martes, 14 de octubre de 2008

Síndrome de Estocolmo (o esto es el colmo)

(Ahora que los japones inventaron la cámara para tomar fotos a los sueños, me pueden ver recibiendo el Nobel de Literatura)

Me cuesta tanto imaginar cómo sería mi vida de haber nacido, por ejemplo, en Suecia. Me veo con mis medias coloridas de lana, y mis dos trenzas largas y negras (o quizá rubias) a lo Pippi Långstrump llegando a la biblioteca de Kalmar a buscar qué leer. Ahí estoy, confusa pero feliz entre millones de textos y películas traídas de todo el mundo para éxtasis de los de los más pequeños.
No puedo aburrirme, no necesito hacer travesuras pues todo está hecho e incluso escrito. No me expulsan de un colegio tras otro, no me escapo a fumar marihuana con mis amigos, no me rebelo ante la autoridad, no me meto a estudiar periodismo.
Y es que no me imagino pues cubriendo, el operativo que ayer presencié (un milagro en este mundo civilizado), un robo soso, sin sirenas, sin persecuciones, ni patadas, sin sangre, ni violencia, con policías que parecen Kents. Un robo tan civilizado, que da pena ajena. Imaginan ustedes un tipo que entra a la libreria y roba un libro? En mi patria, más que cárcel, se le felicitaría, es un ladrón intelectual.
Y es que no soy sueca, sino guatemalteca. El periodismo para mí, es una adicción, es la adrenalina que me hace despertar cada día con las ganas de cambiar el mundo. Es amar al patrón maldito que me da patadas en el culo, me paga mal y al que sin embargo, soy tan fiel como la más sumisa de todas las mujeres.
Siento un placer casi morboso en mi profesión. Y no sé si algún día podré dejar este vicio para dedicarme a escribir cuentos sobre sirenitas o niñas felices que sacan gaseosas de los árboles. Y tal vez también por eso, el Nobel de Literatura es un sueño lejano, de mujeres con habitación propia y una pensión en coronas suecas. A mí me espera algo menos noble: el trabajo de albañil de la palabra, construyendo democracias en repúblicas bananeras.

(Lucha Libre publicada el miercoles 15 de octubre del 2008 en el periodico)

16 comentarios:

Luis Navas dijo...

Se asombra uno verdad Lucha? mira ya que andas por alli cerca, deberias de darte una vuelta a Amsterdam, asi no te tenes que "escapar" :)

Anónimo dijo...

Soberbia, Lucía!

C.

Lucha dijo...

Hola Luis.. pues la verdad que fui tambien a Copenhague y ahi un barrio liberado llamado Christiania.. donde tampoco hay que escapar

El Guille dijo...

stockholm syndrome .. xD ... esa rola es buena .. :-P ..

pues si ... acá tenemos por destino ser albañiles (claro, los que amamos lo suficiente a esta gente como para no ser apáticos) y construir sobre los escombros ..

Juan Pensamiento dijo...

Pero creeme, Lucía, que los lectores te disfrutamos igual, con o sin prospectos del Nobel.

Quique dijo...

Me gustaría saber si, a final de cuentas, hay algo podrido en Dinamarca, porque según lo que contás los nórdicos tienen una fecha de expiración más larga que la nuestra. Pero la fruta pasadita es más sabrosa. No te preocupés, Ucha, que tu premio Nobel te está esperando todavía, faltan unos añitos nada más.

Tania dijo...

Pues esta relación del Nóbel, la ciudad y el síndrome de estocolmo es como para que le den el Nóbel. Genial!

Tania dijo...

Ah, y gracias, porque por su artículo volví a investigar sobre el síndrome de Estocolmo y me enteré que también se aplica a los trabajos y a las parejas. Ahora entiendo por qué algunas mujeres defienden a su marido que las maltrata. Y también, por qué uno sigue en un mal trabajo. Ojalá pudiera pasarse este fin de semana por Frankfurt para la feria del libro. Como dicen los españoles: digo, ya puestos ...

EL ENMASCARADO dijo...

Si aun estas por Estos colmos, date una vuelta por el cementerio Judio, y Pregunta porque si esa comunidad es tan chica en Suecia, porqué? tienen 2 cementerios (De pronto te sale una cronica intreresante!)
Un abrazo y saludos.

nk dijo...

Hoy no entiendo tu post... claro que la vida por estos lares es mas bien aburrida no lo niego. A mi tambien me hace falta un poco de "emociones fuertes" en este mundo un tanto palido. Pero nunca me hace falta la violencia, ni la sangre. El respeto a seres humanos, animales y medio ambiente que se inculca y se vive me parece algo digno de imitar y de lo que mi gente en guate esta todavia muy lejos. Ir contra la corriente, defender las cosas en las que creemos, revelarnos contra el stablishment, eso se hace aqui tambien. Los jovenes se rebelan y logran cambios (algo que en Guate todavia no he visto mas que en algunos casos esporadicos). Europa tiene muchos problemas, inmigracion, racismo, pobreza envejecimiento de la poblacion y un largo etc. pero problemas hay en todos lados, aqui por lo menos existe el marco legal y juridico para trabajar en resolverlos. En nuestra Guate vivimos mas bien bajo la ley de la selva y eso no nos va a llevar a ningun lado. Hojala que disfrutes tu viaje, si tenes oportunidad visita un bosque metete en el y disfruta del otonyo.

quique dijo...

por cierto, la pena ajena tiene nombre! se llama liporia, es una palabra que se puede usar mucho. Es la palabra del día, tu tarea es utilizarla en tu conversación cuantas veces te sea posible :D

Quique dijo...

Tambien, tus trenzas tienen que ser negras, y las pecas no se pueden ir. lo de las gaseosas del árbol me fascinó, hay que desarrollar la idea en un cuento para niños, ya lo quiero leer (si no es que lo escribiste porque leíste alguno). Besos, siempre

Lucha dijo...

Bueno, varias cosas.. no. A NK le explico que yo no estoy feliz de vivir en un pais con tantos problemas, al contrario, solo trato de ubicarme en mi espacio y entenderme de alguna manera. A Quique pues claro que el arbol de gaseosas es de Pipi Langstrum, no es idea mia, si no ya tendria el nobel. La violencia pues no la extriano...para nada, es sólo una metafora.
Y el sindrome de Estocolmo, quiero aclarar que para nada es por ejemplo para elPeriodico, yo no veo que mi jefe o mi patrón sean ellos, si no que yo escribo para el público que me lee, es la gente que lee los periodicos con la que tengo una deuda, nada mas

nk dijo...

Lucia ! me encanta la foto. Prestame la camara esa! gracias por tomarte el tiempo de "aclararme". Ultimamente tengo las neuronas algo atrofiadas y me lo tomo todo textual.

Juan Pensamiento dijo...

Ya que tenés la camarita esa, hubieras aprovechado para meter a Ljundberg abajo del podio...o allí está pero no se mira???

Leon dijo...

Me recordaste una entrevista que le hicieron a un escritor argentino, cuando visitó Londres allá por los años 70: "Qué impresión tiene de Londres?", pregunta el entrevistador de la BBC. "Me impresiona como cuando un campesino ve la capital por vez primera", responde el susobicho... jajajajaja... Suecia está muy adelante, desde un punto de vista occidental por supuesto.