martes, 26 de agosto de 2008

No robarás

Es uno de los siete pecados capitales, es un mandamiento de la Biblia, es una ley en todos los países y comunidades del mundo. No robar. No quitarle al otro lo que le pertenece. Pero ¿quién cumple esta ley de convivencia en Guatemala? Empecemos con que este país fue levantando por el robo sistemático de tierra a los indígenas. Gobiernos de todos los tiempos, amparados en leyes, decretos y en fuerza bruta, se han dedicado los últimos siglos a saquear todo el patrimonio de los descendientes de los mayas. Aún no han terminado de hacerlo. Si antes fue con ayuda de políticos como Justo Rufino Barrios que hacía leyes a la medida para expropiar la tierra a las comunidades y “promover” la industria, hoy la situación es sumamente parecida. Veamos a la empresa de explotación minera Montana Exploradora y su lucha por comprar Sipacapa y extraer metales preciosos, los ha llevado a situaciones límite. Hubo gente secuestrada, torturada, amedrentada. Lo mismo sucede en San Juan Sacatepéquez, donde los hombres y mujeres acostumbrados a sembrar rosas quieren ser obligados a aceptar que Cementos “Progreso” ponga una fábrica en las áreas verdes. Por eso son pobres, dicen algunos. Que porque no aceptan el progreso, dicen otros. Pero es que la gente no es tonta, la gente sabe lo que es un robo. Somos un pueblo al que todos nos roban. Veamos los mismos diputados, encargados de velar por nuestros bienes, subastan el dinero del pueblo. No digamos las municipalidades y los alcaldes que piden comisiones por hacer su trabajo. Nos roban hasta los policías, los empresarios, las telefónicas, los ministros, los sacerdotes desde el púlpito. Pareciera que en Guatemala nadie conoce los mandamientos, nadie sabe de leyes ni de pecados capitales. Somos como una gran selva, donde la ley del más macizo y más fuerte es la que se sigue. Y todos quieren aprovecharse, llevar agua para su molino, aunque esto signifique despojar a los más necesitados. Pero yo creo en la justicia, en el karma, creo en la rueda del destino. Y tengo el convencimiento de que el dinero no da la felicidad. Sólo tener el alma limpia, la conciencia tranquila nos dará la paz.NO ROBE.

(Lucha Diaria publicada el martes 26 de agosto en elQuetzalteco)

5 comentarios:

Critico opcional dijo...

Esta su columna si fue por salir del paso..

Alejandro Santillana dijo...

Me parecieron muy atinados todos los comentarios y opiniones que usted menciona en su columna del día de hoy, no quise dejar de felicitarla y aunque parece que eso no tiene solución, si todos empezaramos a pensar de la forma correcta, haríamos mucho y los resultados serían evidentes. El que alguien como usted lo escriba, es una semilla que ojalá de muchos frutos. Gracias.

Francisco de león dijo...

Atentamente me dirjo a usted para hacerle esta pregunta respecto a su columna publicada en el Quetzalteco "NO ROBARAS" y y lo que se roba el pastor se le olvido escribirlo, el si se hacer rico con la fe

Leon dijo...

Atinada tu columna, así es, Guate es un país anárquico, pero con una anarquía creada para favorecer a tres pelones, dos hijos de puta y un gran hijo de la gran puta. Los tres anteriores, por supuesto, son calificativos para igual número e colectivos. Cuando era niño todavía escuché decir a gente de pisto, "enseñarles a leer? Para qué? si son felices así". Y algunos pobres replicando, "ni mi padre ni miabuelo leían, tampoco yo, para qué tiene que aprender mi patojo?". Pero, como decís, los tiempos han cambiado y la gente no es tonta. Hay esperanza. Sólo la revolcuión social salva al obrero, decía Bakunin, sus otras dos salidas son la taberna y la iglesia. Las que el Estado le provee con gran alegría.

Anónimo dijo...

Todo bien, hasta tu último párrafo. Eso de creer en el karma suena a conformismo, y eso es una muestra que te robaron ya la vida. Qué estás esperando para salir a recuperarla?