miércoles, 12 de agosto de 2009

La corriente


Al Gato
La educación que recibí del colegio y la universidad parecía planeada para hacer de los mejores años de mi vida, una sutil tortura. Que afán de querer bajarme la cabeza y volverme una nada viviente, un títere del qué manda. Ojalá lo hubieran logrado, tendría una existencia sin sobresaltos, uniforme y protegida en la manada. Y las alas sólo me servirían para abrazar calzones (chiste Kotex).

¿Sería más feliz recibiendo un cheque mensual y esperando una jubilación devaluada? ¿Cuánto puede aguantar una persona nadando contra la corriente? ¿Se puede apostar por los sueños propios en una sociedad que lo único que quiere son soldados y mano de obra barata? ¿Sirve de algo la eterna rebeldía? ¿Valdrá la pena reivindicar el espíritu insurrecto?¿O será que todos estamos condenados, tarde o temprano a caer de rodillas ante el sistema que nos oprime tanto la risa?

Sobresalir o no encajar, creerse dueño de su vida, andar despeinado por el mundo es algo mal visto. Las ovejas negras del rebaño, los marcados con el signo de Caín, los descendientes de los ángeles caídos. Son almas torturadas que no creen en el paraíso que promete la Iglesia, ni la paz que la meditación y el yoga ofrecen. Es un desasosiego que te come por dentro.

Comienzo a cansarme de ser la eterna adolescente que nada contra la corriente, sólo buscando un espacio para respirar. Que frustrante recibir cada día tanta mierda, en su versión anónima, firmada y social.

¿Entorno difícil? Ahí está el puente.

Cómo las frutas, habrá que madurar, pasar de lo ácido a lo dulce y luego podrirse por dentro y por fuera como único destino seguro. El tiempo pasa. Tarde o temprano, dejaré de luchar, mis gritos ya no se escucharán, dejaré de aruñarme el alma.
Y será tan rico, sentir que la corriente por fin me está llevando.

Lucha Libre publicada el miércoles 12 de agosto en el Periódico.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Mas vale ser un reloco que ser un recuerdo, Calamaro.
Leído en El Borracho, extraordinaria aventura editorial en que recuerdo, usted participó con su lucha marihuana.

Anónimo dijo...

Me divierte mucho como la gente como vos o el gato Zepeda juegan a ser rebeldes. Típicos clasemedieros con ínfulas de burgueses salidos del redil. Jajajaja, me cago de la risa.

Vos recibís un cheque mensual, y peor aún, de un rufián como JR Zamora, o del corrupto gobierno. Vaya rebeldía.

Jajaja, que risa leer al otro pendejo proponiendo evasión fiscal como el más sublime acto de rebeldía. Quizá la próxima vez que inviten a ese pobre tipo al Libre Encuentro, asista con la efigie de Diosito Gutiérrez cual ché millonario evasor. Y quizás hasta se atreva a decir algo.


Y soy rebelde, porque no sigo a los demás, y soy rebeldeeeeeeee

Carlos Ordoñez

angie barruez dijo...

esos anónimos que berrinchan.., ves? sin embargo te leen. gracioso. algo les ha de gustar..
déjenla escribir en paz! a todas las mujeres que nos dejen escribir en paz estos machos que pretenden que además de pisoteadas por siglos nos quedemos calladas!? o son idiotas o fingen..no sé para qué.

Wotzbely Suárez dijo...

No! No hay marcha atraz. A seguir luchando, compañera, hermana. Comprendo que pesa el rechazo de tanto imbésil, porque son muchos. Sé que sonará a lugar común, pero recuerde, vivir de pie...

...Y si nos dijeran que somos casi unos románticos, que somos unos idealistas inveterados, que luchamos por causas imposibles, nosotros les tenemos que contestar que sí, que sí se puede, que tenemos la razón que asi es y que así será.

Anónimo dijo...

Usted es un buen ejemplo de persona, y quienes opinan lo contrario, se nota que no la conocen. Tranquila, que los tontos abundan en todos lados.