miércoles, 19 de marzo de 2008

Casa de herrero, cuchillo de palo

Le pasó a Kristine como le sucedió a Lorenzo, Pedro o María. La historia no es tan insólita, y no por eso es menos frustrante. Se trata de lo que han llamado “disfraz laboral” y no es otra cosa que contratar a alguien por servicios profesionales, pidiéndole factura en lugar de meterlo en planilla para ahorrarse, entre otras cosas, todos los derechos laborales, implícitos para todos los trabajadores de fijo. Esta es una práctica común en las organizaciones no gubernamentales. Y eso que muchas fundamentan toda su existencia por su lucha inagotable en pro de los derechos humanos, olvidando casualmente los derechos laborales de sus empleados. Cuando alguien como Kristine se atreve a pedir que la incluyan en planilla, le dicen entonces que le van a bajar de salario para “equilibrar” los 14 sueldos. Pero cuando se trata de horas extras, trabajos riesgosos o desvelos en pro del sueño común y los pobres del mundo, se pide de Kristine o de Pedro o de María que se entregue con total convicción y heroísmo. El colmo es que cuando una mujer queda embarazada en estas condiciones, depende de lo “buena onda” del patrono que le dé permiso por maternidad, aunque generalmente esto coincida con que “ya que va a estar por ahí echadota, revise el informe de labores del año o adelante en la planificación estratégica”. Después de cinco años trabajando en el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales de Guatemala (ICCPG), Kristine fue despedida. Cuando ella pidió sus prestaciones laborales, sus jefes, antes amigos y casi única familia de la noruega, le dijeron que era un descaro después de que le “hicieron el favor” de darle trabajo. Lo peor es que así piensa el 90 por ciento de los patronos chapines. Pero como Kristine es una mujer que lucha por lo que considera correcto, ha comenzado una batalla para desenmascarar estas hipocresías.
Yo la apoyo.

(Lucha Libre del miércoles 19 de marzo del 2008 publicada en elPeriodico.)

7 comentarios:

Prado dijo...

hay muchísimas formas de lograr el justo pago. cualquier ayuda necesaria, póngome a las órdenes. Saludos.

charakotel dijo...

Tocás un tema bastante común en el mercado laboral guatemalteco del que poco se habla en los medios. Te doy otro ejemplo, Unión Fenosa. Este consorcio es especialista en subcontratar pequeñas y medianas empresas para que efectúen el trabajo de campo (llamémosle "trabajo sucio" como lecturas de contadores, cortes de energía por impago y hasta cobros en oficina), para lo cual estas a su vez contratan a particulares con título de "microempresarios" (cuyo único patrimonio suele ser su fuerza de trabajo) que están dispuestos a cobrar su salario mensual presentando factura por "servicios prestados".
Tal situación exime a las empresas de cualquier responsabilidad laboral: IGSS, prestaciones, vacaciones, herramientas, capacitación, etc. Tanto el Ministerio de Trabajo como el OJ suelen hacerse de la vista gorda dado el alto índice de desempleo en el país. No es este el único caso pero creo que es paradigmático.

De este tema hay mucho que decir, pero te felicito por tratarlo públicamente.

Saludos cordiales.

charakotel@yahoo.com

Anónimo dijo...

hoy Dina Fernández despotrica contra el cierre de PRONADE, uno de los problemas mas serios de este era precisamente que los maestros estaban en 0-29, o sea cero igss, cero prey post natal, y que el cheque llegaba puntualmente cada tres o cuatro meses. y por supuesto: nada de indemnización ni mucho menos jubilación. y hay quien dice que esto es "Vivir del estado"
así no hay quien viva. su amiga al menos está peleando prestaciones no el salario que la mayoría cobramos como "servicios profesionales" sin goce de nada.
Lesbia

La Filistea dijo...

¡Holy Shit!
Con el comentario de Anónimo me quedó la duda no lo puedo creer de la Dina, ultimamente me está poniendo en qué pensar, pero antes de hablar me largo para allá.

Lucía, a veces da pena y mucha hablar sobre lo que nos indigna cuando vivimos en el exilio (mi caso) pero solidarizándome con todas aquellas trabajadoras que nada más exigen lo que por obligación deberían de tener, aquí está mi apoyo.

Saludos.

Algunas Luchas dijo...

Gracias a todos por escribir, les cuento que Kristine gano la batalla y el ICCEP le pago una indemnización y de la que ella destinará parte para publicar un libro estudio sobre el disfraz laboral. Les mantengo informados

Anónimo dijo...

