jueves, 8 de mayo de 2008

Hambre de madre


Son cuatro mujeres, pero podrían ser diez, cien o cien mil. Hoy me refiero a Olga López, Ana Escobar, Elizabeth Rodríguez y Raquel Par, cuatro madres que pasaron ocho días en huelga de hambre frente al Palacio Nacional y frente a tantos guatemaltecos que hemos construido una costra de indiferencia en nuestra alma.
Estas cuatro valientes y combativas mujeres no son para nada felices, tienen desde hace más de un año, un dolor en el pecho, imposible de curar hasta que no tengan de nuevo entre sus brazos a los hijos que les fueron robados. No puedo ponerme en sus zapatos porque siento que me desmoronaría en un segundo, que no tendría la fuerza necesaria para poner una denuncia en la PNC y ver la indiferencia con que ellos toman cada caso. Tampoco tendría el valor de ir al MP y ver a los agentes reírse en mi cara de mi dolor, ni podría llegar al PGN, ni al Congreso a suplicar que hagan algo por mí. No puedo imaginarme lo que ha de ser pasar una noche, sin saber que comen, donde duermen, a quién abrazan mis hijos. No podría pararme, no abriría los ojos, ni saldría a buscarlos. Sería sólo un saco de tristeza roto, la llorona de la leyenda.
Admiro muchísimo a estas cuatro mujeres y a Norma Cruz, quién las ha acompañado en este camino horriblemente empinado que es tratar de luchar contra un sistema racista, capaz de dar justicia sólo a quiénes tienen el dinero para pagarla. Estuve con ellas el tiempo suficiente para sentir el inmenso vacío que llevan en el corazón desde el momento en que les robaron a sus hijas.
Todo mi amor y mi fe para que Anyeli Liseth, Arlene Scarleth, Esther Zulamitha y Heidi Sarai puedan reencontrarse pronto, muy pronto, con su familia que las busca y las añora. Y que todo el peso de la ley caiga contra la infernal maquinaria de adopciones ilegales integrada por siniestros abogados, jueces, notarios, niñeras y burócratas de migración. Amén.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida Lucía:

Uno mi voz a tu lucha de lápiz, papel y sabiduría e invoco a los espíritus guerreros, a las diosas de los Riíos sagrados y los mares! a la madre luna y al padre sol, al padre aire y que los espíritus de la guerra afilen las lanzas y unten en las puntas el puro CURARE extraído del alma de los árboles!..estoy junto a estas madres!..desde la selva mágica, con el rugir del jaguar y la furia de la anaconda uno mi voz de lucha por estos niños que se las ha sido raptado del vientre y el pecho de sus madres!

Querida Lucía, si tu pluma dejara de escribir el mundo no sabría de esta barbarie que viven dia a dia las entrañas del nido vacío de una madre!..que los dioses cuiden y la estrella de la mañana sea el sol que te ilumina durante el día! que las aguilas te den la visión en el fondo de tu corazon y tu alma y siga luchando hasta que aparezcan estos niños...y que tu pluma sea, pluma de justicia!

Queria en otro momento comentarte sobre la discrimen que sufrimos los indígenas amazónicos..estoy preparándome día tras día para poder hacer llegar con una carta a la Sra. Ministra para que la Región Amazónica no se excluya de tanto beneficio que brinda este minsiterio, de tanto proyecto y siendo que gracias a la existencia de la Amazonía tenemos el petróleo que enriquece a los mismos de siempre, a los politiqueros y banqueros corruptos y empobrece cada día a lo indigenas de la amazonía.
Las mujeres (niñas) tan sólo sirven para servir en las cantinas y los bares y los jóvenes solo para hacer guardianía en las grandes ciudades(por su resistencia física) y los niños mueren en la miseria más grande! y no se diga d ela educación que es un lujo, los médicos estan mutando el útero de la mujer indigena y programan a la vida? estamos heridos de muerte, la madre tierra ya no resitirá más que su vientre sea perforado para extraer el oro negro..

Con mi admiración de siempre..desde la mágica encantadora selva amazónica.

Ma. Clara Sharupi.
Av. Eloy Alfaro 354 y 9 de Octubre 1 y 2 do piso.
telefonos..2503-346...ext..112.
movil...084621417

EL ENMASCARADO dijo...

Mis respetos para tu voz siempre valiente y clara.

Creo que en Guatemala se deberia hacer un banco de datos a nivel DNA de todas la adopciones que se dan.

