miércoles, 22 de agosto de 2012

¿Dónde está el violador?

Todos los días me repito que no debo odiar. No odiar, no odiar, no desear mal a nadie. Pero ¿Cómo puedo no odiar en un país como Guatemala? ¿Cómo ser puro paz y amor después de leer que solo en lo que va de este año, mil ciento una madres menores de catorce años parieron un hijo? Y que según datos de OSAR (Observatorio de Salud Reproductiva) muchas niñas tienen su primera relación sexual a los 9 años. ¿Relación sexual? ¡Eso es violación!¡Es un abuso! ¿Cuántos presos hay por embarazar niñas? ¿Qué hacemos como sociedad para prevenir esto? Es una situación compleja que refleja lo podrido de nuestros valores. Las familias, las iglesias, el gobierno debería tener como prioridad inmediata proteger a la niñez. La vulnerabilidad de las niñas guatemaltecas es escalofriante, son consideradas con menos derechos que el gato de la casa, son violadas por tíos, primos y abuelos ante el silencio familiar y social. ¿Cómo curar esa enfermedad? ¿Mejorar la educación sexual en las escuelas? ¿Cárcel inmediata a cualquier mayor de edad que abuse de una niña? ¿Leyes más duras? ¿Albergues para niñas en riegos?¿Cortarles los huevos a los violadores y hacer seviche con ellos y obligarlos a que se lo coman? No, no debo odiar, no debo odiar, no debo desear mal a nadie. Pero ¿cómo no hacerlo? Pienso en todas las niñas que conozco de 9 años y se me estruja el corazón. ¿Madre a los 10 años? No entiendo qué tipo de sociedad insensible permite y se queda impávida ante una crueldad así. Duele. Lucha Libre publicada el miércoles 22 de agosto del 2012 en elPeriódico.

6 comentarios:

Rolando Rodas dijo...

Buenos dias mi nombre es Orlando Rodas, soy medico y como a Ud me indigna este tema. No puedo concebir en mi mente que sucedan estas cosas, creo que deberiamos unirnos para que de alguna manera estos criminales paguen lo que hacen. Si Ud es activista de esta causa por favor contacteme y espero unirme por esta lucha en cualquier cosa que pueda ayudar. Debemos parar estas violaciones de alguna forma. Muchas gracias que este bien. Excelente articulo.

Jessica Herarte dijo...

Buenos días
mis felicitaciones a Lucía Escobar por su artículo de hoy.
Es doloroso saber el daño que llegan a recibir las niñas..
Se debería lanzar una campaña para dar a conocer el maltrato y cárcel para esta gente sin corazón.

atentamente,

Jessica Herrarte

Luis Alberto Guigui dijo...

Lucía, sencillamente me encantó el artículo, sobretodo porque es un tema que es muy doloroso para nuestra sociedad, no te negaré que es algo que me hace pensar y que, sobretodo, me parece paradójico en un país tan religioso, sencillamente me hace pensar que vivimos en una doble moral asquerosa y me molesta que muchos de nuestros líderes traten de aparentar que esto no sucede, hay que poner el dedo en la llaga para que la mara reaccione, mientras nuestra sociedad no grite y peleé por lo que es justo no caminaremos

Luis Alberto Guigui dijo...

Lucía, sencillamente me encantó el artículo, sobretodo porque es un tema que es muy doloroso para nuestra sociedad, no te negaré que es algo que me hace pensar y que, sobretodo, me parece paradójico en un país tan religioso, sencillamente me hace pensar que vivimos en una doble moral asquerosa y me molesta que muchos de nuestros líderes traten de aparentar que esto no sucede, hay que poner el dedo en la llaga para que la mara reaccione, mientras nuestra sociedad no grite y peleé por lo que es justo no caminaremos

Dorman Silva dijo...

Tiene toda la razón y ojala su columna ayude a que alguien denuncié algo así sí tiene conocimiento, lo peor es que he oído a las propias mujeres pensar que las niñas tienen algo de culpa, algo que me parece muy estúpido. saludos

Lucha dijo...

La Doble Moral, esa tiene una gran culpa