martes, 31 de agosto de 2010

Murciélagos de luto

Dibujo: Joaquín Arrivillaga (5 años). Dice: Es imposivle volar pero en el mas alla sisepuede.

Así como van las cosas en Guatebala, voy a irme especializando en obituarios. Estamos condenados al eterno luto, a llorar y llorar muertos, a sacrificar a nuestros mejores hijos, a soportar injusticias, al miedo y a callar.

¡No lo puedo creer! ¡Es increíble! ¡Es imposible! ¡No puede ser!, fueron los comentarios que más escuché el jueves pasado. Leonardo Lisandro Guarcax fue asesinado en su aldea natal, en el Tablón Sololá. Un día antes había sido secuestrado mientras se dirigía a la Escuela Oficial de Chuacruz, donde era director. Lo encontraron con graves señales de tortura y ahorcado.

Lisandro, además de maestro, era artista, guía espiritual, promotor e investigador de arte prehispánico y un profesional del teatro, la música y la danza kaqchikel. Sus innovaciones en el arte maya, le habían dado fama internacional. Recién había regresado del Festival Riddu Riddu en el norte de Noruega, convocado por la nación sami. No es la primera vez, que miembros de Centro Cultural Sotz’il Jay son víctimas de la violencia. En mayo del 2009 mataron a Ernesto y Carlos Emilio Guarcax González del mismo colectivo artístico.

El asesinato de Lisandro tiene varias lecturas, el hecho de que alguien como él sea visto como una persona no sólo merecedora de ser asesinada, sino también de que se le inflinjan torturas típicas de la guerra, nos demuestra que la intolerancia y la injusticia mueven nuestro país. Que no hemos evolucionado nada, que no hemos aprendido nada, que somos peor que antes.

Es una pérdida irremediable y terrible para el país, la desaparición física de Lisandro es como una sombra negra que abre sus alas sobre nosotros. Me quedo con las palabras de Rosa Chávez: “Lisandro, sabemos que tu corazón está floreciendo, ya es neblina, lluvia, viento, sonido…”

6 comentarios:

Manu dijo...

Es indignante, pero lo peor es que los obituarios cada vez tienen menos valor, estamos viviendo un proceso de inmunidad masiva ante los peores hechos de violencia organizada, común, o sistémica, proceso necesario para una transformación de la sociedad en la que no se haga nada cuando tengamos una dictadura.
Me recuerda cada vez la enseñanza de la rana dentro de la olla de agua puesta en el fuego.
Estamos como la rana, no nos damos cuenta que nos están subiendo el fuego a la olla y no nos daremos cuenta cuando nos muramos hervidos... es así.

Anónimo dijo...

Que lo siento mi Luchita linda. A mi Guatemala querida me la figuro como una bella chica de buena familia, de clase media pero con riqueza interior y potencial, con mucho talento y con muchos sueños por delante pero las dificiles circunstancias, malas influencias y falta de seguridad en si misma causan que ande confundiendo valores, jugando con fuego, dando malos pasos, que olvide sus deseos de un mejor futuro, que vea la añoranza de una armonía interna como algo inalcanzable, convenciendose que prostituyendose, ausentar la mente alejarla de la realidad y destruyendo su salud son la única salida, la única sensación palpable, la única manera de vivir el día a día, la menos dolorosa, y la mejor de sus opciones causandole depresión, dolor interminable y un horizonte nublando y turbio. Podrá esta chica encontrar su fuerza interna y valorizarse de nuevo para lograr romper las cadenas que la unden, sus demonios internos y externos, que la destruyen y así salir adelante con mas sabiduría y amor propio? Será tarde? Conocidos dispuestos a tenderle la mano y no con ganas de chuparle mas sangre y energía? Tiene amigos y familia que la aman y la apoyan?
Mi sentido pésame a la dolorosa realidad, a los pobres afectados familiares y seguidores deseosos y en búsqueda de un desarrollo saludable lleno de armonia e ilusión que queda sin lider por el fallecimiento de un personaje clave para abrir brechas y sueños. Que desesperanza.
V
;(

Anónimo dijo...

Apenas hace un par semanas usted gritaba a los cuatro vientos que hay demasiados indios en este país y que hay necesidad de esterilizarlos. El mismo pensamiento de quienes los eliminan físicamente, ya de adultos. El principio es fundamentalmente el mismo, así que no venga con hipocrecías, señora Escobar.

Rodolfo Pocop

Carolina Umul dijo...

Las únicas dos veces que tuve la oportunidad de ver a Sotzil en vivo fue en los festivalitos gratuitos que Lucía Escobar organizaba en Panajachel. Me impacto la calidad de la obra de Lisandro.
Luego tuve la oportunidad de hacer un trabajo de campo en Sololá y tuve amistad con Lisandro, quién a sus 32 años sólo tenía un hijo (a pesar de ser indígena) pues creía en los métodos anticonceptivos y los utilizaba. No me parece que Lisandro viera eso como auto exterminarse masivamente, como el señor Rodolfo Pocop interpretó en la columna de Lucía Escobar. Leo a Lucía desde hace varios años, y aunque no estoy de acuerdo en lo absoluto en que deberían de dar bolsas alimentarias por vasectomía...tampoco hago una lectura tan extremista de ese comentario... Mas bien sospecharía que Lucía escribió eso con el afán justo de ver el nivel de intoleranancia de algunos. Nada de hipocresía veo en el dolor de Escobar por la muerte de Lisandro... Las acciones hablan mas que mil palabras... y Lucía es una mujer de acción....

Anónimo dijo...

Los indígenas y los no indígenas pueden tener todos los hijos que que quieran, también pueden no tenerlos y para ello utilizar los métodos que quieran. Esa es su decisión y no tiene nadie porqué venir a decidir por ellos, y menos a cambio de las migajas que el gobierno les "regala". Interesante ver que la seño Umul defiende lo que Lucía la nazi Escobar acepta con su silencio.

RP.

Gabriela Cordón dijo...

Con todo respeto Sr. Pocop, el silencio de la escritora es la única respuesta que merece su comentario.