martes, 6 de noviembre de 2007

De aguacates y cuentos

Como todos los domingos, cuando voy al mercado, me llegó el momento de escoger los aguacates. Pasé por un par de puestos cotizando y luego me paré ante la señora que vende los aguacates criollos. Los miré, analicé, toqué, apaché y hasta olí. Por fuera se miraban buenos, galanes, sin ningún hongo aparente o golpe, pero de todos modos había algo que no me convencía y presentí que me saldrían malos. Entonces por una obvia analogía pensé en las elecciones 2007, dejé los aguacates en su canasto y me fui.
Caminé cabizbaja y meditabunda las dos cuadras que separan el mercado de la escuela, que contrario a la mayoría de veces, lucía triste y desolada. Parecía un lugar fantasma, sólo con dos secretarios con caras de zombis esperando la presencia de algún ciudadano sin miedo a tomar una decisión.
Y yo ahí, con la misma indecisión que ante el puesto de aguacates y a punto de dar mi voto de honor por alguno de esos dos. Pensé incluso en una salida irreverente; en la posibilidad de robarme la papeleta y llevármela en blanco para pensarlo un par de años más o como souvenir electoral.
Y luego pensé en lo corta que es la vida, y en lo insignificantes que en el fondo son estos estúpidos procesos electorales. Por que a mi ninguno de esos dos candidatos, ni sus pupilos naranja y verde me cargan el canasto del mercado, ni me subsidian, ni infieren en mi vida cotidiana. Así que le marque una X al X. y regrese a la seguridad del mercado directo a comprar cualquier aguacate.
Fui a la casa y en la noche preparé una cena familiar inspirada en el momento. Ñoquis de queso con salsa de espinaca sobre una hoja de plátano, acompañada de unos aguacates buenísimos y algo de pepitoria.
Prendí la televisión para ver los resultados y me comí mi plato de esperanza y cuentos.

(Lucha Libre del miércoles 7 de noviembre, DIA DE MI CUMPLEAÑOS 32)

2 comentarios:

Santiago Lopez dijo...

Felicitaciones, me gusta como escribe, y le insto, siga adelante, ya que la pluma si es una arma letal......

Fiamma dijo...

Tristemente, a mi pueblo no llega el Periòdico, pero cuando viajamos a la capital es una prioridad comprarlo!!!

Asì que es un gusto poder leerla a travès de su blog.

Gracias por su visita a mi blog... ;)