lunes, 24 de septiembre de 2007

No es la misma vara

No me cabe la menor duda de que en Guatemala, las mujeres somos juzgadas con mucha más dureza que los hombres en cualquier sentido.
Les voy a poner un ejemplo terrible de esta realidad: Hace casi un año, el comisario de la PNC, Victoriano de la Cruz, ebrio y caliente entró en el cuarto donde dormían cerca de cuarenta mujeres, estudiantes de la Academia de la Policía Nacional Civil. Escogió la que más le gustaba para intentar violarla mientras la amenazaba con una pistola. Por suerte ella logró huir, pero a las demás mujeres las obligó a hacer ejercicios mientras las insultaba y acosaba verbalmente. La denuncia fue puesta por la mujer apartada del grupo y 26 alumnas más están dispuestas a atestiguar. La Oficina de Responsabilidad Profesional (ORP) de la PNC perdió el expediente de denuncia y las entrevistas desaparecieron.
Me entristece pensar que aunque una mujer como Maria Adela Torrebiarte este a cargo del Ministerio de Gobernación, sigue siendo una institución machista hasta la medula. ¿Cómo es posible que un caso así de grueso aún no se haya castigado ejemplarmente?
Todo lo contrario le sucedió a la vocera de la PNC, María Olimpia Pineda, quién fue destituida ayer de su cargo, después de haber causado un accidente por conducir ebria, hace menos de una semana.
Me parece muy mal que esta mujer haya actuado de esa manera, y de plano que merece un castigo. Pero lo que de verdad me enfurece y me enferma es la rapidez con que la castigaron comparando el otro caso que es más grueso todavía e implica a más victimas.
“No vamos a permitir que ningún efectivo policial que comenta algún delito o hecho reñido con la ley permanezca dentro de la institución”, comentó a los medios, el subdirector adjunto de la PNC, Henry López en relación al caso de Olimpia Pineda pero nada dijo del caso de Victoriano de la Cruz, quién todavía se encuentra envuelto en su manto de impunidad.
Así que ya ven mujeres de Guatemala. En este país es peor visto que una mujer ebria este al volante a que un policía borracho este tratando de violar muchachitas.
¡Indignante pero cierto!
(Lucha Diaria, publicada en El Quetzalteco el martes 25 de septiembre del 2007)

1 comentario:

Leon dijo...

A la gran puta vos, todavía estamos con esta clase de inequidades acá. Sin embargo, mirá a estados Unidos, cosas así suceden todo el tiempo. En este sentido falta muchísimo por hacer, sobre todo cambiar a esta cultura enferma hasta gritar.