martes, 10 de abril de 2012

¡Pum! ¡Boom!

País de contrastes de mierda en el que me tocó nacer. A muy pocos kilómetros de la gran metrópoli capitalina se encuentra San Juan Sacatepéquez. Pienso en un guante al derecho y al revés, en esa moneda con dos lados que nunca se ven al mismo tiempo. Busco la noticia en los medios de comunicación y apenas leo cuatro líneas: En el caserío Ajuix, aldea Cerro Alto, San Juan Sacatepéquez, se incendió una fábrica de cohetes. En el siniestro resultaron con quemaduras Anastasia Cubulúc, de 30 años; Mauro Canel, 19; Luis Canel, 17; Graciela Cubulúc, 9, y Yesenia Cubulúc, 2, quienes fueron trasladados al Hospital Roosevelt, informaron los Bomberos Voluntarios.
Estuve en Cerro Alto en el 2007 haciendo un reportaje sobre las pandillas. Conocí al Enano, un salvatrucha con el cuerpo lleno de cicatrices, recuerdo de su paso por las fábricas de pólvora. Era uno de los miles de menores de edad que creció fabricando cohetes, morteros, ametralladoras y demás juegos pirotécnicos que los católicos de este país suelen comprar y quemar para “celebrar”a cada santo. Me pregunto si el Enano seguirá vivo. Dudo que las condiciones para los jóvenes en San Juan, hayan cambiado desde entonces. La cementera sigue imponiendo su presencia a los kaqchikeles del área que preferirían cultivar flores. Los niños no juegan “piedra, papel o tijera”, sino que “crack, cemento o pólvora”. Las patrullas de ciudadanos organizados han tomado el poder del lugar, agudizando la represión y la ingobernabilidad. Y el hospital, el cementerio o la cárcel siguen siendo el único futuro cierto para los niños y niñas del área. ¡Qué pena, estando tan cerca del “desarrollo”!

(Lucha libre publicada en elPeriódico el miércoles 11 de abril del 2012).

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que no entiendo es la necesidad de usar palabras vulgares y antisonantes. En todo lo demás estoy de acuerdo. Pero esto demuestra su bajeza cultural y su poco dominio del vocabulario adecuado en una columna de opinión.

Anónimo dijo...

Y como quiere que se exprese la señora lucia si todo lo dice es cierto, aquí aplicaría una frase de un escritor colombiano, en este país lo que respira estorba, acertado e innegable que es un país de contrastes de mierda entonces no se sienta ofendido por la palabra MIERDA ofendase por tirar basura en los ríos eso si que ofende..

A. Pacheco dijo...

Nunca le había leído y creo que lo haré mas seguido. Mas allá de un país de contrastes, diría, un país complejo donde TODO esta fraccionado y divido, donde todo está al servicio del "stablishment" sino, mire que pena, como ud. dice, tan cerca del "desarrollo"..., bueno, al final, "desarrollo" que ELLOS buscan y reproducen.
p.d. no encuentro el por qué de la ofensa de la palabra "mierda", tal ves porque sonaba a un poco de realidad.

Hop Hunahpu dijo...

Quien quiera que se atreva a reconocer nuestra triste realidad corre el riesgo de ser vilipendiado (shoot the messenger dicen los gringos), se ofenden por que usás la palabra mierda, pero no porque la mierda esté en todos lados, algo tan guatemalteco como tú... ahí le dejo al anónimo una fotita pa que aprenda http://hunapu-e-ixbalanque.blogspot.ca/2009/01/noticias-irrelevantes.html

Lucha dijo...

Hop Hunahpu: Jajjaa... ¡Qué asco! mandemos al anónimo a tu blog.
Saludos A.Pacheco, hunajpu y otro anónimo.

Walda dijo...

Que terrible que el tal Anónimo se sienta más ofendido por haber leído la palabra "mierda" en un blog, que por la realidad cotidiana de los niños de San Juan. Eso sí que demuestra bajeza cultural! Como si no usar 'malas' palabras fuera más importante que asegurarles educación, salud y bienestar a los niños de nuestro país.
No sé si me da más tristeza la noticia en sí, o que exista gente tan tonta como el tal 'Anónimo' este...

Anónimo dijo...

Buen provecho Hop y Lucía :)

GarciaFernandoA dijo...

Anonimo es un lleno de mierdas...