He leído su columna, y me han agradado sus artículos varios que ha escrito. Hace días se refirió a una dama que trabajo varios años en una organización, pienso que en una ONG, y que fué despedida sin ninguna liquidación, etc, y que igual pasa con varias personas mas, que pasan por la misma situación actualmente, debido a la moda de contratos por servicios que esta popularizando en detrimento de la clase trabajadora, no solamente en la iniciativa privada, sino que que el propio gobierno lo hace frecuentemente..
Déjeme contarle lo que hasta hoy nos ha pasado a un grupo de trabajadores, pertenecemos al Ministerio de Cultura y Deportes, despues de firmar un contrato, que nos quita todos nuestros derechos laborales, pues somos prestadores de servicios, ingresamos en la administracion del gobierno pasado, no somos politicos, tenemos mas de un año de laborar, y con el nuevo gobierno este año no nos pagaron enero, por que dicen que alguien se equivocó en el tramite del pago, y que el estado solo paga a fin de mes, luego en febrero nos dijeron que el congreso quito el dinero para pagarnos, y tampoco hubo dinero, ya vamos para tres meses sin recibir nuestro dinero, y al día de hoy, todo ha sido ofrecimientos de oficinistas, pero ni el ministro, ni el viceministro, ni el director, nos han dedicado tres minutos a darnos una explicación, mucho menos comprometerse a que resolveran nuestro problema ya agudo de tres meses sin dinero. Es mas este mes de marzo nos han hecho firmar nuestra
carta de rescision de contrato, aduciendo que nos cambiaran de renglon para no afectarnos en nuestro pago. A la fecha no hemos firmado ningun contrato nuevo, ni tenemos ninguna carta donde se comprometen a los nuevos contratos, todo ha sido manejados por simples oficinistas. Y ya varias cartas de rescision tienen de vencimiento de contrato el proximo lunes 31 de marzo. Eso si nos siguen exigiendo con horarios de entrada y salida, trabajamos mas de cuarenta y cuatro horas a la semana que es lo que exige la ley, no tenemos aguinaldo, bono, vacaciones, bueno sin mentirle que ni botiquin tenemos, nos hiceron trabajar dias de asueto de semana santa como jueves viernes y sabado santo, con la oferta que nos repondran los dias, en las proximas semanas pero maravillosamente, con días normales, cuando todas las personas que trabajan para esas fechas, pór lo menos reciben doble salario, no nos parece que sea justo que un jueves santo, se lo cambien por un jueves comun y corriente
de cualquier semana, anteriormente nos hicieron viajar tres o cuatro dias, sin viáticos, a dormir en el suelo, y a esperar lo que nos dieran de comida a las aldeas a donde ibamos, esta situacion tardó casi dos meses, hasta que decidimos no viajar mas sin viáticos, entonces magicamente, nos cancelaron los viaticos atrasados. Desafortunadamente nos tenemos que plegar a nuestras órdenes por la necesidad que tenemos del trabajo, y porque nos tienen maniatados tanto con el contrato, como ahora con la carta de rescision de contrato que nos hiceron firmar, y no contamos con ningun respaldo ya que somos prestadores de servicios unicamente, aparte que los nuevos jefes en el ministerio en su mayoría garífunas y mayas de chimaltenango, han tomado el palacio y bienes del ministerio como en propiedad, corre el rumor que el ministro se compro una camioneta valorada en 300,000.00, que los sueldos de asistentes y pilotos de los altos jefes, son dobles o triples de lo que cualquier
empleado recibiria por los mismos servicios, Y SON TOTALMENTE INCAPACES E INCOMPETENTES , hasta donde tenemos derechos laborales, humanos o cualquier derecho que podamos tener, en estos TIEMPOS DE SOLIDARIDAD, ya vamos a cumplir los 100 dias, pero de inestabilidad, ya que desde que tomaron posesion el primer mes hubo despidos en masa, y con la forma que nos tratan, pareciera que es para desesperarnos y que nos vayamos. SI USTED NOS PUDIERA DAR UNA INDICACION DONDE ACUDIR PORQUE ES INSOSTENIBLE ESTA SITUACION.

Anónimo dijo...

Estimada Lucía: gracias por tu artículo sobre tu amiga Kristine, con quien
nos solidarizamos muchas mujeres profesionales que trabajamos durante muchos
años en organismos internacionales, dando factura para que así se eviten los
jefes la molestia de tenernos que dar prestaciones, trabajando muchas más
horas de las pactadas "porque si no les parece, afuera hay mucha gente
queriendo ocupar sus puestos por mucho menos dinero", y dependiendo de la
caridad del director del proyecto o del representante residente cuando te
ocurre la desgracia de quedar embarazada. Mi ex-jefa incluso decía que
prefería mil veces "a la fulanita" por sobre todas nosotras "porque no tiene
matríz". Lo más triste es que esta pobre fulanita es una señora de 54 años
a quien le hicieron una histerectomía, cosa que no es de broma, según mi
entender.

A mí me notificaron que "mi contrato no se renovaría" -un eufemismo para
decir que te despiden- cuando tenía 8 meses de embarazo. Para demostrar que
era buena gente, mi ex-jefa me hizo la generosa oferta de pagarme un mes de
sueldo (repartido en cuatro meses), "para que te cubra el seguro". Cuando
me negué a aceptar tal insulto, ofendida por mi atrevimiento fue a la
Administración y con el representante residente a decir que yo "tenía un
pacto" con ella de no exigir prestaciones de maternidad, lo cual es
totalmente falso, jamás me dijo de frente que no me iba a pagar la
maternidad, la tipa no me dió la cara durante seis meses y jamás permitió
una conversación al respecto. Por supuesto que le creyeron, jamás oyeron mi
versión porque a nadie le interesó y porque yo estaba en mi casa con amenaza
de aborto y no pude ir a defenderme a la reunión donde decidieron que ya que
ese era el caso, me harían el favor de extenderme el contrato por un mes más
para que el seguro cubriera el parto y me callara la boca, eso sí, mi último
sueldo condicionado a firmar un finiquito donde me "doy por buenas y exactas
las cuentas y me comprometo a no pedir más". Claro que lo firmé, necesitaba
el dinero para cubrir el parto, qué otra cosa podía hacer?

Lo peor es que no hay peor cuña que la del mismo palo, mi compañera de
escritorio, mi amiga del alma incluso me dijo que "por personas como yo
nadie le da trabajo a las mujeres".

Sé de buena fuente que un documento de esa naturaleza no tiene ninguna
validez y que ya que tenía un contrato firmado por el representante
residente eso hace a ese organismo internacional responsable de pagarme
hasta el último centavo, pero fui cobarde y me quedé callada por miedo.
Así que bravo por Kristine, que da la pelea y no se deja intimidar, ojalá
siente un precedente porque esos señores de moral blanca y dedo acusador
cuando se trata del país al que fiscalizan, tienen muchos esqueletos en el
clóset.
ALICIA