martes, 3 de abril de 2012

Vía Crucis pop


Nada como estos días para darle rienda suelta a nuestro culto al sufrimiento. Nada como estos días para darle rienda suelta a nuestro culto a la diversión. La sangre chorrea de las heridas de Cristo, así como el guaro chorrea de las bocas de los veraneantes. En el hombro de los penitentes descansan las imágenes veneradas de la Iglesia Católica, previo a cargar las hieleras rebosantes de cerveza. Devotas sexys y arrepentidas esperan con ansia para estrenar lencería de viuda negra, encajes y tacones, para desfilar en busca de un Cristo que las redima. Las iglesias viven su época de oro y las pescaderías también. En los sitios turísticos se espera con ansia a los veraneantes que dejaran dólares, quetzales o cheques sin fondos, en las arcas de los hoteles y restaurantes. Nadie piensa en el plástico de los doble litros y las bolsas de nylon que llenarán las playas de los mares y los lagos, y viajarán por ríos dejando la huella de este consumismo salvaje y desenfrenado. La gula del carnaval se paga en libras y lonjas que rebosantes salen de los bikinis en busca de un poco de sol. Pero hay que huir del sol, que quema y mata, que vuelve las células sanas en cancerígenas. Huyamos también de las ciudades con sus calles solitarias o sus avenidas rebosantes de nazarenos. Dejemos que una alfombra de jacarandas pinte de lila el gris de la ciudad. Huyamos de las playas con sus promociones 2 x1 y sus bocinas “reguetoneras”. Huyamos al fondo de nuestros abismos, ahí donde llevamos nuestras más tristes procesiones. Y luego regresemos al mundo, resucitados y listos para empezar de nuevo a vivir.

6 comentarios:

Quique Lee dijo...

Poesía. Yo necesito un poco de resurrección.

Andrea PranSso dijo...

Nos falta espiritualidad. Pero de la pura, no ésta doble moral espiritual que la mayoría de "fieles" practica...

Hay que aprovechar la oportunidad de que todos estos virus contaminantes de capitalinos se van en busca "paz" a la playa...

Hay que dejar de robarle el oxígenos a los pobres grises árboles capitalinos... Unos días de descanso para ellos también.

Lucha dijo...

Gracias Quique.... ni tanto.
Andrea: Así es, hay que inventar nuevas religiones.

Mario Riepele dijo...

Buenos días.

Solamente quiero escribirle para felicitarla por el artículo que saliera publicado el día de hoy en El Periódico (Vía Crucis Pop). Me pareció algo sumamente interesante y que toca puntos muy ciertos dentro de nuestra "cultura" guatemalteca. No pude dejar de sonreir por ser tan puntual en muchas cosas y en marcar claramente la idiosincracia "religiosa" y al mismo tiempo la idiosincracia mundana del chapin.

No soy muy bueno para escribir, pero si para leer. Asi que nuevamente la felicito y la exhorto a que nos siga deleitando con tan buenos ensayos como el publicado.

Feliz Descanso

--

victor dijo...

Desde hace mucho me incomodan estos días "santos" marcados por esas dos devociones tan contemporáneas y nuestras por el sufrimiento y el consumismo, siento lo mismo en navidad. Cada quien con sus ritos... a mí me dan ganas de huir, precisamente; de las playas atestadas, de las andas vacías, de las tensas calles que esperan por el desenfreno que viene luego, de la gente su devoción tan circunstancial, tan sentimiento de la época. Y cabal, creo que has dado en el clavo, sólo se puede huir hacia uno mismo para llegar a algún lado.

Guillermo Contreras dijo...

Estimada Lucia:

Buenísimo su artïculo de esta semana, me encantó, especialmente el final: "Huyamos al fondo de nuestros abismos, ahí donde llevamos nuestras más tristes procesiones. Y luego regresemos al mundo, resucitados y listos para empezar de nuevo a vivir". Exactamente en el fondo es donde encontramos a nuestros demonios internos, donde los descubrimos, los desenmascararnos y entonces, haciendo uso de la parte divina que también está en nuestro interior, los dominamos, los domesticamos para que cada día nos nos manipulen menos y menos y podamos algún día, haciendo uso de nuestra libertad interior, manejar nuestras vidas por el sendero constructivo y positivo.

Siempre he admirado a las personas que, como usted, tienen esa facilidad para expresarse, ya sea verbalmente o por escrito. Sin lugar a dudas ya es un don con el que se nace, verdad?

Sentí mucha pena por usted cuando en meses pasados estaba siendo objeto de amenazas en Panajchel; de acuerdo a mis creencias hice una invocación para su protección.

Feliz descanso con aprecio.......