miércoles, 16 de septiembre de 2009

Ánima fiera III


Llega septiembre para escupirnos en la identidad, un montón de símbolos patrios caducos y desteñidos. Hipócritamente, algunos guatemaltecos cuelgan banderitas de los carros y de sus casas, lavando así su conciencia cívica light. ¿Cuántos de ellos sirven a su patria cuando los necesita? ¿Cuántos acuden a los juzgados para denunciar la corrupción y el nepotismo? ¿Cuántos defenderían con ánima fiera la independencia y la soberanía chapina? Mejor no barajo cifras. Seguimos siendo la fincota de la oligarquía. Los dinosaurios habitan nuestra primavera. ¡Que Arzú vaya a torturar a sus nietos con sus ansias militares! Guatemala no necesita más botas, ni balas, más muerte, ni sangre. Eso no es civismo, es cinismo. Somos un país en constante big bang camino a la desintegración social. No sabemos ser guatemaltecos, levantamos barreras llenas de prejuicio, huimos del color moreno de nuestra piel, escondemos nuestros genes indígenas, añoramos la blancura del extranjero y alabamos la civilización de los gringos, ciegamente. Pero llega septiembre y todo ese desprecio a lo chapín desaparece por arte de magia del Espíritu Santo. Se nos eriza la piel ante el Himno Nacional, se humedecen nuestros ojos ante el esfuerzo del niño por llegar a la antorcha, nos emocionamos ante el azul y blanco de la bandera que ondea en el cielo. Y lo más importante de todo, corremos al bar más cercano para celebrar, aunque sea con un traguito, por la patria nuestra. No creo en el patriotismo vacuo, detesto el Himno Nacional de Guatemala. Nunca he visto un quetzal de pecho rojo, y la monja blanca me parece cursi y presumida. Pero me gusta la sombra de la Ceiba, adoro las tortillas de maíz criollo y los frijoles cocidos en olla de barro. Celebro mi país, trabajando cada día para que sea un mejor lugar donde vivir. ¿Y usted?

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo no trabajo por este país, no se lo merece. Usted mejor debería de ver por su propio pellejo o va terminar de jipi en panajachel...

la-filistea dijo...

Sólo con la Monja Blanca no estoy de acuerdo con vos.

Saludos Luchona Libre!

Silvia Sazo dijo...

No me gustaría estar escribiéndo este comentario, sinceramente me ha dado tristeza el leer que una chapina se exprese tan estúpidamente de los simbolos patrios, el tener libertad de expresión no nos da el derecho a nadie de insultar a la gente, las razas, los paises y sus simbolos. Para decir que nuestro patriotismo es tan ralo (tiene toda la razón) no era necesario su desprecio al Himno, al Quetzal y a la Monja Blanca, ahi solo esta reflejando su resentimiento, no es la primera vez que escribe con el hígado, ojalá uds pudieran escoger mejor a sus columnistas, ella deja mucho que desear.

Tassio Nuvolari dijo...

Bueno, no estoy tan de acuerdo con lo de la monja blanca y el quetzal, que grandeza tenemos con estas dos especies, lo malo somos los humanos que todo lo destruimos. Sin embargo creo que si, debemos trabajar por nuestro pais, no para esa gente de los bancos, centros comerciales, etc.

Anónimo dijo...

Lucía:
Me parece sumamente hipócrita que critiqués con tal solvencia a la oligarquía cuando estudiaste en colegios elitistas.
¿Caducos los símbolos patrios? ¿Por qué? ¿Qué es un símbolo para vos?
Todo el tiempo estás intentando ser controversial con el afán de llamar la atención. Criticás a los guatemaltecos, como si vos fueses el ejemplo claro de una guatemalteca que construye, cuando con tus comentarios hepáticos lo único que hacés es destruir.

Clara dijo...

Mirate en un espejo y decime cuáles son tus genes indígenas que tanto valoras, hablas de hipocrecía, navegando con tu banderita de intercultural, cuando la verdad es que sólo es tu forma de vida y nada más.
Mirá hacia adentro y preguntate si realmente trabajas cada día para que Guatemala sea un lugar mejor, o será que lo cierto es que criticás cada día para para hacerselo creer a los demás.

Anónimo dijo...

¿Y qué hay de malo con criticar a este país de mierda? Con decir que este país es una mierda porque (la mayoría de) sus patrióticos ciudadanos, tan sensibles ellos especialmente en septiembre, son una mierda todos.
Practiquen el canivalismo, chapinísimos comentaristas, es decir: Coman mierda!

Anónimo dijo...

¡¡¡EXTRAORDINARIO!!!

Cualquier guatemalteco está en su derecho de ver a este país de mierda como se nos de la rechingada gana.

Me asquea ver a la mayoría de ladinos vestir a sus hijos e hijas de 'inditos'...-en el mes patrio- somos acaso símbolo de 'libertad?'

...y el resto del año somos discriminados, ASQUEANTE, ASQUEANTE.

Anónimo dijo...

Eso de los genes de indigena me causo una risa que hasta el estomago me dolio, ¿de donde habra sacado sus genes Clara? ¿será eso importante?, si soy morena o blanca, alta o chaparra, gorda o flaca, ¿influira eso en el respeto que les debo tener a los demas solo por el hecho de que son seres humanos igual que yo? ¿o para valorar y respetar a una cultura tengo que venir de ella? y la otra alegando por los colegios, ¿alguno de ustedes, en sus tiempos de colegio, se preocupo por estas cosas?, ¿será que teniamos madurez suficiente para darnos cuenta de como es la vida?

Anónimo dijo...

se me olvido anotar que no estoy de acuerdo con ella en cuanto a los simbolos patrios, pero lo demas lo apoyo