domingo, 28 de diciembre de 2008

Jesuseando

Llámelo el primer hippie de la historia, el revolucionario más publicitado de todos los tiempos o el mismísimo hijo de Dios. No existe nadie a quien realmente le conste si fue o no fue. Las vicisitudes de su vida son conocidas en todo el planeta Tierra y utilizadas por las religiones para cualquier cosa. En nombre de Él se han cometido las peores injusticias del mundo (Guerra Santa, Inquisición, lapidación de mujeres) y se han saqueado, matado y torturado pueblos enteros.

Todo el mundo se siente con el derecho de saber quién fue Jesús, qué decía y qué no hacía. Hablar, por ejemplo, de su posible vida sexual puede crear caos social y levantar odios insospechados. Pienso en la película la Última Tentación de Cristo y en la novela El Código Da Vinci.

A pesar de que la imagen que nos han trasmitido de Jesús ha sido siempre la de un tipo desenfadado, que tiene pelo largo, barba descuidada, que anda en caites abrazando niños y rodeado de putas y ladrones, muchas personas prefieren imaginarlo envuelto en mantas finas, oro y regalos. Y sólo nos basta con dar una vuelta en estos días en los centros comerciales para entender el espíritu de Jesús que la mayoría de gente prefiere imaginar. Hay gente capaz de matar por obtener un parqueo cerca de las gradas eléctricas (en gringolandia, dos padres se mataron a balazos por un Elmo) o por llegar primero a la caja registradora.

No logro entender, ¿cómo se explica que de Cantinflas existen derivaciones como cantinflesco, cantinflear, etcétera y de Jesús no existe nada parecido? Sería lindo decir: “esta Navidad me dedicaré a jesusear en las áreas pobres del país” o “no iré al convivio esta noche pues estoy jesuseando en la terminal”.

Pero nada de eso existe, y no faltará quien diga que ya estoy cantinfleando.

(La Lucha Libre publicada en el periódico el 24 de diciembre del 2008)

6 comentarios:

Jorge Dieguez dijo...

Columnista Lucía Escobar, quiero contarle que soy un asiduo lector de su columna. Me gustan sus reportajes que de vez en cuando aparecen publicados. Recuerdo bien cuando aludió a J Palmieri y la forma en que terminó el intercambio de palabras. Y la sigo leyendo a Usted Lucía Escobar.


Quiero transcribirle algo que he escrito para mi familia y algunos amigos, ahora Usted es uno de ellos. Estos asuntos no los publica elPeriódico, máxime si son extensos; pero valdría la pena, eso sí, que los lectores de dicho diario, mostrara otras facetas del pensamiento de las gentes de este país tan vilipendiado por la violencia interminable. La saludo cordialmente, Jorge Mario Diéguez Pilón.





"""UN ESTUDIO ANÁLITICO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS

En esta época De Adviento, se me ha ocurrido recopilar algunas opiniones de hombres no religiosos, asimismo las de aquellos que si comparten y viven una vida cristiana a toda prueba, los unos califican a Jesús en su calidad de hombre normal durante su vida terrenal, y los otros lo han estudiado dentro de su calidad mística y redentora de la humanidad. Leamos estas opiniones en conjunto como sigue:

En el diccionario enciclopédico UTHEA se menciona a Jesús como el Nombre que se da a la segunda persona de la Santísima Trinidad hecha hombre para redimir al género humano.

En otros documentos místicos se menciona a Jesús con una misión, doctrinas, parábolas, milagros e iluminadoras exhortaciones, gradualmente fascinantes que armonizan la parte espiritual del hombre, que no descansa hasta profundizar los indudables misterios de Su vida.

En la enciclopedia BARSA se menciona que su nombre Jesús se le adjudica como el salvador y que palabra Cristo es como el ungido para su misión en la tierra.

Qué opinan de Jesús algunos hombres importantes, historiadores escritores y líderes políticos, de ayer y de hoy, como Einstein, Rousseau, Gandhi y otros más.

1. Jesús de Nazaret ha sido la figura más influyente no sólo de los últimos dos milenios, sino de toda la historia humana.

2. Un hombre totalmente inocente estuvo dispuesto a sacrificarse por el bien del prójimo, y convertirse en el salvador del mundo, que fue una muestra perfecta de amor.

3. Absolutamente todo lo que hizo y dijo es valioso para nosotros hoy, y no hay otro hombre, vivo o muerto, del que se pueda decir lo mismo.

