lunes, 7 de julio de 2008

Trabajo de campo

(Juan Luis Font, tràs la charla de periodismo en los departamentos en Casa ATI)

Entre más conozco Guatemala, más me convence la idea de que somos muchas naciones dentro de un solo país. Parajes alejados, ajenos a la realidad de lo que sucede en el pueblo vecino. Pienso en San Juan Sacatepéquez a 25 minutos de Tikal Futura, ciudad consumo construida sobre la antigua Kaminal Juyu. Es distinto como se vive en Todos Santos Cuchumatán con la realidad de Santa Clara Chajul. Nada parecido entre la vida en Panajachel y en San Antonio Chacayá. Cada aldea, cada pueblo tiene sus propios problemas, fortalezas únicas, historias distintas que los hacen percibir el mundo de manera única. Los xincas, los garífunas, los mayas, los mestizos compartimos un mismo territorio pero maneras distintas de concebir el mundo.

Esa diversidad casi nunca se ve representada en los medios de comunicación guatemaltecos que apenas dedican un 3 por ciento de sus páginas para tratar temas que conciernen al 90 por ciento de la población guatemalteca. Y además privilegian la información amarillista, la nota roja, los muertos fáciles y el titular siniestro. Hay poco análisis atrás de hechos aislados.

En un foro realizado el sábado pasado en Panajachel se debatió con periodistas que cubren los temas departamentales sobre la poca oportunidad que tienen de llevar noticias a la portada de los medios nacionales. Y las dificultades para acceder a información municipal para fiscalizar el trabajo de los empleados del pueblo, entre otros problemas que se viven.

Todo esto repercute en que seguimos siendo un país que no se conoce a si mismo. Un país polarizado que ve peligro en la diversidad y que teme a lo distinto. Un país que se va radicalizando negativamente cada vez más. La gente quiere mano dura, quiere ojo por ojo, quiere que se piense de una sola manera. Y eso es sumamente peligroso. A menudo en los pueblos, tan golpeados por la guerra y la pobreza, lo que se ve es desconfianza por el extranjero, miedo a lo desconocido.

Por eso el trabajo de los medios de comunicación es fundamental para la construcción de un país que respete a todos sus habitantes sin importar su color o modo de vida. Y los corresponsales departamentales deben ser valorados y estímulados por las empresas periodísticas de mejor manera.


(Publicado en el Quetzalteco el martes 9 de julio del 2008)

3 comentarios:

Leon dijo...

¿Cómo decían en Cuba, antes de Fidel? "En Cuba no hay cubanos, sólo negros y españoles". Para el ladinaje en general, las clases medias de provincia, y no digamos en la capital, tal es la cosmovisión imperante. Sí señor. Si pudiesen traerían a los nazis a gobernar. Y es cierto, le tememos a lo distinto, eso es lo malo, la oscuridad, la guerra y las iglesias de cualquier denominación han sido clave para formar esa cosmovisión.

Anónimo dijo...

Τhat's where the aurawave and its office as a TENS nuisance backup can facilitate the dead body to handout instinctive" painkillers" called endorphins, which helps the wit to alteration how it perceives the sense impression. Put only, it'ѕ a TEΝS nuisаnce
stand-in- a twist that's designed to stop the dead body's painful sеnsatіon signals rеceivеd by the mind to modifіcation how
іt pеrceives thе sеnse datum.


Also visit my web sіte - check it out

Anónimo dijo...

Ρоsѕibly this is рart reѕponsiblе foг
the winner that it's one of many TENS units toll more than $200 some are regular $400 or more, but the Aurawave comes in.

Here is my web page: aurawave pain relief
My webpage > u rl