gobierno, la ambición monetaria y la corrupción de los servidores públicos.

(Felicitaciones al periodista Martín Rodriguez, valiente contra los macizos)

(Lucha diaria publicada el martes 16 de septiembre en el Quetzalteco)

viernes, 12 de septiembre de 2008

SIN PERDER LA PAZ


(Un discazo, no duden en comprarlo en Sophos o en Circus bar de Guate,para leer una buena crítica de su música, interncional pulse aquí y nacional pulse aquí)

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Anima fiera II


(Por favor el detalle de la manta de la madre;...estamos haciendo cola en un mixtamal en San Andres Xecul. Tortillas con tigo y un bebe arrullado dentro del american dream. Todo de venta aquí)

Septiembre, el mes que me duele en la identidad. La vergonzosa vuelta a ver en nuestra historia colectiva. Tiempo para repasar los momentos "gloriosos" de mi chapinidad aplicada con embudo. La independencia de a mentiritas de mi patria es como huir de casa subvencionada por papi. En septiembre vuelvo a la niñez, soy esa niña de escuela, confundida por la ingenua y cruel manera con que intentan sembrarme un amor patrio, criollo y apolillado. Plantones de horas, dolor de rodillas, planas eternas para aprender con alegría el himno de los verdugos feroces, cobardes que lamen el yugo y tiranos que escupen. No puedo evitar remitirme al Congreso. Aburrimiento total para mi corazón azul y blanco. Tambores de guerra, pompones, bastones y el sol quemando mi cara. Odio a los próceres y sus centros comerciales. Las antorchas no van a ningún lado. Centroamérica es un rompecabezas que no encaja en ningún libro de historia.Que por favor me explique un sicólogo, un semiólogo o un antropólogo qué collage me sale con mis símbolos patrios. ¿Me siento bajo la sombra de una hermosa Ceiba a esperar ver copular dos quetzales? O mejor saco mi crayón blanco para dibujar una flor presumida, virgen hermafrodita que por berrinche de Ubico ocupa el lugar que le corresponde por derecho al maíz. Mi identidad es tan frágil como un ave en extinción, tratando de volar entre un par de espadas y unos rifles Remington. La ahogan los laureles con olor a ironía, la falsa pomposidad de unos guantes blancos demasiado flojos. La redoblante insistencia de los tambores de guerra me recuerda que no creo en los escudos. 1821 no me dice nada. No encuentro mi patria.


(La lucha libre del miércoles 10 de septiembre publicado en elPeriodico)

martes, 9 de septiembre de 2008

Ánima fiera


Septiembre es el mes patrio por excelencia, el cumpleaños de nuestra Guatemala; es el tiempo para vestir azul y blanco en el corazón. En este noveno mes del año intentamos exteriorizar todo el fervor patrio que llevamos los chapines en el alma.
Algunos corren largas distancias desafiando la lluvia y el peligro de morir arrollados para llevar una antorcha de un pueblo a otro y con eso probar su amor chapín. Los colegios y los institutos ensayan durante meses enteros himnos militares, bandas de guerra y ahora los más civilizados han comenzado a incorporar otros ritmos como salsa y reggueton en sus presentaciones.
Los niños pequeños se aprenden poemas a La Ceiba, odas a la Monja Blanca, juramentos a La Bandera, canciones al Himno, las niñas no dejan de pintar y recortar escudos, próceres, marimbas, mapas del país. Los vehículos y camionetas ondean banderas que van del azul marino al violeta pálido pasando por el celeste cielo.
Pero muy pocas personas se paran a pensar en cuál es la identidad de los guatemaltecos, qué cosas son las que nos unen, las que nos enlazan a todos por igual. ¿Qué es ser guatemalteco? ¿Qué significa haber nacido en este territorio? ¿Cuáles son las similitudes entre un capitalino de la zona 14 y un indígena mam de Todos Santos Cuchumatán? ¿En qué se parece un ama de casa de Mixco con una joven de Plan de Sanchéz? ¿Qué aman con igual intensidad de nuestro país un viejo militar retirado y un antiguo guerrillero? ¿Estarían dispuestos a hacer algo bueno por Guatemala un narcotraficante de San Marcos y un diputado corrupto? Los guatemaltecos somos complejos, no logramos encontrarnos todos en algún lugar de nuestra identidad. No hemos logrado dejar las diferencias y centrarnos en las similitudes. Aún no soñamos juntos con un país donde todos tengamos un espacio digno. Muchos ni siquiera imaginan un pedazo de tierra amable y legal para vivir y desarrollarse.
Aunque suene cursi y trillado, en tu cumpleaños, Guatemala, yo quisiera soñar con que algún día logremos sin choque sangriento colocarte en un trono de amor.

