martes, 1 de noviembre de 2011

Justicia

Estoy consciente que apenas empieza un proceso largo para que regrese a Panajachel la paz, la seguridad y la ley. La detención de Juan Manuel Ralón y Víctor Anleu es sólo el comienzo para desentrañar un caso muy complejo con raíces muy profundas. (Ver película Toque de Queda). Me preocupa el miedo y el terror que se vive en estos momentos en Panajachel pues los chismes y la desinformación abundan. La gente tiene miedo de que estas detenciones provoquen una ola de violencia más grande, ya que con este golpe a la cabeza de la Comisión de Seguridad quedaría un vacío en la “supuesta seguridad” de población. Me alegro que Ralón y Anleu tengan derecho a un juicio justo y no sean “ajusticiados” de noche por una turba de hombres enardecidos. Nadie merece ser castigado sin haber sido escuchado y juzgado con un procedimiento limpio. Lo que me regresa al caso que desencadenó todo esto; la desaparición de Gilberto Sente Sente que aún no se ha esclarecido y la vulnerabilidad en que se encuentra su esposa, Lorena Caal, una mujer indígena y madre, increíblemente valiente y fuerte, que ahora también es amenazada de muerte y que no cuenta con todo el apoyo internacional y mediático que a mí me ha respaldado. Gustavo Girón, corresponsal de Prensa Libre también ha sido amenazado, al igual que muchas personas en Panajachel que defienden el Estado de Derecho y la ley en el país. Todos deben denunciar estos hechos ante juzgados, fiscalía y al 1555 de la PDH. No sé cómo irá a terminar todo esto ni cuándo pero es importantísimo que los guatemaltecos no quitemos los ojos de lo que sucede en Panajachel y que exijamos a las autoridades guatemaltecas que resuelvan de fondo y de frente el problema de la inseguridad en el área. La vida y la tranquilidad de los panajachelenses esta en juego y en riesgo. El miedo y el terror son contagiosos, pero también el amor, la esperanza y la fuerza. Todos queremos paz.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

De todo corazón, espero que la paz vuelva a Panajachel.No es fácil dejar casa, trabajo, amigos, familia por el miedo a que algo le pase a los que más quieres.Solo el que lo ha vivido en carne propia puede saber lo que se sufre.Guatemala merece una Pana libre de lacras.Gracias Lucia, por darnos ese ejemplo de valentía y carácter.Todo cambio tiene que ser para bien. Piensa siempre positivamente pues queremos Lucha para rato.Dios te bendiga hoy y siempre.

Anónimo dijo...

Una pregunta Lucía Escobar, por qué en Panajachel han reunido cientos de firmas en apoyo al comité de seguridad si son tan malos como usted dice?

Anónimo dijo...

También las firmas las están recolectando por medio de presiones e intimidaciones... Ayer, una ciudadana extranjera presentó una denuncia por intimidación de quienes la querían obligar a firmar... hemos escuchado que han amenazado a comerciantes de que si no firman tendrán represalias... Tenemos mucha desinformación en Pana, sigue la manipulación de la población en base al miedo y lo único que queremos es que haya paz, seguridad y justicia (pero legales, sin abusos ni fundamentalismos extremos... La organización comunitaria nos debe servir para fortalecer el Estado y no para debilitarlo aun más... Ánimo Lucía que su lucha es honorable. Ánimo y valentía pueblo de Panajachel, que somo más los que deseamos la paz...
Roberto T.

Lucha dijo...

Ni con firmas sacaron a Portillo. Se ve que desconocen la ley y que en lugar de sacar las patas las meten más y más.

Anónimo dijo...

Es cierto que la recolección de firmas es un gesto simbólico, que no significa nada ante un juez. Pero ese gesto simbólico muestra que la mayoría de la población apoya a sus cocodes, a sus autoridades. Una imagen distinta a la que usted ha pintado de este pueblo: Un lugar solo para parrandear y vivir la vida loca, y donde los pobladores locales odian los libros y las guitarras y apalean seudoartistas. Esa imagen es falsa y usted lo sabe.

Que las autoridades no son lo mejor que este pueblo pudo haber tenido? Seguro.

En ningún país del mundo se ha construído una democracia sólida de la noche a la mañana. No señora, la democracia es un proceso que toma muchísimo tiempo, caídas, cagadas y esfuerzos comunes. Los liderazgos también, solo vea la calidad de nuestros candidatos presidenciales.

Sabe señora Escobar, de excesos, errores y desinformación hemos tenido suficiente. Es cierto que los abusos de los encapuchados deben ser investigados y los responsables de abusar de la confianza depositada en ellos por sus vecinos, deben asumir sus responsabilides ante la ley. Pero tampoco es justo que usted y los suyos linchen la imagen de un pueblo, un pueblo que le ha abierto las puertas a usted y a su familia. Puertas que continúan abiertas para usted y para quien desee vivir y compartir en paz con nuestra comunidad.

Anónimo dijo...

No lograremos levantar la imagen de Pana sin resolver los problemas más evidentes y profundos como la seguridad y la corrupción. Pero ninguno será superado si los negamos. Es como con la cianobacteria, cuando mucha gente acusó a los periodistas de saboteadores del destino turistico, como si no se hubiera notado el problema si ellos no lo denunciaban... ¿que por la maldita corrupción no se resuelven las cosas? Pues debemos agradecer a quienes se arriesgan denunciando, tomar actitud de cambio y juntos,como ciudadanos, luchar dentro del margen de la ley para demostrar a toda Guatemala que las cosas se pueden hacer bien... de ahi en adelante nadie podrá quitarnos la "buena imagen" y seremos admirados como pueblo por no sucumbir ante las nefastas personas que se aprovechan de la ingenuidad de muchos para cometer sus abusos... ¡Que Dios bendiga a la gente de bien y nos de fuerzas para superar a los malos!