Fuerza a las madres y los padres que viven esa pesadilla, yo no se donde terminaria si eso me ocurre...

Vivo en un barrio donde un monton de (Que me perdone el sentido comun y todas sus eurocentricidades) Blanquitos han adoptado niñ@s de GUATEMALA..y cada vez que quiero hacerles ver el asunto de los secuestros, me miran como si fuera un demonio de sus apocalipticos standares, pero, sabemos desde siempre la involucracion de abogados de altisimo nivel en la capital..de diputados de jueces. Que solapan la intencion de muchas familias.

Dale hermana y felicitaciones por tu valentia y solidaridad.

La Filistea dijo...

No solamente se ha corrompido nuestra política, sino también nuestros sentimientos.Prueba de eso robar niños para "cubrir las necesidades de otros".

YO tampoco puedo ni imaginarme pasar por algo así Lucía.Qué El Gran Arquitecto les dé fuerza a estas valientes madres.Y que pronto tengan a sus hijitos con ellas.

Shit! se me partió el corazón.

Animal de Fondo dijo...

Ni me podía imaginar lo que cuentas. Vivo en España, y sí que muchas veces he opinado que ese furor que tienen algunas parejas de aquí por adoptar me ha parecido muy injusto, ya que siempre he sospechado que se hace únicamente por el propio interés, por sentirse "realizados", que es lo más evidentemente opuesto a la paternidad que hay. Todavía me duele un caso que conocí en que se rechazó a un niño por "demasiado débil" en una adopción. No lo digo para juzgar, que no soy quién, sino porque esta entrada tuya me muestra la otra pieza del rompecabezas. Claro, si se pagan esas sumas desorbitadas por conseguir a los niños, bajo la apariencia consoladora para todos de "gastos", cómo no se va a provocar que surja el negocio. Me parece que hay una línea clara; cuando uno quiere hacer algo por otro no lo coge por el cuello para obligarlo a aceptar el favor; si alguien quiere resolverle el problema a un niño desamparado, basta con que se ofrezca a ello; si se le necesita, ya se recurrirá a él.
¡Y las madres verdaderas en huelga de hambre! Casi siento que no quiero creerte. Pero sí te creo.

Anónimo dijo...

Los grandes beneficios del inmundo negocio de la venta de infates son integrantes de familias bien como Fernando Linares Beltranena o algunos Díaz Durán; abogados mafiosos y sin escrúpulo alguno, conocedores y corrompedores del sistema barato de justicia en Guatemala.

Lucía, tu columna se publica en una esquinita del periódico pero en verdad que hace una gran diferencia en este indolente país.

Anónimo dijo...

Quise decir: los grandes beneficios del negocio los obtienen...

Perdón.

Pau Llanes dijo...

DESPEDIDA: Vengo a despedirme… Fue un placer leerte y saber que alguna vez también tú leíste los textos de Pau Llanes… Un saludo fraternal y un abrazo cómplice… Pau

esnecesariohabervivido dijo...

seré que el Convenio de La Haya va a ayudar a que cosas como estás no vuelvan a pasar?

Lucha dijo...

Gracias a todos por escribir, hoy en Prensa Libre, estaba una de las madres que había encontrado por fin a su hija que apareció en una casa cuna clandestina de la hermana del Gudy Rivera congresista de lacomisión de niñez y adolescencia. El mismo Gudy Rivera fue quien las convenció a ellas de que pararan la huelga de hambre, ya ahora resulta este clavon de su hermana ladrona de mierda.
Pero estoy feliz, que al menos una de ellas ya abrazo a su hija, la otra señora ya la encontró pero no la ha visto, y las otras dos mujeres saben que sus hijas ya fueron adoptadas y estan en Estados Unidos, lo que hara el tramite mas largo.

Jennifer dijo...

Cómo pueden creer lo que están diciendo? Es una gran farsa. Estas madres solo están buscando que les den más dinero. Es lo único que les interesa. Ya les pagaron un mìnimo de unos cuantos miles de quetzales cuando entregaron su niño en adopción y ahora.. ven la luz y manera de obtener más dinero. Además esta opción es más "bonita" porque el gobierno ya les dijo que les va dar aun más dinero al tener un niño que no pueden cuidar. No ven ustedes lectores que las únicas que son d culpar son las mamás que lo único que buscan es dinero? Realmente, ellas son las ÚNICAS responsables.