miércoles, 25 de enero de 2012

De romper ciclos


La idea de subir un volcán en masa como muestra de repudio por la violencia me parece un lindo gesto, un símbolo colectivo de compromiso con la paz. Una paz, que como a una cima, cuesta llegar y se logra dando pequeños pasos o con infinidad de gestos cotidianos. “Gesto” viene de gestar, y quizá en la mente y en el corazón de los 10 mil excursionistas del fin de semana, se sembró una semilla de participación activa en la construcción de tan ansiada paz. Quiero imaginar que los voluntarios de la cadena humana regresaron con bolsas o costales llenos de basura demostrando que son capaces, más que de gestos simbólicos, de acciones concretas. En ese positivismo hasta soy capaz de creer que el temblor del sábado fue un estremecimiento sincero del volcán de Agua, ante el abrazo entusiasta de los escaladores. O quizá un intento por sacudirse a los helicópteros que lo sobrevolaban. Lástima que los gestos simbólicos sirven de poco para romper los ciclos de violencia tan enraizados en nuestra sufrida Guatemala como la matanza ocurrida esa misma noche en una discoteca en Villa Nueva cuando murieron 9 personas y otras 20 resultaron heridas. O los otros asesinatos del fin de semana, los muertos de ayer, los asesinados de hoy y los que se irán mañana.

Para romper el ciclo hay que eliminar el machismo, el racismo, la corrupción y el egoísmo. Romper el ciclo también es educar, opinar, pagar impuestos, creer y usar los tribunales de justicia. Romper el ciclo es amar más y desear menos. Romper el ciclo nos va a costar más que mil ascensiones al Éverest.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Su comentario ¿es mamón o no es mamón? ¿subió o no subió esa mierda?

Quique Lee dijo...

De acuerdo con todo lo que dice la señorita Escobar. Como ella, no menosprecio un gesto para despertar consciencia, y estoy de acuerdo en que definitivamente algo tiene qué pasar después. Esta gente va a firmar propuestas de ley? Va a cambiar algo en su vida para disminuir la violencia? Va a dejar de maltratar gente desde el carro? va a denunciar al hombre que maltrata a su mujer e hijos? Va a darle una sonrisa al viejito que ronda en harapos frente a su condominio? O simplemente va a subir todas las cumbres y agarrarse de las manos. Espero que, como Lucía propone, este gesto genere una acción. O si no sería como llevarle flores a la esposa para el día de la madre y luego cachimbearla el resto de días del año.

jose dijo...

Wow...!!! no me queda mas que decir que no falto nada en la redaccion... palabras muy ciertas... pero tenemos q empezar desde ahora para conbatir la violencia

Anónimo dijo...

Puta vos Quique Lee, supongo que vos con sonreírle al viejito limosnero que ronda en harapos frente a tu condominio creés que ya estás haciendo una revolución.
Aparte, sería bueno que el maricón Méndez organice una cuadrilla para ir a limpiar los cagadales que los los guanabíes dejaron en todo el recorrido. Bonito recuerdo le dejaron a los pobladores que viven del turismo. Mierdas!

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con la nota. A mi este tipo de ¿"manifestaciones"? que últimamente ha hecho la sociedad no me convencen del todo. Pareciera más una moda para emular las revoluciones africanas o los "indignados" del primer mundo.

Conozco demasiada gente que participa en este tipo de "voluntariados" y la mayoría siguen siendo el mismo tipo de personas con las mismas acciones mierdas de siempre y realmente no cambian nada. Un día marchan y al otro como si no pasara nada y solo a subir las fotos al facebook para que vean que amo a mi país.

En Guatemala pareciera que todo lo hacemos por encajar o para darle una buena imagen al vecino.

André

Anónimo dijo...

Tu vida se ha vuelto una mierda y cada día te pesa más y más. ¿Y si pidieras perdón? ¿Quizás podrías volver y continuar tu vida como antes?
No tienes muchas alternativas y quienes creías tus amigos ya se olvidaron de ti y los pocos que te quedan se irán pronto. Estás sola y eso mata. Piénsalo, es dificil dar el paso al frente pero es lo único que te queda.

Karla