(Lucha Diaria publicada el martes 9 de septiembre en el Quetzalteco)

viernes, 5 de septiembre de 2008

Medidas drásticas


(Este camión por alguna razón me recuerda el estado de la municipalidad en Panajachel)

A pesar de que vivimos en uno de los mejores lugares del mundo, la situación de violencia e inseguridad nos empieza a afectar en el Lago de Atitlán. Ya hay robos, ya se escucha de secuestros, ya hemos llorado muertos, ya sentimos al miedo caminar como una cucaracha sobre nuestros hombros. Sabemos que nada podemos esperar del trabajo de la PNC, a todos nos consta su ineficacia, su corrupción, sus defectos. Nadie cree ya en el Chapulín Colorado. Pero lo mas preocupante de todo esto, es que se están empezando a dar hechos anómalos que me asustan, que me hacen ver lo polarizados que estamos, y lo poco que sabemos sobre el origen de la violencia en nuestros países.
Me preocupa por ejemplo, un hecho quizá para muchos insignificante, pero para mí lleno de símbolos que desnudan nuestros miedos. Han prohibido las fiestas de Luna Llena en San Pedro La Laguna, castigan con eso a los extranjeros del efecto que causan las drogas en algunos. ¿Son las fiestas de luna llena lo que afecta a nuestra juventud? ¿Acaban con eso los problemas o sólo la diversión? ¿Quién distribuye la droga en el Lago de Atitlán? ¿Quién los protege? Como vemos, estas medidas son realmente estúpidas y en nada ayudan o contribuyen a mejorar o asegurar la vida de los que vivimos aquí. Pero ese tipo de acciones, nos polarizan como sociedad. Si de verdad en San Pedro les preocupa que la droga afecte a sus hijos pues creo que pueden hacer cosas más efectivas por ellos. ¿Por qué busca un joven meterse un acido o una piedra?
Por otro lado, en Panajachel, ha empezado a circular una nota, vía mail e impresa que invita a formar un grupo de seguridad paralelo. ¿Estamos reviviendo las patrullas de auto defensa civil? ¿Estamos empezando a formar un grupo de limpieza social? ¿Cómo vamos a juzgar a los criminales? ¿Van a ser los peludos como en tiempo de la guerra o solo los que tengan tatuajes? ¿Vamos a linchar solo a los roba celulares o también a los corruptos que roban millones de nuestros impuestos? Cómo los que no dan facturas, eso también es robar (¿verdad señores lancheros?)
Me parece importante que la sociedad se organice contra la delincuencia, ya que si esperamos que nos proteja el Estado, pues nos vamos a morir desangrados por ahí, pero no debemos dejar en manos de gente armada y sin herramientas intelectuales, nuestra seguridad. La libertad, la democracia y los derechos humanos, deben seguir reinando en cualquier parte del país.

(Columna publicada en Ati, la revista del lago, septiembre 2008, número 14)

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Mis dioses

No son mitológicos, ni viven en el Olimpo; no tienen iglesias, no cobran diezmo. Mis dioses hacen milagros pero no los canonizan. No tienen sexo, son ellos y son ellas también.Son capaces de convertir un día gris en una explosión de mil arcoiris. En las fiestas hacen milagros, cómo convertir el agua en vino o multiplicar las drogas.Pueden modificar, con una frase, el rictus más triste y volverlo todo sonrisa. Aparecen de repente, sin que les rece, sin que los invoque, tienen un olfato especial, un sentido extra que los hace llamar cuando estoy triste, cuando no tengo consuelo. Con darse una vuelta, dejar un mensaje o hacer una llamada, dejan una paz interior y una alegría profunda en mi corazón. Cuando aparecen siento en ese instante que todo es, posible, que la magia si existe y que la existencia, quizá sí tenga un sentido claro.Mis dioses no nacieron conmigo, algunos vinieron con el colegio, otros con la universidad y algunos me los trajo la calle (¿verdad Claudias?). Son inmortales y se entregan sin condiciones, sin contratos previos, sin reclamos, ni excusas, ni mezquindades.Por eso es importante saber cuándo sacrificar un posible amante o novio y volverlo un amigo. Los amigos duran más, dan menos problema, no reclaman, ni exigen tanto. Los puedes llamar a cualquier hora y no es necesario para ello, haberse depilado las piernas antes. No toda la gente sabe ser un dios, no todos tienen la disposición del alma para entregarse sin reservas y sin esperar nada a cambio.Por eso cuando se cuenta con amigos de verdad, es necesario ponerles un altar y decirles cuánto se les ama.
Mis amigos son mis dioses.

(A Calaca y a mis amigos y amigas).

(Lucha libre publicada el miércoles 3 de septiembre del 2008 en el Periódico)