martes, 5 de agosto de 2008

Miedo


Los humanos somos animales pensantes, pero siempre animales. La mayoría de los sucesos que vivimos diariamente responden a instintos básicos que debemos satisfacer. Dicen por ahí, por ejemplo, que el amor es una excusa intelectual para satisfacer nuestro instinto de reproducción. Las románticas pues, a llorar. No digan que no se les explicó. Sin embargo, como no somos sólo animales, sino que también tenemos pensamientos que nos hacen superiores, podemos y debemos guiar nuestra vida a un destino menos animal. De todos esos impulsos profundos y oscuros se aprovechan muchos para manipularnos. Vemos así que la publicidad, por ejemplo, utiliza nuestros miedos más ancestrales para vendernos desde cremas para vernos bellas hasta pistolas para proteger a nuestras crías de los peligros del mundo moderno. El miedo, me parece, es uno de los motores que guía nuestro actuar político. El Partido Patriota, liderado por Pérez Molina, nos mostró en las elecciones pasadas cómo estuvo a punto de ganar la Presidencia, apelando nada más y nada menos que al miedo que tenemos a perder nuestras posesiones materiales ante un marero. Algo chistoso e increíble es que hace poco, en una encuesta, decía que el noventa por ciento de los guatemaltecos a lo que más temían en este mundo era a los mareros. Sin embargo, esa misma proporción de personas, nunca en su vida se habían topado de frente con un pandillero. ¿Miedo a lo desconocido? ¿Prejuicio infundado para ver enemigos donde no hay?Si nos ponemos serios y analíticos, vemos que hace más daño al país el robo de 82 millones del Congreso que el robo de una cartera de manos de algún tatuado. Sin embargo, la mayoría de guatemaltecos apoya la limpieza social y considera que matar ladrones a diestra y siniestra es bueno, pero no apoya, por ejemplo, una manifestación para reducir el número de diputados en el Congreso, y con ello disminuir el gasto público y aumentar el nivel de vida de los guatemaltecos. Apelo pues, al intelecto, al cerebro, al sentido analítico de los humanos para que intentemos ver más allá de lo que nos quieren vender, para que sepamos distinguir al enemigo verdadero del impuesto por la sociedad. No tenga miedo, piense.

(Lucha Diaria publicada por el Quetzalteco el martes 5 de agosto del 2008)

2 comentarios:

Juan Pensamiento dijo...

tienen miedo del amor y no saber amar; tienen miedo de la sombra y miedo de la luz; tienen miedo de pedir y miedo de callar; miedo que de miedo del miedo que da.

tienen miedo de subir y miedo de bajar; tienen miedo de la noche y miedo del azul; tienen miedo de escupir y miedo de aguantar; miedo que da miedo del miedo que da.

el miedo es una sombra que el temor no esquiva; el miedo es una trampa que atrapó al amor; el miedo es la palanca que apagó la vida; el miedo es una grieta que agrandó el dolor.

tienen miedo de reír y miedo de llorar; tienen miedo de encontrarse y miedo de no ser; tienen miedo de decir y miedo de escuchar; miedo que da miedo del miedo que da.

el miedo es una raya que separa el mundo; el miedo es una casa donde nadie va; el miedo es como un lazo que se aprieta en nudo; el miedo es una fuerza que me impide andar.

(pedro guerra, ofrenda, 2001)

Lucha dijo...

excelente texto.. gracias por leerme siempre