martes, 28 de junio de 2011

Prohibido pegar


(Estuve a punto de poner una foto de mano dura pero ¿muy feo?)




No hay nada tan aburrido como un foro de políticos. Están tan acostumbrados a mentir y quedar bien que no sorprenden, no emocionan, no entusiasman. Otra cosa sería si en lugar de entrevistar a los candidatos a puestos públicos, se entrevistaran a sus hijos o nietos. Por sus frutos te conocerán, dice el dicho. Así que no hay nada como hablar con los más chiquitos de la familia para saber qué piensan los más grandes.
Esas criaturas que vienen al mundo como hojas en blanco, son fuentes de sabiduría innata. Por eso me parece super triste cuando conozco a un niño que en realidad es un clon de sus padres, fotocopias reproductoras de estereotipos y prejuicios, pequeños juniors que no saben pensar, ni desafiar sus propios genes. Estoy convencida de que son los hijos quienes educan a los padres. Y nosotros los mayores debemos dejarnos contagiar por las ideas frescas y nuevas de los más pequeños y evitar en lo posible contaminarlos con nuestras frustraciones. Por eso pienso que el mejor regalo que puede dársele a un pequeño es quitarle la televisión. Aun cuando esta sea la niñera más eficiente del mundo. Quizá al principio sentirá que su vida es un caos pero luego poco a poco irá recuperando su imaginación, su creatividad y el uso de su cerebro para discernir y pensar. Con tal de que mis hijos se entretengan leyendo y le encuentren el gusto a los libros, los he mandado a buscar malas palabras en el diccionario. Ver sus ojitos brillando de pícara emoción es la mejor gasolina que tengo para navegar en este mundo.
Me encanta saber que ninguno de mis hijos sabe para qué sirven los políticos, ni los alcaldes, ni los presidentes. No sirven para nada, dice Joaquín de pura intuición. Y el más chiquito Nicolás, es tan inocente que cuando vio el símbolo de mano dura con la X encima me dijo: ¡Mami, ya viste que ese dice prohibido pegar!

4 comentarios:

Isabel de Orellana dijo...

Estimada Lucia

Me encanta leer tu columna. Me hare reír y comparto mucho las cosas que escribes. Mi hija Mariela es admiradora fiel de tu columna y hoy se la he escaneado pues está en Francia estudiando francés.

Lo que haces con tus hijos es lo mejor que puedes hacer con ellos. La televisión y todos los juguetitos electrónicos son el peor veneno para ellos y su inteligencia. Al no estar jugando con la niñera electrónica usan su cerebro, siendo creativos y por consiguiente son niños felices.

Felicitaciones mamá inteligente.

Ana González Ewens dijo...

Me encantó....y es tan cierto de que los niños le enseñan a uno ¡Tantas cosas!

Gabriela Cordón dijo...

Bello. Me encanta. Comparto la filosofía para con los hijos. Ojalá pudiéramos mantenernos alejados también de toda la contaminación visual de las campañas.

Anónimo dijo...

Pues que bueno que escogió poner una foto en la que se celebra la vida. Ver a los niños jugar es una luz al final de un largo y oscuro túnel, es la flor que emerge en el medio de la maleza, es la esperanza de un mañana mejor.
La otra foto solo nos hubiese recordado el siniestro pasado que mientras haya impunidad seguiremos padeciendo, y que estamos heredando a nuestros hijos. Asesinar ancianos, mujeres y niños es lo más detestable que el ser humano puede llegar a hacer, y el señor que muy probablemente será nuestro próximo presidente representa un desprecio a la vida humana misma.
Pero nos quedan los niños, y con ellos el mensaje que la vida siempre se impondrá a la muerte.