miércoles, 2 de julio de 2008

Guatepienso


Pensar en Guatemala requiere, de mi cerebrito, una función extra que posiblemente no tengo instalada. Mi país es lo más abstracto que conozco, su significado se me escapa como una mariposa a un niño torpe. Hablar de identidad, es siempre a partir de la negación, de lo que no soy. No me gusta ser ladina, criolla o mestiza, se me figura un plato de sobras recalentadas. Me siento guatemalteca de las más puras y auténticas, aunque apenas balbuceo dos o tres palabras de uno de los veintitantos idiomas mayas que podría haber aprendido si, en alguno de los colegios que pasé, hubieran tenido una idea más integrada de lo que es este terruño. Soy chapina, aunque no uso corte, apenas mis viejos pantalones gastados de Todos Santos; y con güipil puesto, siempre me siento en el chiste aquel del traje indígena, usado por ladinas para parecer gringas. Me encanta internarme en las montañas y selvas de mi país para conocer la variedad de tradiciones y fiestas de colores, olores y sabores que se cuecen por ahí. Y me molesta, que no me crean que soy tan guatemalteca como la tortilla negra o el frijol, o que la lancha me la cobren a precio de extranjera aunque blandee con orgullo departamental mi cédula G-7 ante los lancheros incrédulos y tercos.Mi país me da tanto orgullo como asco, tanta vergüenza como alegría. Tengo con esta Guate una relación de amor odio, que me duele pero me gusta. Y entre más conozco este país, más se radicaliza mi opinión sobre los terribles contrastes que veo. Cada día siento más la necesidad de seguir esta lucha utópica por no ser una come mierda que solo ve sus intereses, su necesidad de compra y figuración. Quiero ser una guatemalteca tan crítica de su país, que no pueda asentar su culito tranquilo sin sentir el cosquilleo inmediato de levantarse y hacer alguna revolución. ¿Me acompañan?
(La Lucha libre del 3 de julio del 2008 publicada en elPeriodico)

7 comentarios:

Anónimo dijo...

k onda lucia, me llamo ROBERTO, te escribo porque lei tu columna que salio en el periodico, la de GUATE-PIENSA y te digo que me parece exelente, pocos en este pais teinen la conciencia que tu tienes. Guatemala es mi casa, y yo la quiero sea como sea,,, pero tengo mucha inconformidad, tantass injusticias,,,,la Guatemala de hoy no me gusta para nada,,,,,y es hora de cambiarla,,,,me identifique mucho con tus forma de sentir,,,,,,,,,,sera interesante seguir analizando tus columas,,,,,buenoo Lucia espero no haberte aburridoo,,te mando saludos, y me encanto leer por finnn a alguien inteligente como tu. aa y perdon por las faltas ortograficas.
Roberto Ayala

Anónimo dijo...

Lucía, quiero decirle que me encantó su artículo de hoy, y que yo la
acompaño para hacer algo por Guate.
Jorge Fernández

.: arte-sano :. dijo...

Buena entrada, coincido con muchas cosas de tu visión de país, haya tan pocos lugares tan complejos y maravillosamente raros como Guate, yo sigo siendo de la idea de es un solo país, pero con tantas Guatemalas.
te vengo leyendo de rato, pero no te había escrito
saludos

La Filistea dijo...

Leyendote Lucía, me acordé que aveces me daba por pensar que había nacido en el país equivocado. Pero ese lugar equivocado que no se te sale del corazón.

Gracias por tus letras.

Chris Warfield dijo...

Estamos pues, vos decis.

EL ENMASCARADO dijo...

Yo me apunto.
Y seguramente mas del millon en el exilio.

Mayan Highlights dijo...

Puchicas maestra! Nunca habia leido algo que expresara tan bien lo que siento por este paisito de la cintura de america en que me toco nacer!

Gracias por compartirnos tus ideas

Saludos

Alejandro