martes, 29 de abril de 2008

Día de...

Para escribir esta columna a menudo me baso en los famosos "Días de" ya que suelen ser una interesante fuente de motivos y temas que casi siempre se me escapan y que si no es por la coyuntura, no los llego a abordar. Así que esta semana me puse a buscar los Días de y descubrí, por ejemplo, que existe el Día del Voceador. ¡Qué bueno! Pues es gracias a tanto madrugador que usted me lee, yo me entero de lo que sucede en el mundo y además son fundamentales para la economía de un medio de comunicación. Felicidades a todos esas personas humildes y trabajadoras que tanto aportan silenciosamente a nuestra vida diaria. Hace poco también se celebró el Día del Libro que para mí tiene un significado especial, ya que fueron esos instrumentos literarios los que han guiado mi vida hasta este momento, son mis compañeros, mis amigos, mis mejores amantes, mis peores enemigos; son los libros los que me han movido toda la vida en busca de nuevas aventuras. Así que, hágame el favor y lea un libro, como dicen por ahí, pare de sufrir.
También este mes se celebró el Día de la Tierra, pobre viejecita mía, tan violada diariamente, tan aguantadora, tan silenciosa en su inmensa labor diaria de cargar en su espalda a humanos tan desagradecidos como nosotros los terrestres. En fin que tanto día dedicado a… me ha puesto a pensar en lo irónico que son algunas de esas celebraciones impuestas por la agenda mediática. Pensemos, pues, en el primero de mayo, Día del Trabajo. ¿No les parece irónico que ese día se homenajee con feriado? ¿No deberíamos trabajar más, en todo caso? O cómo el Día del Diablo, que se le regala fuego a un tipo que vive en el infierno por malo. Es como darle una ofrenda, no un castigo. Y no digamos, pues, el mentado y comercializado Día de la Madre. El colmo de los colmos es que les den feriado a los niños en los colegios. Imagínense a las pobres madres que no tienen feriado volviéndose locas viendo quién les cuida a los niños en dicho feriado o tratando de trabajar con el crío jalando la falda y diciendo; ¡mamá, mamá! ¡Qué tierna manera de recordarnos la maternidad!
En fin, feliz día… de…
(Columna publicada en el Quetzalteco el martes 29 de abril del 2008)

1 comentario:

La Filistea dijo...

Feliz día del lápiz dirían por ahí!

Es cierto eso del día de la madre vos, al menos los maestros descansan en su día va! ¡menos mal!

Me avisás cuándo sea el día de los mangos verdes con limón y pepita, o el día de los Rubios Mentolados.

Saludos.