lunes, 23 de marzo de 2009

Chilanga Town


La excusa bien puede ser el concierto de Radiohead, un encuentro feminista o el simple deseo de turistear. Una vez en México D.F. cualquiera se siente como una hormiga, mínima masa corporal en un país donde todo es grande, basto, inmenso. La sensación que da el anonimato es tan sana, que dan ganas de cantar en el metro o volverse emo por algunos días. Quizá por eso se van tantas parejas gay, felices y abiertas, no parecen sufrir los efectos del machismo que tanto se le achacan a los chilangos.

Los olores me despiertan el apetito, y me dan ganas de ser un poco vaca y tener ocho estómagos para poder meterme a la boca todas las deliciosas combinaciones gastronómicas con las que me topo. El picante en todas sus manifestaciones, me gusta pero me asusta, me castiga, sí.

Las librerías son apabullantes, grandes, hermosas, llenas de literatura para todos los gustos, desde los más exigentes hasta los más comerciales. Ni ganas de entrar dan de tanto que no podremos llevar.

El ingenio de los mexicanos es impresionante, el comercio informal se ve más formal que las mafias de los bancos. No caminas una cuadra sin toparte con algún vendedor de piedras, de almas tristes o de cuentos para oír. Abundan los “vivos” que con sólo un vistazo descubren el público objetivo al que se dirigen y transforman una linterna china en solar sólo para ver caer al consumista ecológico.

Aquí nadie parece avergonzarse de su piel morena, ni de su nariz de indio, sino todo lo contrario, hay un orgullo azteca palpitando bajo la piel de todo mexicano. Me pregunto si tiene que ver con el hecho de que en el Centro Histórico son visibles las raíces de nuestros vecinos: el templo mayor no anula el santuario de la Virgen de Guadalupe, ni los murales de Diego Rivera demeritan el arte popular plasmado en las artesanías.

Todos entienden que la cultura es algo vivo, que se transforma, que evoluciona...


(Lucha Libre publicada en elPeriódico el miércoles 18 de marzo del 2009)

7 comentarios:

Mario Car dijo...

Hola Lucia, a mi me toco ir al D.F a ver a Soda Stereo (fascinante), y de verdad le falto decir lo ordenado que son los mexicanos en sus cosas bueno por lo menos en el concierto, nosotros como buenos chapines llegamos a las 3.30 de la tarde y el concierto era a las 9 de la noche, pero ya sabe como somos, creiamos que nunca ibamos a entrar porque aca si pasa, bueno en fin que habia la verdad como 50 personas a esa hora y la capacidad del concierto era de 55.000 pensamos que no iba a llegar nadie, nuestra sorpresa fue ver que a las 7 de la noche todavia llegaba muy poca gente pero a las 8 de tajo entraron los 50,000 que faltaban, claro eran 3 entradas al foro sol la primera con 10 puertas y 10 guardias la segunda de 7 y la tercera con 3 que era la entrada de la localidad donde estuvimos, un orden increible y una rapidez . Ahh y de verdad nos preguntaban donde veniamos y les deciamos de Guatemala y les agradaba, nos preguntaban cosas de aca y decian que Guate, sobre todo Antigua, tikal y Pana eran muy bonitos pero que nosotros no los queriamos por el idiota futbol, jaja. de verdad,

A la semana siguiente de regreso a Guate recibi una invitacion para ir a ver a los tigres del norte al Estadio del Ejercito y la verdad por curiosidad fui, y solo con decirle que el concierto empezo a la Una de la mañana que habia una puerta para unas 10.000 gentes y que era el desorden mas grande que vi en mi vida, la verdad me senti triste de ver nuestra realidad y tiene razon en lo de los Olores del D.F, uno iba a una taqueria y era fascinante el olor, es mas siempre terminamos probando casi todos los tacos, hasta de Pastor Aleman, pero en la calle si se siente el olor a desague, nuestro hotel estaba por reforma y habia un monumento que le llaman el Caballito y que de verdad era un desague disfrazado en pleno centro de negocios del D.F. pero solo eso, y eso de sentirse hormiga uno es muy cierto, ahi se respira libertad de verdad, espero regresar un dia, aunque sea de pretexto para ir a ver a los Fabulos Cadillacs y yo siempre lo he recomendado con un buen viaje de turismo, saludos

Alfonso Villacorta dijo...

Muy poco feminista la expresion del picante, porque los guatemaltecos usamos la palbra chile. Picante y cilantro son neologismos en Guatemala, propios de carretera al Salvador.

Lucha dijo...

¿Que tiene que ver el chile con las feministas? Qui inculto señor Villacorta. Hay de todo en esta vida, y feministas hay de todos los colores, y con todos los gustos, las que les gusta y las que no les gusta el chile o el pincante. Yo por ejemplo soy una femista que ama el chile o el picante, en todas sus manifestaciones...

ixmucane dijo...

A mí también me encantó México DF. Sus museos. Café Tacuba. Samborns. La gente muy amable. La comida, mmmmm! Y sobre todo, la casa de Frida y Diego en Coyoacán. Si puede ir, se la recomiendo. Le deseo que la pase muy bien. Y nos cuenta sobre el encuentro, si?

Antonio dijo...

hola, Luxair! Creí que inteligente, hermosa y gozan de su blog, sobre todo la variedad y la poética momento ... besos Antonio, Nuporanga Brasil

Anónimo dijo...

Heya! I'm at work surfing around your blog from my new iphone! Just wanted to say I love reading through your blog and look forward to all your posts! Carry on the great work!

my web site - terrific

Anónimo dijo...

Today, I went to the beach front with my children.
I found a sea shell and gave it to my 4 year old daughter and said "You can hear the ocean if you put this to your ear." She put the shell to her ear and
screamed. There was a hermit crab inside and it pinched her ear.
She never wants to go back! LoL I know this is completely off topic but I had to tell someone!



my site :: beograd - -