4. La vida de Jesús es la más influyente jamás vivida sobre este planeta, y la influencia de aquella vida continúa en aumento.

5. No se puede decir que la historia del Evangelio ha sido inventada, son los hechos de los que nadie duda y están atestiguados y reconocidos en los mismos que relatan la obra de Jesucristo.

Los cristianos creemos que Jesús es nuestro modelo de vida que nos enseña con su sufrimiento de cómo debemos cuidarnos y comportarnos con nuestros hermanos en Cristo Jesús. Así pues hagamos una reseña pequeña y mínima de cómo podemos imitarlo.

· Jesús fue razonable y equilibrado, no tenía donde recostar su cabeza y llevó una vida extremadamente austera, aunque otros no lo hicieran, siempre dejó claro que su alimento es hacer la voluntad del que lo envió y terminar su obra.

· Fue abordable, una persona cariñosa y agradable, no le molestaba que la gente se le acercara para hablarles de sus problemas, y los instruía al respecto.

· Manifestó compasión, y se ponía en el lugar de las demás para comprender cómo se sentían para poder ayudarlos. Cuando el leproso se le acercó le pidió que lo limpiara y Jesús le dijo se limpio, y así sucedió.

· Fue compresivo, no se sentía superior a ninguno, y actuaba siempre pensando ser condescendiente, cuando una mujer, en la casa del fariseo, se le acercó en vez de condenarla por sus pecados, le dijo: tu fe te ha salvado, vete en paz.

· Fue imparcial y respetuoso nunca favoreció a alguno de sus discípulos en perjuicio de otros, siempre fue imparcial y generoso.

· Supo ser un buen amigo, el mejor de todos, les aceptó que cometieran errores, aún cuando actuaban de diferente forma a las instrucciones que de él recibían.

· Demostró ser un hombre valiente al enfrentarse a una agitada muchedumbre que buscaba a Jesús el Nazareno para arrestarlo, Él les dijo al que buscan Soy yo.

· Es claro que de Él no alcanzaría las palabras de lo mucho más que se puede decir, y naturalmente debemos recordar siempre sus palabras de cuando dijo “Yo soy el camino y la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mi”

El ejemplar modo de vida de Jesús nos enseña muchas cosas adicionales de cómo debemos de comportarnos y también estamos obligados a reconocer que su sacrificio nos libera siempre del pecado y la muerte. AMÉN."""

Uri Morales dijo...

Estimados Señores de El Periódico:

Soy lector de su diario, el cual siempre he considerado bastante bueno, por lo que se ha hecho digno de mi respeto.
El día de hoy me he llevado un disgusto al leer la columna de la Sra. Lucía Escobar.
Pido por favor más respeto para hacer referencia a la persona de Jesús.
Si la intención de esta señora es la de escribir acerca de temas que llamen la atención tal vez lo logró, aunque no precisamente para hacer crecer el prestigio de la institución para la cual trabaja (El Periódico), ya que en lo que respecta al tema que hoy trató, lo único que consiguió fue mi disgusto y quién sabe el de cuantos lectores más.

La calidad es imprescindible para lograr el éxito: Una empresa como la de "El Periódico", lo merece.

Espero que esta señora no vuelva a escribir sin pensar antes en lo que quiere transmitir a los lectores de tan reconocido diario.

Gracias.

Uri Morales
Lector de El Periódico.

Jesús de Nazareth dijo...

Querido o querida hijo o hija Uri:

No encuentro dónde está la ofensa hacia mí o hacia mi padre en este escrito. Es más, si mi padre hubiese sido un poco más generoso con vos, querido (o querida) Uri, y tu capacidad de raciocinio fuera mejor, notarías que tu hermana Lucía menciona mi nombre para cumplir el mandamiento: Amaos unos a otros. Cosa que no hacés vos, Uri.

Cordialmente,

Jesús de Nazareth

Anónimo dijo...

Jajaja.
Ese Jesús de Nazareth se la hecho buena... que cuello Lucha, que le escribe el grandísimo

Leon dijo...

Jajajaja, me encanta la propuesta, de paso, dale una miradita a la tesis de John Allegro, él decía, y era todo un erudito sobre los Rollos del Mar Muerto, que Jesús era un hongo, una Amanita muscaria, para más señas...

Anónimo dijo...

Como siempre es una delicia leerte...sobre todo porque tenés visitantes hasta del mismo hijo de Dios.


Saludos Lucia.