miércoles, 25 de junio de 2008

Rock para mi corazòn

Yo también tuve mí mayo francés, mi verano del amor, mi mundo de revolución. No era Paris, ni California, apenas Guatecity a mediados de los noventas. Era joven, feliz e indocumentada, rockera de corazón. Me pintaba la cara y la ropa de verde y me iba con mis cuates de VV a saltar un poco y a soñar con cambiar el mundo. Aprendí a moshear sin salir muy lastimada, me puse mi pircing, mis pelos de colores, mis trapos rotos. Pero más que un look, lo que buscaba era algo radical, conocer los extremos de la vida, correr alguna aventura. Nada que no sueñe un joven normal. También creíamos en la revolución pero no la de las armas, sino la de las ideas.La música, específicamente el rock guatemalteco, hizo mi vida más feliz, más llena. La rabia, el odio, la frustración, desaparecían luego de un concierto, la adrenalina se quemaba bailando, saltando, gritando. Luego sólo quedaba la paz y algo de hambre. Recuerdo mucho un concierto en el parque central, el Neco danzaba con un incensario en la mano. Miles de jóvenes vestidos de negro, tripeando. Y en eso, los policías estúpidos empezaron a disparar al aire, nadie sabía por qué. Y alguien se sentó y comenzó a cantar el himno nacional. Otro más hizo lo mismo, y de pronto eran cientos, todos, sentados, en paz, demostrándole a los policías y militares, que sólo queríamos un rato de ocio civilizado. Todavía se me erizan los pelos recordando ese día.Luego crecimos, nos multiplicamos, algunos por fin se "enderezaron" dirían sus madres, a veces me los en el supermercado, aceleran la carretilla para evitar que sus hijos miren su pasado. Pero, hay otros, que siempre serán rebeldes. Con ellos, todavía nos juntamos a cambiar al mundo y a escandalizar mentalidades oxidadas. Es divertido.
(Lucha Libre publicada en elPeriodico el mièrcoles 25 de junio)

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola mi linda amiga hija de los sagrados mayas..con mi respeto y cariño te saludo.

Clara

Anónimo dijo...

yo tambien tengo buenos recuerdos de guaterock,,
ahi conoci y experimente vergo de cosas que nunca hubieran pasado en san sibar ,

la garra chapina , como neko, tri pana,a veces muy dramatico me acuerdo un concert donde se puso a leer poemas y los de negro le mentaron la progenitora ,, tambien me acuerdo una ves en el teatro al aire libre me acribillaron con monedas y latas de birria , y solo llevabamos dos canciones , y los mismos de negro me consagraron en el estadio la pedrera cantando a coro una cancion culera , casi llorando ,,,,,,,,a veces bastante folklorica , pero a veces bien intensa , esas acidiadas en san pedro, esos amigos que nunca cambian y los del super ni los veo yo voy a un mercadito en la calle donde todos son locos , todo organico y las mamayitas siempre van en bikini por el summer time , te mando fotos del proximo domingo ,

me llega como escribis
Hugo Fajardo

Lucha dijo...

Jajaja.. la verdad es que yo tampoco voy al super... per me gusto imaginarme la imagen. Yo voy al mercado de Pana, donde tambièn todos van en chancletas y con cheles en los ojos. Querìa agregar pero la columnita es muy chiquita...que este año salen dos discos que me parece son importantes, el de Bohemia Suburbana, Sin temor y sin miedo y el De Michel Peraza, Sin perder la paz. Ambos son una muestra que el rock sigue vivo...

Anónimo dijo...

en ese concierto que decís y si estamos hablando del mismo fue en el marco de uno de los festivales del centro histórico... la policia disparando, luego todos cantando, Ricardo Andrade toma su guitarra y empieza a cantar el Norte, entonces todos nos ponemos de pie a seguir cantando, a los estúpidos policias no les quedó otra que retirarse derrotadas por la musica y el convencimiento de que queriamos vivir en paz en este paisito... recuerdo otro concierto trascendental, uno de Bohemia a bordo de una plataforma cantando por toda la sexta y frente al palacio de la policia gritándoles "aire, me falta el aire..." "no podés adelgazarme el corazón Ahora que leo tu columna y que terminé en este blog con eso de los vínculos, jajaja, pienso que de alguna manera todo está como olvidado, un pais violento es mi mas grande argumento pero pienso que talvez haya esperanza... mientras hayan locos que nos hagan ver de una manera distinta... que viva el rock! o mejor dicho a revivir el rock!

Anónimo dijo...

Buena década para la musica en los 90s que también vivi y me hacés recordar Lucha Bella, verdad Tito? Vos que te echase alla en Seattle todo el rollo!...pues aca en El Salvador hay también buenos músicos, además de la influencia de todo lo que surgio en ese tiempo a nivel mundial...siempre hay excepciones.
Hoy es otro rollo, pues la invasion del regueton es eminente desde hace tiempo, pero ni modo, asaber cuando terminara esa musica...que es violenta y mejor no digo mas, no se enoje alguien, asi cada quien tiene derecho a tener sus gustos.
Pero eso que contás del concierto fue jodido, que bárbaros tirando balazos!
Por la Buena Música, por La Revolución Interna y la Muerte Diaria (la muerte que nos hace crecer y ser mejores el Kemee).

Les cuento amigos y amigas que han venido unos hermanos abuelos no tan ancianos que conoci en Mexico recientemente, ellos estan dando desde el lunes al atardecer, unas charlas que no es que sean tan formales, ellos dicen que solo quieren compartir su Cosmovisión y me llamaron pues alla en ese Encuentro de Pueblos Originarios al que asistímos en mayo nos conectamos y somos amigos, y estoy conociendo cada vez mas esa cultura que es un estilo de vida, un Legado que no se debe perder y no dejarán perder, y ellos inspiran sencillez, belleza e iluminación además que lo hacen a uno sentir felicidad con esa su manera especial de ver las cosas.
Que Viva Guatemala! Que Viva Atitlán! por cierto son de por ahi por tu casa amiga Lucha.
Hoy, es dia Imox (mi nahual) y terminara este ciclo al cual estamos inscritos casualmente 13, el perfecto número para los Mayas.
Saludos siempre de Amor y Paz,

Tania Primavera

Chris Warfield dijo...

Para variar yo me asome a esos rollos tarde, mal y poquito, pero igual me acuerdo de ciertas cosas... por alla a mediados de los noventas, buenisimo.
Saludos, llego por alla para el festivalito.

Anónimo dijo...

Yo también tengo grandes recuerdos de finales de los 90 y los conciertos en Pana, especialmente uno de los últimos de Alux Nahual en el estadio del pueblo, así como los de Pinzón solo o con Bohemia. Las borracheras y las profundas charlas hasta el amanecer con Andrade, Pinzón y los otros filósofos de ocasión.
Tengo aquí un disco que me gusta mucho: el de los diez años de BS. A veces lo pongo y vienen a mi memoria tantos recuerdos.

"Soy un normal producto latino que se ahoga en sueños y trabaja por su pan. Que con café engaña a su intestino y que con la fe acalora su hogar" El Grito.

"Cómo saber si eres pez o iguana?"

Saludos cordiales,


Chrk.

Copenhague, Dk.